Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación suprime la ayuda para material y cuadernillos del cheque escolar

La Confapa alerta al profesorado de que un elevado número de alumnos irá a clases sin medios

Libros de texto y material escolar en una librería de Santiago.
Libros de texto y material escolar en una librería de Santiago.

Educación apretará un poco más a las familias con menos recursos el próximo curso académico. La consellería que preside Jesús Vázquez ha recortado también la ayuda destinada a la compra de libros que hasta ahora incluía el material escolar y los cuadernillos de ejercicios obligatorios. En el nuevo curso, las familias con derecho al cheque —por importe de 90 o 170 euros, en función de la renta— tendrán que hacer frente con sus propios recursos (salvo en Infantil, en donde se mantiene la gratuidad de los cuadernillos) a estos dos últimos gastos y la Confederación de Anpas de Galicia (Confapa) ya ha comenzado a alertar a los profesores de que se encontrarán en las aulas con “un elevado número” de alumnos sin el material necesario.

 “Hemos detectado que hay muchas familias en situación crítica que no pueden costear el comedor y son las mismas que ahora tampoco podrán pagar el material escolar”, explica la presidenta de la Confapa, Helena Gómez, el panorama que se avecina en los colegios a partir del otoño. Sostiene que, de la misma forma que hicieron con los alimentos tras la entrada en vigor del copago el curso pasado, algunas Anpas han comenzado también ahora a hacer acopio de libretas y otros medios “para que estos niños puedan comenzar las clases en las mismas condiciones que los demás”, pero se pregunta si será suficiente esta aportación ciudadana solidaria.

La nueva orden con la que Educación regula, recortándolas, las ayudas para los libros supone además la creación por la consellería de un banco paralelo al de las Anpas en cada centro (la Xunta obliga a los beneficiarios —salvo a los de primero y segundo de Primaria y Educación Especial— a entregar los libros en buen estado al finalizar el curso). Al banco de las Anpas acudían hasta ahora los padres para surtirse de los textos que no habían podido comprar con el cheque, que queda lejos de cubrir el importe total. Optaban mayoritariamente por destinar el dinero de la ayuda al material y a la compra de los cuadernillos de ejercicios —las fichas— que no pueden pasar de un alumno a otro y que hasta este curso estaban subvencionados. Después recurrían al depósito de la asociación para completar la lista.

La Confapa cree que esta duplicidad de bancos de libros no hará sino estigmatizar a los alumnos con menos recursos. A partir de ahora, los que reciben el cheque deberán ir al depósito de la consellería mientras que el resto de sus compañeros acudirá al del Anpa. “Tanto denunciar la visibilidad de la pobreza de los comedores escolares en verano y resulta que con esta decisión la Xunta la evidencia innecesariamente”, lamenta Gómez la decisión de Educación mientras apunta que el gabinete de Jesús Vázquez “antepone la subvención a los centros del Opus que segregan por sexo” frente a la ayuda de material escolar a las familias con rentas escasas. “Basta con que reclame a esos centros que devuelvan las cantidades que percibieron ilegalmente según los tribunales” para mantener las ayudas de material escolar, concluye la presidenta de la Confapa.

El recorte, publicado en el DOG del pasado mes de mayo, sorprende estos días a las familias en las librerías. Se encuentran con que, teniendo que pagar de su bolsillo los cuadernillos y el material, y cogiendo, como siempre, los libros en el banco, no pueden consumir el cheque. Le ha ocurrido a Alicia, madre de un alumno de tercer curso de Primaria. Ella ya ha pedido los libros de su hijo al banco del Anpa. Pero ante la previsión de que el cheque, que debe gastarse íntegramente, quede en un cajón, está dispuesta a comprar igualmente los textos y entregarlos en el banco del colegio “para que al menos pueda beneficiarse alguien”.

La Consellería de Educación sostiene que el único recorte que aplica este curso es el del material escolar. Insiste en que la supresión de las ayudas para los cuadernillos “afecta solo a los que se venden independientemente de los libros”, pero la Federación de Libreiros ha confirmado a este diario que este es el 100% de los casos. Los libreros respaldan sin embargo el nuevo decreto de Educación. Su presidenta, Pilar Rodríguez, entiende que eliminando los gastos de material se evita “el mal uso” de los cheques que hacían “algunas grandes superficies comerciales” en donde los padres acababan haciendo la compra completa de todo el material.

Nueva ley, otros libros

C. H.

El tijeretazo en las ayudas para el material escolar coincide con el cambio de la ley de enseñanza (la sustitución de la LOE por la LOMCE) que supone la publicación de nuevos textos, adecuados al cambio curricular. Así, por ejemplo, la asignatura de Coñecemento do Medio vigente hasta ahora se desglosará, en un retorno al pasado, en dos materias: Ciencias Naturales y Ciencias Sociales. Esto es, hay nuevos libros, al menos en algunos cursos, con lo que se suprime la posibilidad de que algunas familias puedan abastecerse por completo en los bancos de las Anpas y quedan obligadas al desembolso económico.

El responsable de CC OO Ensino en Ourense, Alex Portela, alerta de que ni siquiera están aprobados los currículos, con lo que matiza que los libreros están arriesgando “sin protestar” al hacerse con textos basados en un borrador del Real Decreto. “Las comunidades que no están gobernadas por el PP se han plantado; han dicho que no tienen tiempo para desarrollar el currículo que exige la LOMCE”, señala Portela. El sindicalista coincide con la Confapa en tildar de “despropósito” la supresión de la gratuidad de los libros en un momento de crisis como la actual “agravando la situación de las familias más vulnerables económicamente”.