Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DE DURANGO

Gerediaga destituye al director de la Azoka por actuar con “deslealtad”

Aiert Goenaga censura las "graves" acusaciones de la asociación cultural

Aiert Goenaga, en la Azoka de 2011.
Aiert Goenaga, en la Azoka de 2011.

La Asociación Cultural Gerediaga ha decidido no renovar el contrato a Aiert Goenaga, director de la Feria del Libro y el Disco Vasco de Durango, la cita más importante de literatura y música en euskera. Este cese, que se produce tan sólo una edición después de que este gestor tomara las riendas del importante evento cultural, deja sin resolver la incógnita de quién ocupará su lugar para preparar la edición número 48 de la Azoka.

En un comunicado, Gerediaga explica el cese por no estar de acuerdo con su línea de actuación y por los malos resultados de la última edición. Junto a ello considera que Goenaga ha actuado "con deslealtad".

La asociación reconoce en la nota remitida a los medios que la última edición de la Azoka, celebrada en diciembre pasado, cumplió los objetivos en materia de afluencia de público, pero, sin embargo, no se cubrieron sus expectativas, con pérdidas económicas "mayores de las previstas", sin concretar una cifra de dinero.

En el escrito remitido a los medios, Gerediaga señala que es consciente de la preocupación que ha causado su decisión en el sector cultural vasco, pero pide respeto hacia la decisión y que se mantenga la confianza depositada en ellos durante el medio siglo de vida de la feria.

La de 2011 fue la última edición en la que el responsable fue Jon Irazabal, quien se mantuvo al frente de la Azoka durante tres décadas, aunque Goenaga ya se había incorporado el verano anterior con el objetivo de sucederle tras la feria de ese año. Entonces el número de visitantes que se acercaron a Durango ascendió a 135.000, mientras que en 2012 se quedó en 106.000, si bien la cita duró una jornada menos de lo habitual debido a la crisis.

Por aquellas fechas, Gerediaga hizo un balance “muy satisfactorio” pese al “pesimismo” con el que se afrontaba la Azoka ante la situación económica.

La entidad recoge en su comunicado difundido hoy que, ante los resultados obtenidos, el cese del máximo responsable de la feria es una de las decisiones que se han tomado, aunque no se especificaron más detalles.

El colectivo subraya que la decisión ha sido "difícil", pero asegura que el ya exdirector "no se ha portado bien" con la organización, pese a los "grandes esfuerzos por afianzar un modelo nuevo de feria". El comunicado apunta también a una gestión personalista de la feria. La Azoka “no es, de ninguna forma, un proyecto personal. La feria no la hace un único director, sino un grupo de trabajo", manifiesta la agrupación.

En una entrevista con este diario, Goenaga señalaba en diciembre de 2011 que su llegada a la Azoka suponía “un cambio” dentro del mismo evento, aunque aseguró que “la esencia” permanecería. “Vemos que puede llegar un cambio [en los soportes culturales, etcétera] que afecte al modelo habitual de la feria y no queremos que nos pille desprevenidos”, declaró para explicar las reformas que incorporaría más adelante.

Goenaga aseguró a la agencia Efe que estaba “muy tranquilo”, pese a no conocer los motivos de la no renovación. Después señaló en Twitter que a lo largo de este jueves mostrará su postura ante las “graves acusaciones” de la asociación cultural. Al mensaje le añadió la etiqueta “Gezurrak hanka motza du” ("La mentira tiene las piernas cortas").