Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena desaira al PSOE y aplaza el cambio de las calles franquistas

Ahora Madrid pacta y firma un acuerdo para ajustar la capital a la Ley de Memoria Histórica y se retracta en el último minuto

Confluencia de las calles del general Yagüe y del general Varela, en el distrito de Tetuán, en Madrid. Ver fotogalería
Confluencia de las calles del general Yagüe y del general Varela, en el distrito de Tetuán, en Madrid.

Ahora Madrid, que gobierna la capital con el apoyo del Partido Socialista, dejó esta tarde en la estacada a su socio y rehusó en el último segundo dar su apoyo a una moción que abogaba por elaborar “un plan integral” que, “desde una óptica democrática, plural, diversa con perspectiva de género”, aplique la Ley de Memoria Histórica y “proponga las modificaciones necesarias en el nomenclátor de calles y plazas”. La portavoz del gobierno municipal, Rita Maestre, llegó a firmar la proposición, pero justo antes de someterla a votación decidió retirarla.

 “Estamos de acuerdo [con la moción], pero a lo largo del día hemos estado reflexionando que este tema merece debatirse en un pleno extraordinario, es un debate de calado que debe implicar a todos los grupos políticos”, señaló Rita Maestre a modo de justificación tras la votación.

“Nos hemos quedado solos defendiendo la Ley de la Memoria Histórica, por una vez Rita Maestre ha conseguido que le aplauda Esperanza Aguirre”, señaló por su parte, muy disgustada, la portavoz municipal socialista, Purificación Causapié. El resultado pilló completamente “por sorpresa” y “no ha gustado” al PSOE. “Ha habido un cambio de criterio no razonable”, lamentó Causapié, añadiendo que no fue “juego limpio” y que, “hoy al menos no se puede confiar en Ahora Madrid”.

Por su parte, Rita Maestre reconoció: “Sí, hemos cambiado de opinión, lo hemos pensado a lo largo del pleno”. “En diciembre buscaremos un espacio en el pleno”, concluyó la portavoz municipal, que la noche antes sí había rubricado la proposición socialista e incluso la había hecho suya añadiéndole algunos cambios.

El aplazamiento no tendrá probablemente mayor repercusión práctica: en primavera, Madrid se librará del rastro de la dictadura en el callejero. Pero sí tiene importancia política por la brecha que abre entre PSOE y Ahora Madrid, y por el motivo que subyace en lo ocurrido hoy: apuntarse un tanto político a toda costa antes de las elecciones generales del próximo 20 de diciembre.

Ahora Madrid informó por la mañana, antes de la votación, que el cambio en el callejero formaría parte de un Plan de Derechos Humanos muy ambicioso que el gobierno municipal presentará el próximo 9 de diciembre (la víspera del Día Internacional de los Derechos Humanos). En ese sentido, representantes del Ayuntamiento mantuvieron una reunión el 18 de noviembre con organizaciones y asociaciones de la memoria histórica en Madrid.

La avenida del Comandante Franco, en Chamartín. ampliar foto
La avenida del Comandante Franco, en Chamartín.

Al tumbar la iniciativa socialista, Ahora Madrid tendrá tiempo para presentar su plan antes del pleno municipal de diciembre. El tanto será suyo y no del PSOE.

¿Qué ocurrió durante el pleno que pudiera justificar ese cambio de opinión? Para empezar, que los socialistas comunicaron a la prensa el acuerdo. “Primero hay que aprobarlo en la cámara y luego acudir a los medios”, señaló Maestre tras la votación. Pero, además, también trascendió el enfado de Ciudadanos y el PP por quedar al margen de la iniciativa.

Políticos, no historiadores

La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, criticó que el PSOE hubiera utilizado la medida como “herramienta electoralista”. La líder del PP, Esperanza Aguirre, cargó contra “una moción de urgencia con nocturnidad”. Más allá, sus posturas distan. Villacís está dispuesta a apoyar los cambios en el callejero: “No somos partidarios de los bandos sino de cerrar heridas. Pero hay víctimas y Ciudadanos las respeta”, explicó.

Aguirre, por su parte, se dijo “absolutamente de acuerdo en la parte que dice restituir a las víctimas de la violencia durante la dictadura o apoyar a quienes no han encontrado los cadáveres de sus parientes, en ambos lados”. Pero no a favor de cambiar el callejero porque “la Historia es la Historia y los políticos no nos podemos meter a historiadores”.

Un ambicioso Plan de Derechos Humano

No existe una lista oficial de nombres de plazas o calles con referencias franquistas. En 2005, Izquierda Unida redactó una lista a partir del libro ‘Toponimia madrileña. Proceso evolutivo’, de Luis Miguel Aparis, publicado en 2001 por el Ayuntamiento de Madrid. El Foro por la Memoria Histórica cuenta con un listado de 163 calles: “Son vías cuyos nombres están relacionados directamente con el franquismo, ya sea en lo militar o en lo político. En ningún caso pedimos la retirada de personajes del mundo de la cultura”, explicó a EL PAÍS su presidente, Javier Moreno.

El gobierno municipal ha recibido más de un millar de propuestas para cambiar nombres de calles vinculadas al franquismo. Llevará a cabo esta revisión en el marco de un ambicioso Plan de Derechos Humanos que contempla objetivos relacionados con la memoria histórica (además de cambiar el callejero, marcar itinerarios o hitos urbanos, por ejemplo) pero no sólo.

Además, incluirá acciones (con indicadores, seguimiento y partidas presupuestarias) relacionadas con mujeres, derechos sociales, delitos de odio y discriminación y cooperación internacional. Será supervisado a nivel académico desde la Universidad Autónoma de Madrid, e incluirá clases y conferencias.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información