Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña registra 14 casos importados de sarampión desde enero

La enfermedad por un virus autóctono se considera eliminada desde el año 2000

Microtografía electrónica coloreada del virus de sarampión infectando una célula.
Microtografía electrónica coloreada del virus de sarampión infectando una célula.

La epidemia de sarampión que azota a Europa —los casos aumentaron un 400% en 2017, según la Organización Mundial de la Salud— también ha resonado en Cataluña. La Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT) ha reportado, en lo que va de año, 14 casos importados del contagioso virus. El sarampión autóctono en Cataluña se considera eliminado desde el año 2000.

El sarampión es una enfermedad vírica infecciosa que se caracteriza por fiebre alta, secreción nasal y una erupción cutánea muy característica. Esta dolencia, que se puede evitar a través de una inmunización recogida dentro del calendario vacunal de la red pública, no es benigna. Puede generar complicaciones muy graves (neumonía o encefalitis, entre otras) y, en uno de cada 1.000 casos, incluso la muerte. La globalización y la movilidad de pasajeros en viajes internacionales han favorecido la expansión de este virus que, pese a tener un eficaz sistema de prevención (la vacuna), toma fuerza en muchos países europeos a causa del auge de los movimientos antivacunas. La OMS registró 35 muertes y 21.315 casos en 2017.

Las 14 personas detectadas este año en Cataluña habían contraído el virus en otros países donde hay brotes de sarampión abiertos. “En Europa, el sarampión continúa propagándose porque en muchos países no hay una cobertura de vacunación óptima”, apunta la ASPCAT en un comunicado.

Los equipos de Salud Pública alertan que, aunque el sarampión autóctono lleva años en fase de eliminación, “la movilidad geográfica en general puede producir, ocasionalmente, la reintroducción del virus”. Para evitarlo, la ASPCAT apuesta por reforzar la vigilancia epidemiológica por parte de los sanitarios y, sobre todo, mantener unas altas tasas de vacunación entre la población para evitar los contagios.