Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decorar el jardín con un dolmen expoliado

El Seprona recupera piezas de un enterramiento megalítico después de que Adega y MariñaPatrimonio denunciasen su destrucción en una plantación de eucaliptos

Fotografía de la Guardia Civil de la losa expoliada para uso decorativo.
Fotografía de la Guardia Civil de la losa expoliada para uso decorativo.

En el jardín de una casa del ayuntamiento de Foz, a menos de 24 kilómetros del lugar del que supuestamente fue extraida en un acto de destrucción y expolio del patrimonio histórico, ha hallado la Guardia Civil una enorme losa plana que formaba parte de un dolmen de O Valadouro. La investigación se inició pocos días antes, el pasado 9 de mayo, después de que el colectivo ecologista Adega y el grupo cultural MariñaPatrimonio presentasen una denuncia en la Xunta por los destrozos del enterramiento megalítico conocido como A Casa dos Mouros, en Lobeira (Budián, O Valadouro, Lugo). Según las informaciones recabadas por estas dos asociaciones que llevan a cabo numerosas acciones conjuntas en la provincia, las pesadas piedras fueron descolocadas, desplazadas e incluso rotas en pedazos durante unas "labores forestales" en una plantación de eucaliptos para uso industrial.

MariñaPatrimonio y Adega denuncian en un comunicado que, según los datos con los que cuentan, los autores de esta destrucción "habrían incumplido los requisitos de la Dirección Xeral do Patrimonio para la tala y plantación de los eucaliptos en el área de protección del dolmen". "Probablemente los expoliadores aprovecharon las palas mecánicas y la maquinaria pesada utilizadas en la realización de las labores forestales para extraer dos ortostatos" (piedras verticales que forman las paredes del dolmen) y para "trasladar uno de ellos al jardín donde fue localizado" por el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil). La otra gran losa que supuestamente pretendían llevarse "la dejaron abandonada al lado de la mámoa", el enterramiento circular cubierto de tierra, "porque se les partió cuando lo sacaron del túmulo", comentan ambos colectivos en la misma nota de prensa.

"Lamentablemente, además de este expolio, el túmulo fue totalmente perforado con las palas mecánicas", dicen, lo que todavía dañó más el conjunto funerario. Unos destrozos que, según apuntan, no debieron de producirse por desconocimiento, porque A Casa dos Mouros no es un yacimiento del que no hubiese constancia: "El dolmen es sobradamente conocido por los vecinos del lugar, pero además existe bibliografía y hay información en la página oficial del Ayuntamiento de O Valadouro y en otros sitios de internet".

En la web municipal, el consistorio del norte de Lugo ya advertía del estado de abandono en que se hallaba este vestigio del neolítico. A Casa dos Mouros "se localiza en un eucaliptal, a unos 400 metros del lugar de San Cristovo, parroquia de Budián. Muy mal conservada, invadida por la vegetación, [mantiene] dos ostostatos verticales. Otra de las piedras la trasladaron desde el arca hasta la parte más baja del terreno cercado, donde se encuentra hincada" en la tierra.

Una de las grandes piedras que formaban el dolmen, abandonada en el eucaliptal tras la tala llevada a cabo con maquinaria pesada.
Una de las grandes piedras que formaban el dolmen, abandonada en el eucaliptal tras la tala llevada a cabo con maquinaria pesada.

La "masiva destrucción del patrimonio provocada por la industria del eucalipto es un grave problema que la Consellería de Cultura no quiere afrontar", advierten Adega y MariñaPatrimonio, "sea por sumisión al todopoderoso sector forestal o simplemente por falta de capacidad". Hace un año, estos colectivos denunciaron también los daños ocasionados por una plantación de eucaliptos en otro túmulo de la misma zona. "Todavía hoy no tenemos constancia de que se haya actuado para esclarecer los hechos", comentan, y con ello "la Consellería de Cultura está enviando un mensaje claro: la destrucción del patrimonio no tiene consecuencias para quien lo destruye". Esta vez, sin embargo, "gracias al Seprona", han sido "identificados los posibles responsables de los daños y del expolio de A Casa dos Mouros de Lobeira".

En junio de 2016, los dos grupos hicieron público un recuento de sitios arqueológicos del norte de Lugo arrasados por las plantaciones y talas masivas de eucaliptos. A través de imágenes de satélite, destaparon graves destrozos en 40 lugares, la mayoría enterramientos megalíticos y castros, que fueron también denunciados ante la Xunta y el Seprona. Los colectivos advertían del avance sin tregua y sin control de las reforestaciones destinadas a alimentar la industria del papel: la mitad de los 500 sitios arqueológicos conocidos en este territorio estaban ya repoblados con eucalipto.

Más información