El cuñado de Pujol dice que “ni olió” la fortuna del expresidente

Cabana se desvincula por completo y dice que el dinero no procede de un legado

Francesc Cabana este lunes por la tarde, en el Parlament.
Francesc Cabana este lunes por la tarde, en el Parlament.MASSIMILIANO MINOCRI

Francesc Cabana, cuñado de Jordi Pujol, se ha desvinculado este lunes por completo de la fortuna oculta en el extranjero confesada por el expresidente de la Generalitat y ha renegado sin reparo de su relación familiar. “Juro que ni yo ni mi esposa sabíamos absolutamente nada, ni la olíamos”, ha dicho Cabana, para ilustrar su absoluto desconocimiento sobre las cuentas que reconoció haber tenido durante casi 34 años el exdirigente de CiU.

“No nos consta que venga ni de una herencia, ni de un legado, ni de una dejación, ni de nada”, ha precisado ante la comisión de investigación del Parlament. Los diputados de la oposición insistieron sobre el origen del dinero y Cabana también ha negado que proceda de la venta de acciones de Banca Catalana, antes de que la entidad fuera intervenida en 1982. Cabana formaba parte de la dirección del banco y fue uno de los 25 querellados en aquel proceso, pero ayer defendió la legalidad de la actuación de los directivos, incluido Jordi Pujol, que fue accionista principal, siendo incluso presidente de la Generalitat.

Durante las casi tres horas de comparecencia, Cabana se ha desmarcado continuamente de Pujol, su esposa Marta Ferrusola, y sus siete hijos. Sobre el primero, confesó que no le gusta que se diga que es su cuñado, sino que prefiere decir que es “el hermano de mi mujer”. Cabana ha relatado que tres días antes de la confesión del 25 de julio de 2014 que hizo el expresidente de la Generalitat, Pujol acudió a su domicilio para explicarle la revelación que haría. Al saberlo, confesó que tuvo una reacción inicial de incredulidad, “porque no me lo creía y habría puesto las manos en el fuego por él”; después de indignación, “porque no hay derecho” y finalmente de compasión, por su fe cristiana.

Más información
Mas se desmarca del ‘caso Pujol’
Villarejo dice que la justicia es “complaciente” con la corrupción
Esquerra salva por tercera vez a Mas de ir a la ‘comisión Pujol’

Cabana ha continuado explicando que hace 20 años que no acude a casa de Jordi Pujol, aunque se ven de vez en cuando, “pero no son visitas para beber cava”, apostilló. El cuñado ha explicado que Pujol “lo sabe todo de nosotros, pero nosotros no sabemos nada de él”. En ese sentido, detalló que se enteró que el expresidente había tenido un bisnieto por terceras personas, confesó que uno de los hijos del exdirigente de CiU y ahijado de Cabana ni le felicita por su santo y arremetió contra Jordi Pujol Ferrusola, el primogénito de la familia. “Pasearse con un Ferrari por el mundo es vergonzoso, es reírse de la gente que pasa hambre”, dijo

En ese argumentario de marcar distancias con la familia de Jordi Pujol, Cabana ha desvelado que hace unos meses la Agencia Tributaria le impuso una multa de 70.000 euros y su cuñado “no movió ni una ceja” cuando se lo dijo. Cabana se vio obligado a vender su biblioteca personal y una colección de documentos que ha ido recopilando durante su dilatada trayectoria como economista e historiador. Entre ellos, una colección de títulos de casi tres mil empresas catalanas, algunos de ellos datados del siglo XIX.

Pese a las reiteradas críticas, Cabana seha confesado “el primer pujolista” de Cataluña “hasta el día de Sant Jaume”, que se celebra el 25 de julio, precisamente la fecha de la confesión de Pujol. Tampoco desaprovechó la ocasión para abundar en la aureola de desprendido que cultivó Jordi Pujol durante su mandato. “Era un hombre que no se preocupaba del dinero, le tenías que dar veinte duros para pagar una cerveza o un café”, ha apostillado.

Los diputados de la oposición han insistido mucho en la etapa de Banca Catalana y Cabana ha descrito que Jordi Pujol “no tenía ni una acción”. No fue exactamente así, pues hasta el 14 mayo de 1982, cuando hacía ya más de dos años que ocupaba la presidencia de la Generalitat, Pujol fue el accionista principal de la entidad. Fue en ese día cuando se desprendió de su paquete de casi cien mil acciones en una operación muy turbia de donación a la Fundació Catalana, cuyo patronato estaba integrado por los querellados de la entidad bancaria.

