Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas amenaza con incumplir el déficit si no se mejora la financiación de Cataluña

La Generalitat renuncia a hacer Presupuestos este año y culpa a Rajoy

Mas-Colell y Mas.

La Generalitat ya ha movido ficha ante el “injusto” reparto del déficit entre las comunidades autónomas dictado por el Gobierno la semana pasada. El Ejecutivo de Artur Mas acordó ayer no presentar Presupuestos este año en un intento de “plantar cara” a la decisión del Gobierno de que el desfase de la Generalitat no pueda superar este año el 1,58% del PIB. La decisión no frenará los recortes que ya está llevando a cabo el Gobierno catalán, pero sí ahorrará a la mayoría parlamentaria de CiU y ERC el complicado trámite parlamentario de discutir las cuentas. Y permitió al presidente catalán señalar claramente el “culpable” de la situación: el Gobierno central. Mas aseguró que sí hará Presupuestos para 2014, pero condicionó el cumplimiento del déficit a que se mejore la financiación autonómica y el Gobierno pague sus “deudas” con Cataluña. Además, anunció que recurrirá a los tribunales el reparto del déficit.

Como estaba previsto, Mas compareció ante la prensa para confirmar que su Gobierno no se veía capaz de cuadrar los presupuestos de este año con el límite de déficit del 1,58%, que obliga a unos recortes suplementarios de 2.600 millones de euros. La Generalitat considera “ilegal” el tope impuesto por el Gobierno porque entiende que incumple la ley de Estabilidad Presupuestaria que, precisamente, CiU votó en el Congreso. Por eso presentarán un contencioso administrativo para aumentar los objetivos de déficit. Eso sí, el propio Mas se mostró poco convencido del éxito de la operación.

En la renuncia a hacer presupuestos ha pesado básicamente la negativa de Esquerra Republicana a aprobar unas cuentas tan restrictivas. CiU avaló posteriormente la posición de ERC. El presidente, sin embargo, siempre había dicho que quería elaborar los Presupuestos, por lo que ayer tuvo que dar amplias explicaciones.

La prórroga de las cuentas evita a ERC y CiU el debate en el Parlament

Pese a presentar la decisión como un acto de rebeldía contra el Gobierno de Rajoy, pocas cosas cambiarán con relación al déficit. Mas se guardó mucho de hablar de desacato al límite de desfase, consciente de que instituciones como el Fondo Monetario Internacional abogan directamente por la intervención de las autonomías incumplidoras. Dijo, simplemente, que las cuentas se prorrogan sin que ello implique “ningún tipo de alegría presupuestaria” extra. Y aseguró que en otoño presentará los Presupuestos de 2014, que deberán ajustarse al déficit del 1%.

Los planes de la Generalitat contienen numerosas incógnitas. En primer lugar, porque Mas vinculó el cumplimiento del déficit de 2014 a decisiones que no dependen de él, sino del Gobierno central. El presidente puso cuatro condiciones para cumplir. La primera, que el Gobierno renuncie a recortar los 500 millones de euros que ha anunciado de las transferencias de la Generalitat el año que viene. El segundo, mejorar la financiación autonómica. También exigió el cobro de las “deudas pendientes”, especialmente en concepto de obras del Estado no ejecutadas, por valor de 750 millones. Por último, pidió al Gobierno que compense a la Generalitat por la suspensión en el cobro del impuesto sobre depósitos bancarios.

El presidente catalán fía los nuevos ingresos a la buena voluntad de Rajoy

Mas no ocultó que estas demandas serán “una batalla complicadísima”. Y no dijo cómo se las apañará para incluir en las cuentas del año que viene los ingresos de un nuevo sistema de financiación que ni siquiera se ha comenzado a negociar. Sí insistió en que esta vez la Generalitat no piensa liderar las negociaciones por la nueva financiación autonómica porque dijo estar harto de que a los catalanes “les caigan piedras encima” cuando negocian mejoras financieras.

Aunque este año habrá nuevas subidas de impuestos, el presidente catalán dejó claro que se ha alcanzado el límite en lo que a subida de tasas se refiere. De esta forma, el presidente catalán dijo tener la confianza de que los nuevos recursos de 2014 lleguen a través del Gobierno central. “Ya sería hora que sea el Gobierno central el que se estreche de una vez el cinturón y no apriete tanto el de los demás”, concluyó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información