FALLAS

Falles de València: una ciudad en movimiento

Lejos de viejos clichés, las Fallas son una magnífica oportunidad para conocer una ciudad en movimiento y redescubrir una parte de nuestra idiosincrasia

Opinión

Compromiso ciudadano

"Los grandes empresarios optan por la cobardía y reparten las culpas entre todo ser viviente, para salvar así a la casta que ha provocado la quiebra fraudulenta de las instituciones"

Columna

El 9 d'Octubre no es una boda, señora Barberá

Columna

¿Qué hacemos con la marca?

Tribuna:

Novedades en el Estatuto valenciano

Tribuna:

Una financiación, una pobre reforma

Tribuna:

Valenciano y eurorregión

Tribuna:XXV ANIVERSARIO DE LA CARTA MAGNA

La Constitución apropiada

Tribuna:

Un Estatuto de primera división

Tribuna:9 D'OCTUBRE

Hacia una España federal

Tribuna:

El Júcar camino del Segura

Tribuna:

¿Alguien tiene una fórmula mejor?

Tribuna:

La precariedad de los jóvenes investigadores

Tribuna:

Financiación y discriminación

Tribuna:

La desgracia bicolor

Tribuna:

Listas de desespera

Listas de desespera. Hablar de listas de espera en la sanidad pública es hablar de uno de los indicadores más importantes para evaluar este servicio público. Pero querer reducir las listas de espera a las esperas de una operación quirúrgica, como obsesivamente pretende el gobierno valenciano que preside Eduardo Zaplana es sencillamente analizar la realidad sanitaria de forma totalmente parcial e interesada. Es evidente que las actuaciones sanitarias ni comienzan ni terminan en los quirófanos.Hay que aceptar de entrada que el gobierno valenciano del PP consiguió, en gran medida mediante su plan de choque, en 1996-97 reducir de forma significativa las listas de espera quirúrgicas que se encontró al entrar en el poder en 1995, abultadas por la huelga de médicos que colapsó la sanidad pública a principios de este año así como por la deficiente política sanitaria del gobierno de Lerma. Según datos del ex consejero Joaquín Farnós, se redujo la lista de espera quirúrgica de unos 50.000 a exactamente 12.987 pacientes desde julio del 95 a junio del 98.

Tribuna:

La Entesa al Senado

Tribuna:

El AVE-manía

La AVL: crónica de un desastre anunciado