Pese a todo, Cabana ha negado que Pujol, él, o cualquiera de los consejeros de Banca Catalana, se enriquecieran con la venta de acciones, porque tenían medios económicos. “No les venía de un millón”, ha sentenciado

Anteriormente, el periodista Ernesto Ekaizer ha declarado durante más de tres horas en la comisión y ha relatado lo que ha definido como el "capitalismo de amiguetes" que imperó en Cataluña durante los 23 años de gobiernos de Jordi Pujol. "Es una situación que regula las relaciones entre políticos y empresarios y que permiten que unos y otros sepan a quién acudir. Permite que todo funcione como ruedas", ha explicado.

En opinión del periodista de EL PAÍS, "se trata de una situación de promiscuidad que no tiene precedentes en España y que permitió a Pujol desarrollar su actuación, no ya como político, sino como empresario desde los tiempos de Banca Catalana". Ekaizer considera que todo este ambiente "facilita la corrupción espontánea", y ha matizado que esas prácticas y el pago de comisiones se mantuvieron en la Generalitat después de Jordi Pujol.

Ekaizer ha dado por hecho el cobro de comisiones por parte de los gobiernos de CiU en la época de Pujol y que esa práctica benefició especialmente a su primogénito. "Jordi Pujol Ferrusola no puede ser experto en todo lo que dicen los contratos que firmó. En muchos de esos contratos la comisión es el 3 % y los empresarios tenían facilidades para pagar a seis o siete años", ha relatado.

El diputado de ERC Oriol Amorós, ha preguntado si el sistema de corrupción en Cataluña que estaba describiendo el periodista tenía parangón en un gobierno español y Ekaizer ha sido muy claro. "La diferencia es que en Cataluña existe un laboratorio en se da una clara fusión de las políticas gubernamentales con los intereses de las empresas. Me da la sensación que solo pasa aquí", ha añadido.

El periodista ha declinado especular sobre el origen de la fortuna oculta confesada por Jordi Pujol y ha sugerido que sería conveniente que reclamara el levantamiento del secreto bancario en Andorra para esclarecer los movimientos de sus cuentas. "Si no lo hace abona las sospechas y es porque no quiere", ha dicho.

En otro momento Ekaizer ha explicado que "Mariano Rajoy y Jorge Fernández Díaz han llegado a la conclusión que para desactivar el proceso soberanista, lo mejor es encargárselo al Departamento de Política Criminal del Gobierno, que es el Ministerio del Interior". Eso explica, ha dicho, los informes atribuidos a la unidad policial de la UDEF sobre las supuestas cuentas de Artur Mas y Jordi Pujol, que semanas después se demostraron inexistentes.

"Organizan un sistema paralelo porque no se quieren pillar, las investigaciones que se refieren a Cataluña no las organiza la UDEF". En su opinión existe "una dosis muy alta para crear pruebas" en contra de los dirigentes nacionalistas", ha denunciado, pues desde el Ministerio del Interior "existe una instrumentalización de la información y de la prensa". Y ha señalado directamente al financiero Javier de la Rosa. "Es un gran manipulador, un convicto, un criminal, en el sentido de que ha sido condenado varias veces penalmente", ha matizado.

Las frases de Cabana

“No nos consta que el dinero de Pujol venga de un legado, de una herencia, de una dejación, ni de nada”.

“No me gusta que digan que soy su cuñado. Prefiero decir que es el hermano de mi esposa”.

“Jordi Pujol aún viene a casa, pero no son visitas para beber cava".

“No hay derecho a que una persona tenga un Ferrari y parece que mi sobrino [Jordi Pujol Ferrusola] tiene uno. Me parece vergonzoso, es reirse de la gente que pasa hambre”.

“Jordi lo sabe todo de nosotos, pero nosotros no sabemos nada de él. Nos enteramos que había tenido un bisnieto por terceras personas”.

“Cuando le dije que tenía que pagar 70.000 euros a Hacienda no movió ni una ceja por mí”.

“Era un hombre que no le preocupaba el dinero y al que le tenías que dar veinte duros para pagar una cerveza”.

“Yo era el primer pujolista de este país, hasta el día de Sant Jaume” [25 de julio, fecha de la confesión del expresidente de la Generalitat]

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS