Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de manos para poder comer

Los Bancos de Alimentos comienzan este viernes su campaña especial de Navidad

Varios voluntarios clasifican alimentos en uno de los almacenes del Banco de Alimentos de Gipuzkoa.
Varios voluntarios clasifican alimentos en uno de los almacenes del Banco de Alimentos de Gipuzkoa.

Luis Crovetto, profesor, se prejubiló hace casi cinco años, pero la simple idea de la nada, del no tener algo en qué ocuparse, le “deprimía”. Empezó entonces, empujado por un par de amigos, a colaborar con el Banco de Alimentos de Bizkaia. Pronto los dos, tres días que trabajaba como voluntario se convirtieron en cinco y comenzó a encargarse de las labores de comunicación. “Nos pasa a todos; te vas involucrando. Es una especie de virus que se pega”, dice.

Junto a él 80 voluntarios engrasan a lo largo de todo el año la maquinaria de la ONG. La cifra se ha multiplicado por más de 20 hasta alcanzar los 1.700 que participarán en la recogida especial de alimentos de la campaña de Navidad, que estas entidades celebrarán este viernes y mañana en toda Euskadi. “La centralita se ha bloqueado”, cuenta, en referencia a la avalancha de personas que les han llamado ofreciéndose a echar una mano.

La misma imagen se ha reproducido en el Banco de Alimentos de Gipuzkoa, que por primera vez se suma a la campaña específica de Navidad. De las 600 personas que habían calculado que serían precisas, han recibido respuesta de casi 1.000. A lo largo del año cuentan con 130, entre los dos almacenes de Oiartzun y otro en Bergara. “Quizás quedaremos mal con alguna, porque el cupo está cubierto”, explica Javier Saiz, presidente del Banco en Gipuzkoa, sentado en las oficinas que la ONG tiene en la primera de dichas localidades.

Bizkaia se marca como objetivo recoger 300.000 kilos de comida

Saiz, como todas las personas que trabajan en la institución, es voluntario. También prejubilado, antes trabajaba en una serrería y desde hace 15 invierte gran parte de su tiempo en el Banco. Los voluntarios se repartirán por 140 supermercados de Bizkaia, 64 guipuzcoanos y 63 alaveses. Repartirán bolsas en las puertas de los establecimientos para que los clientes, entre ellos el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, quien ha confirmado que participará, entreguen, los que así puedan permitírselo, algún alimento.

En Bizkaia se han marcado como objetivo recoger 300.000 kilos de comida —el año pasado consiguieron reunir 250.000—, y en Gipuzkoa, otros 100.000. La crisis ha multiplicado la labor de los Bancos de Alimentos, cuyo principal objetivo es evitar el despilfarro. En 2008, a comienzos de la crisis, el vizcaíno ayudaba a 18.000 personas; hoy ya son unas 36.000. En la misma idea incide Saiz, quien alaba la solidaridad de los ciudadanos y de las empresas que colaboran y entregan alimentos, así como de los voluntarios que cada día los recogen, clasifican, cuentan y reparten.

“Hay gente de todo. Tenemos antiguos directores de banca, empresarios”, describe Saiz, muchos prejubilados, o personas que se han quedado ahora en el paro y echan una mano, tercia Crovetto. A ellos se suman quienes aportan ayuda desde casa, por ejemplo, en diseño y mantenimientos de las webs o de los perfiles en Facebook.

Mientras 12 voluntarios clasifican los alimentos recibidos en el almacén de Oiartzun, Saiz cuenta dos casos: una mujer decidió donarles los más de 7.000 euros que recibió de una indemnización y la ikastola de Irún que realiza su propia campaña cada curso con las aportaciones de alumnos de entre 12 y 14 años. “Se encargan de todo. De ir a recogerlo, clasificarlo y luego nos lo entregan”, concluye Saiz.