Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ecologistas desmienten a la Xunta ante la Defensora

La oficina de la Defensora inició el expediente tras aparecer en la prensa que existía un estudio de investigadores del CSIC

Protesta contra la mina
Protesta contra la mina

En inglés y con el texto íntegro del artículo científico que revela niveles alarmantes de arsénico en la zona de Corcoesto. Así ha decidido rebatir la Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN) la “traducción parcial” con la que la Consellería de Medio Ambiente pretendió atajar una investigación abierta de oficio por la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, en relación con la mina de oro de Bergantiños.

La oficina de la Defensora inició el expediente tras aparecer en la prensa que existía un estudio de investigadores del CSIC y de la Universidade de Vigo en el que se revelaba que las rocas de la zona donde la firma canadiense Edgewater planea explotar una mina a cielo abierto contienen una proporción de arsénico 50.000 veces mayor a la habitual. Este trabajo, publicado por los científicos en un artículo original en inglés, fue divulgado a los medios precisamente por la SGHN, después de estudiarlo exhaustivamente. En él se afirmaba que el río Anllóns, un siglo después de cerrar la mina una compañía británica, sigue vertiendo 850 kilos de arsénico al año a su estuario.

La Subdirección Xeral de Avaliación Ambiental quiso dar carpetazo al asunto respondiendo a Becerril que esta situación se debe a razones naturales y que el artículo —del que citaba extractos— no relacionaba la liberación de arsénico con la actividad minera. La SGHN tuvo acceso a la respuesta de la Xunta y, al considerar que la “transcripción y la traducción parcial” del estudio son “insuficientes”, remitió a la Defensora el artículo completo y en inglés, para evitar interpretaciones intencionadas. Porque, además, “discrepa” de la traducción.

“Un Prestige y medio”

Mientras que la Xunta afirma que el trabajo científico no “vincula” el arsénico en el cauce del Anllóns con la antigua mina, en la página 312 del artículo se lee que “podría ser consecuencia” del arrastre que provoca el caudal del río, que “puede transportar partículas de gran tamaño desde la zona de minería”.

Por otra parte, al reguero de colectivos, partidos y entidades que han manifestado su oposición a la mina, se ha sumado Comisiones Obreras. Según el sindicato, los residuos previstos al año por la futura mina “equivalen al impacto de casi un Prestige y medio” y que “son más los riesgos que los beneficios”, ya que de los 271 empleos prometidos, 133 serán mediante subcontratas y podrían durar poco tiempo.