Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aplazado el juicio del ‘caso Nadia’ por la renuncia del abogado

La Audiencia de Lleida retrasa a octubre la vista por estafa contra los padres de Nadia Nerea

caso Nadia
Marga Garau a su llegada a los juzgados. EL PAÍS

El juicio por el 'caso Nadia' debía celebrarse en junio, pero se ha aplazado hasta octubre. El abogado del principal implicado en la estafa y padre de la menor, Fernando Blanco, renunció hace unos días a defenderle, lo que ha obligado a la Audiencia de Lleida a programar una nueva fecha. Los padres de la pequeña Nadia Nerea afrontan una petición de seis años de cárcel por haberse apropiado, presuntamente, de 1,1 millones de euros de una asociación que ellos mismos crearon para ayudar a su hija a combatir una enfermedad rara.

Es la segunda vez que Blanco se queda sin letrado. En la primera ocasión, el letrado Alberto Martín renunció a defenderle a él pero siguió ejerciendo de abogado de la madre, Marga Garau. Tras la renuncia, la Audiencia de Lleida dio cinco días a Blanco para que designara un nuevo letrado. Pero no lo hizo, lo que obligó al tribunal a acudir al Colegio de Abogados de Lleida para designarle uno de oficio. El nuevo abogado ya ha sido designado, pero ha pedido un aplazamiento por la complejidad de la causa, de 11 tomos. El tribunal lo ha concedido, según ha informado este martes en un comunicado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

La vista, programada inicialmente para principios de junio, se celebrará finalmente los días 2, 3 y 4 de octubre por un delito de estafa. La Fiscalía ha concluido que Blanco y Garau crearon la Asociación Nadia Nerea con el "ánimo de obtener un lucro patrimonial ilícito". Los padres de la menor solicitaron, por todos los medios -incluida su asistencia a programas de televisión- ayuda para su hija.

Tras someterse a examen forense, la fiscalía ve acreditado que, en efecto, la menor sufre una enfermedad rara (tricotiodistrofia), aunque su vida, al contrario de lo que decía Blanco, no estaba en riesgo. Los fondos recaudados no sirvieron para pagar los caros tratamientos a los que, supuestamente, debía ser sometida Nadia. Los padres gastaron el dinero en ocio y gastos particulares que nada tenían que ver con la dolencia.