Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los contratistas de obra pública piden un plan que salde la deuda de 690 millones

Fecoval mantiene que la valenciana es la autonomía a la que más se debe

El presidente de la Federación Valenciana de Empresas Contratistas con las Administraciones Públicas (Fecoval), José Luis Santa Isabel, ha reclamado este miércoles que el plan de pago a proveedores empiece a funcionar en julio e incluya toda la deuda acumulada hasta la publicación del decreto, a fin de "poner el contador a cero".

La deuda con el sector asciende a 690 millones de euros -237 millones pertenecientes a la federación-, y en torno a un 70% correspondiente a la Generalitat, un 10% al Gobierno y el resto a municipios. De esa cantidad, la mayoría es deuda de 2012 y otros 37 millones se remontan hasta 2007, con "25 millones todavía sin facturar porque no había dotación económica".

Así lo ha señalado en una rueda de prensa en la que ha asegurado que esas reclamaciones fueron "muy bien recibidas" por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, al que también pidieron que en esta ocasión "no sea necesario renunciar a los intereses de demora, que muchas veces suponen el propio beneficio de la obra", apostilla.

Santa Isabel mantiene que la Comunidad Valenciana tiene "el triste privilegio de ser la autonomía con más deuda con la construcción" tras escalar del tercer al primer puesto de octubre a abril, después de sumar diez millones, mientras Andalucía bajaba su deuda de los 690 millones de octubre a cerca de 300 en abril y Madrid, de unos 630 a 200 millones.

A nivel autonómico, exige al Consell una "mejor distribución del dinero" que dedica a pagos y apunta a modo de ejemplo que, de los 700 millones de euros recibidos en diciembre, este sector obtuvo 25 millones frente a los 400 millones que cobraron las farmacias, que "tienen una demora de tres meses, mientras que las empresas que construyen hospitales o colegios tienen deuda desde 2007", reprueba.

El representante de Fecoval apunta que el sector ha perdido 200.000 puestos de trabajo y la mitad de las empresas entre 2006 y 2012 y que el paro entre ingenieros de caminos, antes inexistente, se sitúa "cerca del 20%", en un 30% en el caso de los jóvenes, punto en el que reclama que agilicen los trámites para que creen empresas y se evite otra crisis, la del "talento perdido".

Falta de inversión

Santa Isabel achaca esa "precaria situación" tanto a la deuda como a la falta de inversión en obra pública a nivel europeo, donde cree que debería ser una prioridad junto a las pymes y el empleo juvenil; estatal, donde reclama una reorganización dado que la Comunidad Valenciana nunca ha pasado del puesto 14 entre 2006 y 2009 pese a ser la cuarta en población y PIB; y autonómico, punto en el que tilda de "ridículo" que "suene en el mercado que para el año que viene" la Generalitat "solo tendrá 20 millones" disponibles para nuevas licitaciones.

Por este motivo, pide "fuerza" al Consell y unidad de todos los partidos para exigir al Gobierno central una "reordenación" de sus inversiones, ya que cifra en 7.500 millones de euros las licitaciones adicionales que habría recibido la autonomía si recibiera las inversiones medias, y reclamar la "deuda histórica".

Santa Isabel señala que esa situación obliga a las empresas a hacer un "sobreesfuerzo" para salir al exterior, pese a la falta de liquidez, y reclama asimismo una acción comercial decidida por parte de la diplomacia española que reporte negocio a las empresas, como la invitación de una empresa griega para participar en una "macro obra" a raíz del viaje a Kazajstán del consejero de Economía, Máximo Buch.

Cita como "ejemplo" a la Diputación de Valencia, que "paga a 60 días y es la única con presupuesto expansivo", en el que ha introducido "una corrección para invertir más en obras". A preguntas de los periodistas, ha precisado que invierte "50 o 60 millones, unas tres veces más que la consejería", al tiempo que ha apuntado que "del Plan Confianza, faltan por ejecutar unos 60 millones de euros".

Fecoval reclama un "gran plan de inversión europeo, como hizo Obama, para salir de la crisis", al considerarlo necesario para "poner a este país a trabajar" en un momento en que "hace falta construir muchas infraestructuras" para aumentar el peso del transporte ferroviario, y también parques logísticos y puertos secos, para "llevar las mercancías al corredor mediterráneo".

Respecto al tercer hilo, Santa Isabel critica que las inversiones "no llegan" a las empresas de la Comunidad Valenciana dado que sólo han logrado que participen dos compañías valencianas, al ser obras grandes y muy específicas, por lo que pide que "troceen" esos trabajos o las "compensen" con otras menores, como las variantes pendientes.