Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno valenciano basa su lucha contra la pobreza en una renta básica

La Comunidad Valenciana se ha emprobecido el doble que España en la crisis

La Coma, en Paterna, uno de los barrios valencianos más pobres. Ampliar foto
La Coma, en Paterna, uno de los barrios valencianos más pobres.

El Gobierno valenciano ultima su plan de lucha contra la pobreza, una medida central del Ejecutivo autonómico elaborada por el departamento que dirige la vicepresidenta Mónica Oltra. El llamado Plan de Inclusión y Cohesión Social tendrá en una renta básica y en el diseño de "salidas individualizadas" de la pobreza dos de los pilares para atajar un problema que se ha multiplicado desde el inicio de la crisis.

Coincidiendo con el día internacional para la erradicación de la pobreza, Oltra ha adelantado el plan en La Coma, un barrio del área metropolitana de Valencia integrado en Paterna cuyos habitantes encarnan las estadísticas de exclusión y marginalidad de la Comunidad Valenciana.

Una pieza clave del plan será una nueva renta garantizada ciudadana, ha indicado Oltra, que es también consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas. Esta renta sustituirá a las diversas ayudas que ahora pueden solicitarse, como las de alimentación, energía o comedor escolar, agrupándolas en una sola prestación social. Además de ampliar su alcance, la iniciativa quiere evitar que quienes necesitan ayuda pasen el tiempo peregrinando de una oficina a otra para tramitarlas, en lugar de buscar empleo o formarse.

"Lo primero es estabilizar la situación económica de las personas en situación de pobreza, para que puedan abordar un proyecto de vida. Eso es imposible si tienen que pasarse el día solicitando los recursos disponibles para que cenen sus hijos", ha afirmado Oltra.

El Plan de Inclusión abarcará el periodo de 2017 a 2022 y recoge medio centenar de objetivos y medio millar de medidas concretas que serán presentados como anteproyecto de Ley en las Cortes Valencianas antes de que acabe el año. Entrará en vigor el siguiente. Entre las medidas figura la creación de itinerarios individuales para salir de la pobreza, que se realizará potenciando "los servicios sociales de base". Unos "programas operativos" que han sido los primeros en España que aprueba la Unión Europea.

Se pondrán en marcha también programas contra la "segregación escolar" que contemplan reducción de ratios de las aulas en el caso de alumnados de zonas desfavorecidas. El Plan de Inclusión será transversal y en él intervendrán la Consejería de Sanidad, Economía, Vivienda y otras.

El "mapa de la desigualdad" de la que parte el plan, en el que han participado diversas entidades y colectivos ciudadanos, refleja una "comunidad empobrecida". Entre 2009 y 2015, la renta media de los valencianos se ha reducido un 14%, el doble que la del conjunto de los españoles, ha señalado Oltra.

Uno de cada tres residentes en la Comunidad Valenciana se halla en riesgo de pobreza. Y uno de cada cinco tiene ingresos por debajo del umbral de pobreza. En ambos casos son porcentajes más elevados que la media española. El 80% de los niños que nacen en hogares pobres también serán pobres, "si no lo remediamos", y un 10% de los alumnos no terminan la educación obligatoria, ha agregado la vicepresidenta.

Oltra ha explicado su plan en un centro social lleno en buena medida por vecinos de La Coma, y el acto ha empezado con una batucada y un coro compuesto por niños del barrio, que tienen ante sí estadística incluso peores. "Todas las cifras que he dado, aquí en La Coma son el doble de graves", ha dicho.

Ana Rubio, de Cáritas, ha asegurado que La Coma "está hoy más degradada que hace 30 años", cuando se fundó. Y que muchos vecinos no disfrutan "efectivamente de los derechos humanos". La situación no se ha traducido en un estallido social, ha dicho Rubio, pero la convivencia ha empeorado en "los patios de las fincas, las aulas, los pasillos del ambulatorio, las calles y la cárcel", donde acaba una parte de quienes nacen aquí.