Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ‘Crida’ inclusiva da la bienvenida a las Fallas

La fallera mayor de Valencia, Rocío Gil, destaca el importante papel de la mujer en la fiesta

fallas Ampliar foto
Falla de plaza del Ayuntamiento de Valencia de 2015, del artista Manolo García.

Luz, pólvora, indumentaria y música, el esperado pregón que da la bienvenida a las Fallas no ha olvidado ninguno de los principales bastiones que dan sentido a la fiesta. Difícil ser original tras 64 años ininterrumpidos de llamada a la participación desde las Torres de Serranos, pero una vez más las expectativas se han cumplido en un acto que ya no se conforma con ser un parlamento jubiloso y que cada año apuesta más por la espectacularidad.

Más allá de los fastos y del efectismo, el momento álgido de la noche llegaba de la mano de la fallera mayor de Valencia, Rocío Gil, que ha apelado a un mundo más igualitario. "Luchemos por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres", ha apuntado. También la fallera Infantil, Daniela Gómez, que ha inaugurado los discursos, ha calificado las Fallas como la “mejor actividad extraescolar” al combinar desde el teatro o la declamación hasta las tradiciones.

Las falleras han estado acompañadas por el alcalde de Valencia, Joan Ribó, que tras unas breves palabras ha ofrecido las llaves de la ciudad a las Falleras Mayores; el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, por el concejal de Cultura Festiva y presidente de Junta Central Fallera, Pere Fuset, y otros componentes de la corporación.

Con un público que llegaba hasta más allá del puente de Serranos, con estandartes y pancartas de ánimo a las representantes de la fiesta y sus cortes, se ha recibido el espectáculo de LA FAM Teatre, ocho minutos de sucesiones de imágenes y música que se iniciaban con los versos de La Primavera popular de Vicent Andrés Estellés. Un espectáculo concebido en cinco escenas; dolçainers y tabaleters, proyección de carteles históricos de fallas, tradición y sedas protagonizadas por las mismas falleras mayores convertidas en proyecciones sobre las torres, pólvora y una última dedicada a los artistas falleros.

Sin tiempo para tomar aliento, Pirotècnia Valenciana de Llanera de Ranes ha disparado un castillo de fuegos artificiales como fin de fiesta. Se ha hecho honor al lema de 2018: Somos tradición, pólvora, arte y fuego.

Este año se ha querido destacar el carácter más inclusivo de la Crida; los parlamentos se han proyectado subtitulados sobre las torres con la participación activa de las asociaciones que representan el colectivo de sordos en la Comunidad Valenciana. Además, de nuevo, se ha contado con una traductora de lenguaje de signos y se ha habilitado una zona para personas con movilidad reducida.

Espectacularidad plástica para informar al mundo del inicio de las Fallas.

Más información