Aviones: del lujo a la democracia

Una exposición en el Museo ABC recorre la historia de la aviación comercial

En el aeropuerto de Cuatro Vientos un avión se dispone a despegar.
En el aeropuerto de Cuatro Vientos un avión se dispone a despegar. ARC

En los uniformes de las azafatas de vuelo se ve la evolución de la aviación comercial. Al principio muy austeros, casi militares, después van ganando en lujo y ornamento para al final, al llegar a nuestros días, volver a la austeridad de lo más práctico.

Una buena muestra de ellos, algunos diseñados por grandes nombres como Pertegaz o Elio Berhanyer, se pueden ver en la exposición Pasión por volar, organizada en el Museo ABC con la complicidad de Iberia o AENA. No es una exposición ni cronológica ni académica, sino que busca mostrar de forma lúdica los cambios que se han producido dentro y fuera de los aviones desde sus inicios hasta la modernidad. Como el Museo ABC se debe a la ilustración, hay una buena colección de pósteres promocionales de las compañías aéreas, pero también maquetas de aeronaves o útiles de los aviadores primigenios, como máscaras, gafas o guantes.

Respecto al diseño de carteles: “Primero se quería mostrar qué era una línea aérea, y que era segura”, explica Inmaculada Corcho, directora del museo. “Luego ya se ven promociones de diferentes destinos internacionales (de Los Ángeles a Kenia, de Tokio a Río de Janeiro) o dedicadas a atraer a la gente joven. Hubo épocas en la que la aviación era una gran novedad a la que muchos ilustradores dedicaban sus obras”, añade. Aquí se ve la firma de Xaudaró, Carlos Sáenz de Tejada, Gila o Chumy Chúmez.

Y es curioso, esa fascinación permanece como un arquetipo: ¿cuántos niños, entre casas y monstruos, eligen los aviones para sus dibujos escolares?

La aviación, ahora tan integrada en nuestras vidas, comenzó con una aventura: la de los hermanos Wright en 1903, que colmó el sueño del hombre por tocar el cielo y que había reunido a mentes privilegiadas desde Arquitas de Tarento hasta los hermanos Montgolfier, pasando por Leonardo Da Vinci. En la muestra se reconoce a todos aquellos pioneros españoles que se elevaban a un medio hostil como fueron Juan de la Cierva (con su autogiro), Antonio Fernández de Santillana o Jesús Félix Fernández Duro.

Luego llegó el glamour: en los años cincuenta y sesenta, las cabinas de los aviones que se ven en las fotografías más bien parecían salones de hoteles de lujo: en vez de líneas de apretados asientos había mesas y sillones y servían camareros sacados de los mejores hoteles. Un aroma al lujo del Orient Express sobre las nubes. Trajes elegantes, cenas opíparas: solo los más ricos dejaban el suelo. Aquí vemos fotos de estrellas saliendo de la nave, como Sofía Loren, Charlton Heston, Errol Flynn, Frank Sinatra o los Beatles.

Pero, a partir de los años setenta, llegó la democratización. Aviones más grandes y potentes y un abaratamiento de los pasajes: el mundo se hizo más pequeño, con los aeropuertos reproduciéndose por doquier (se ven aquí maquetas del de Málaga-Costa del Sol en 1948 o de la reciente Terminal 4 de Barajas). “El viaje en avión se hace más popular, menos lujoso, al alcance de todos, y también más seguro”, explica Corcho.

¿Y los que tienen miedo a volar? “No es una terapia, pero yo creo que viendo los avances que ha habido en la aviación, esta exposición puede ayudar a que vuelen con más frecuencia”, concluye la directora.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50