SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

La dictadura del reloj

Quizá el deporte estuvo tomándose estas máquinas poco en serio durante demasiado tiempo

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

Fútbol para yanquis

En el momento que las cosas dejan de ser como habían sido siempre, se dispara la nostalgia

Sin bajar del autobús

Gran final imperfecto

Es muy humano aspirar a que tu relato se adorne con una última gesta. No conseguirlo es quizá más humano aún

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

El beso de Courtois

Un futbolista cambia de equipo por muchas razones. Por amor, por desamor, por dinero, incluso cambia por cambiar.

Sin bajar del autobús

El agujero de Cristiano

Nada produce más desasosiego que un hueco. No digamos si es del tamaño del delantero portugués, que se fue a la Juventus y dejó detrás un cráter feísimo

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

Pequeños heroísmos

No se hablaba de bicefalia en el Sky, como sí de tricefalia en el Movistar. En ese escenario, el Tour lo ganó un héroe liviano que apenas se dedicó a proteger su crisma

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

La fórmula Luis Enrique

Un entrenador es alguien obligado a dar con una fórmula. La última no funcionó. Necesitamos una distinta

OPINIÓN

¿Quién gana un Mundial?

El fútbol es ya algo tan complejo y táctico, irracional e inasible, y también ideológico, que se hace difícil incluso decir quién gana un título concreto

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

Nuevo orden mundial

Eliminadas las selecciones dominadoras, la presencia de ciertos semifinalistas, en los que nunca se acababa de creer, provoca una inusual placidez

opinión

Hazlo tú, si sabes

España parece dividida entre quienes saben qué tiene que hacer Hierro para ganar a Rusia, y quienes también saben qué tiene que hacer Hierro

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

Maneras de vivir un Mundial

Una desgracia, como que tu equipo se quede fuera demasiado pronto, no debería pasar de minucia

Sin bajar del autobús

Amor por Islandia

Los islandeses tienen más cosas que hacer que jugar y pensar solo en el fútbol; hay que quererlos a la fuerza, y exigirles que ganen el Mundial

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

La vida en treinta días

Yo y muchos nos quedaríamos viendo para siempre partidos de la primera fase, que es donde se asienta la genuina prosperidad

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

En ausencia de fútbol

Dos semanas no son nada pero, cuando estás esperando el Mundial desde la noche que Alemania ganó el de Brasil, dos semanas son una eternidad

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

Un título para Karius

Quizás el amor, también en fútbol, sea lo único que merece ser salvado cuando ya no te queda nada

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

Déjame a mí, Lopetegui

Todos somos expertos en listas. Llevamos haciéndolas casi desde pequeños. Equivalen a un modo de imponer al caos nuestro propio caos

FINAL EUROPA LEAGUE

Goles en el tren

En una exaltación de la vida patética, a la hora que empezaba la final de Lyon me puse a la cola para subirme a un AVE a Barcelona

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

Otra estrella que se va

La de Griezmann es la historia del Atlético, que siempre pierde a sus mejores jugadores

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

¿Pero cómo se puede ser del Atlético?

El equipo llega más allá de donde está llamado. No se puede hacer más que esforzarse al límite

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

Iniesta en los espejos

Cada vez que un contrincante cree al fin salirse con la suya, constata que no era el futbolista del Barça, sino solo un reflejo, a quien interceptó

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

Ir al infierno

El descenso carece de romanticismo, y precipitarse a él equivale a un exilio del que se puede tardar años en volver

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

Historia de un penalti

La pena máxima es puro romanticismo. En fútbol, y dentro del área, el ojo humano acata las órdenes del amor

Sin bajar del autobús

Ni ostras ni ‘lubrigantes’

Si pretendes ganar la Liga, no hay que guardar el apetito para el final, sino hacer estragos desde el momento que sirven el pan

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

El dilema de Isco

Nadie duda de que el malagueño es un futbolista para el Madrid, pero cómo no sospechar que le iría mejor abandonando ese club por otro

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

¿Pagar impuestos yo?

Esos futbolistas se volvieron ricos tan rápido que se formaron una idea equivocada de la riqueza

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

El lateral

Su protagonismo se reduce a menudo a ser secundario, miembro de la Guardia de la Noche que custodia el Muro. Qué injusticia.

Sin bajar del autobús

Hegemonías europeas

Ver cómo la Juventus y el Madrid superan eliminatorias de Champions año a año hace suponer que son depositarios de una convicción secreta hereditaria