Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez investiga por blanqueo a dos hermanos de un consejero catalán

Jordi Puig, exsocio de Jordi Pujol Ferrusola, recibió medio millón de origen dudoso

Jordi Puig, en una imagen sacada de su perfil en Facebook.
Jordi Puig, en una imagen sacada de su perfil en Facebook.

Un juzgado de Barcelona investiga a dos hermanos del consejero catalán de Empresa y Ocupación, Felip Puig, de CiU, por un supuesto delito de blanqueo de capitales, según confirmaron a EL PAÍS fuentes judiciales. La instrucción se centra en media docena de transferencias enviadas a cuentas de Jordi y Oriol Puig en diciembre de 2013, que ascienden a casi medio millón de euros. El Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales del Banco de España (Sepblac) dio la alerta. Un informe de ese organismo concluye que el origen de los fondos “puede ser ilegal” porque se ignora su procedencia y porque los hermanos han dado explicaciones “incongruentes” y han aportado “documentos dudosos” —por ejemplo, facturas “confeccionadas ad hoc”— acerca de las operaciones.

Oriol Puig, en una fotografía sacada de su perfil en Facebook.
Oriol Puig, en una fotografía sacada de su perfil en Facebook.

El principal implicado y destinatario final de los fondos es Jordi Puig, de 51 años. Puig fue socio de Jordi Pujol Ferrusola, el hijo mayor del ex presidente catalán Jordi Pujol, imputado por blanqueo. A través de una sociedad, Jordi Puig suscribió el 25% del capital de Iberoamericana de Business and Marketing, controlada por Pujol Ferrusola y dedicada a la “contratación con la Administración pública” de servicios y obras. La empresa fue disuelta en 2009. El otro hermano investigado, Oriol Puig, de 54 años, ejerce desde 2011 como director del Servicio Meteorológico de Cataluña. Compatibiliza su cargo público con la administración de cinco sociedades, entre ellas Viniteca de Barcelona, una firma de “compraventa de vinos” que ha estado en el punto de mira del Sepblac porque, supuestamente, sirvió como “puente” para hacer llegar fondos del extranjero a Jordi Puig.

Además de describir sus negocios, el informe subraya su relación de parentesco con “una persona con responsabilidad pública”: Felip Puig, consejero de Empresa y Ocupación y el mayor de los tres hermanos (56 años). Al dirigente nacionalista le une una intensa amistad con la familia Pujol: fue compañero de aula y amigo de la infancia del primogénito de Pujol. En la última etapa de los Gobiernos pujolistas ocupó la cartera de Obras Públicas. Un informe policial que consta en la causa contra Pujol Ferrusola abierta en la Audiencia Nacional le acusa de beneficiar los negocios de aquel y recuerda que su hermano “participa” con el hijo del expresidente “en variopintos negocios que les dejaron pingües beneficios”.

Jordi Puig gestiona las cuentas de 19 empresas, la mayoría inmobiliarias, detalla el Sepblac. Esas cuentas, domiciliadas en Catalunya Banc, recibieron cinco transferencias anómalas en diciembre de 2013 por un total de 480.000 euros. Dos de ellas procedían del extranjero. El día 4 de aquel mes, un fondo de inversión remitió desde Gibraltar 250.000 euros a Working Succesfully, administrada por Jordi Puig. Catalunya Banc observó “elementos de riesgo de blanqueo” y devolvió el importe, que no se llegó a abonar. Lo mismo hizo el banco cuando el día 17 otra empresa dirigida por Puig —Ibadesa Cat, de distribución de materias primas— recibió otros 75.000 euros del mismo fondo, esta vez desde Holanda.

Oriol Puig, alto cargo de la Generalitat, reenvió fondos a su pariente en 2013

Los tres traspasos nacionales sí se pagaron. Uno de ellos, de 80.000 euros, fue ordenado el 19 de diciembre por Beach Ibérica (turismo y hostelería) a Working. Jordi Puig justificó el ingreso por su labor de “asesoramiento” en la venta del hotel Águilas Resort, en Murcia. Las otras dos transferencias resultan aún más llamativas, porque fueron abonadas por Viniteca, la empresa de Oriol Puig. Ambas datan del 19 de diciembre. La primera, de 35.000 euros, se pagó a Working por “un informe sobre la ayuda de un fondo de inversión europeo” a la empresa, justificó Jordi Puig. La segunda, de 40.000, fue remitida a Sant Feliu Promociones (inmobiliaria).

El dinero entregado por Viniteca procedía, a la vez, del mismo fondo de inversión bloqueado por Catalunya Banc. Un día antes, el 18, el fondo transfirió 90.000 euros a la empresa de vinos, que inmediatamente los reenvió a las cuentas de su hermano. Las explicaciones del director de Meteorología no han convencido a los analistas del Sepblac. Aparte de poner “excusas” para evitar dar explicaciones, “como que estaba de viaje en China o reunido”, recoge el informe, se limitó a decir que el fondo había entrado en el capital de su empresa para “activar el tema vinícola” y que el dinero se destinaría a “adquirir un local”.

El banco bloqueó una transferencia de Gibraltar y otra de Holanda

Los investigadores ponen en duda esa versión, porque el dinero fue transmitido de forma “inmediata” y porque la supuesta entrada de capital no consta en ningún registro. Los analistas apuntan que Viniteca “no tiene indicios de actividad” y señalan que está ubicada “en una vivienda particular”. El alto cargo defendió que se dedican a la “intermediación en la compra de vinos”, por lo que no necesitan un local.

Las cinco transferencias, en cualquier caso, son sospechosas, y el Banco de España ha dado instrucciones para “que no se acepten nuevos fondos”. Que dos de ellas procedan de fondos de inversión no hace más que incrementar los indicios sobre su origen ilícito, abunda. A partir de esas conclusiones, el Cuerpo Nacional de Policía elaboró un atestado y el juzgado de Barcelona abrió una investigación. El magistrado ha ordenado una serie de diligencias —comprobación de facturas, análisis de cuentas— para acreditar los hechos y decidir el curso de la investigación.