Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una decena de afectados por un brote de sarampión en el hospital de Tortosa

La inmunización sistemática reduce un 92% en 30 años las enfermedades vacunables

Microtografía electrónica coloreada del virus de sarampión infectando una célula.
Microtografía electrónica coloreada del virus de sarampión infectando una célula.

La Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT) ha informado de un brote de sarampión en el hospital Verge de la Cinta de Tortosa que ha afectado a 10 personas. Se trata de cinco trabajadores del centro o de empresas externas vinculadas y otras cinco personas atendidas en el hospital o que han estado en contacto con alguno de los empleados infectados. Ninguno de ellos ha requerido ingreso.

La ASPCAT ha notificado otros cinco casos sospechosos, que están pendientes de los análisis clínicos que confirmen la dolencia. “No descartamos que haya más casos porque el período de transmisión es de 21 días”, admitió ayer Conrad Casas, subdirector regional de la ASPCAT en el Camp de Tarragona y Terres de l'Ebre.

Casas explicó, no obstante, que el caso inicial de sarampión es importado de otras zonas de Europa donde hay brotes activos. En Cataluña, el sarampión está en fase de eliminación desde el año 2000 porque el virus no circula en el territorio y no hay casos autóctonos registrados.

El Departamento de Salud, que celebra estos días la Semana Internacional de la Inmunización, recordó ayer que la vacunación es la mejor manera de combatir este tipo de dolencias. “Aunque no veamos las enfermedades para las que nos vacunamos, estamos en un mundo global y las infecciones pueden llegar”, advierte la subdirectora general de Promoción de la Salud de la Generalitat, Carme Cabezas.

De hecho, la vacunación sistemática contra una decena de enfermedades infecciosas ha logrado poner a cero el marcador de algunas de estas dolencias en los últimos 30 años. Desde que la Generalitat desplegase en los años 80 los primeros calendarios vacunales (la inmunización gratuita desde la infancia hasta la edad adulta), los casos de enfermedades vacunables se han reducido un 91,6%. En 1984 se registraron 36.740 diagnósticos de tosferina, sarampión, polio, rubeola, parotiditis (paperas) o tétanos, entre otras. En 2016, los casos detectados ascendieron a 3.054.

Aunque solo se ha erradicado una enfermedad del planeta (la viruela), en Cataluña se considera que, al igual que el sarampión, la polio y la difteria también están en fase de eliminación porque no hay casos autóctonos (si hay alguna infección es importada de otra zona donde circula el microorganismo causante de la dolencia). 

Cobertura elevada

El Departamento de Salud apunta que la cobertura vacunal en Cataluña es elevada: en recién nacidos alcanza el 95%. “Si evitamos la enfermedad, también evitamos las complicaciones y evitamos la administración de antibióticos”, insiste Cabezas. Según Salud, la inmunización sistemática evita alrededor de 35.000 infecciones cada año.

Con todo, pese a las buenas tasas de vacunación en Cataluña, el Departamento no baja la guardia e insiste en promover la inmunización preventiva y desarticular el argumentario de los movimientos antivacunas, que Cabezas asegura que son “muy localizados”.  "Nos preocupa pero tenemos que ver cómo manejar estas cosas. Intentamos usar Twitter y Facebool para que el mensaje llegue a toda la población. Este año centramos la estrategia antigripal en las embarazadas y hemos superado el objetivo de tener una cobertura del 20%", agrega Cabezas.

El Departamento, no obstante, quiere mejorar los índices de vacunación entre el colectivo de profesionales de la salud y también entre los adolescentes, aunque en este último caso, la cobertura ya es del 93%. 

 

 

 

 

 

 

Más información