Artículo bajo registro

Nacionalismos de primaria

Si las lenguas autóctonas de los catalanes/as son, por razones obvias, el castellano y el catalán, ¿no es posible encontrarles un acomodo razonable en todos los niveles educativos en lugar de enzarzarnos periódica y cansinamente en esta discusión peregrina de lo vehicular?

Tribuna:

Cultura de una noche de verano

Cultura de una noche de verano. Con la mejor de las intenciones, Dolors Comas d'Argemir, catedrática de antropología de la Universidad de Tarragona y diputada de ICV-EA, demanda a los organizadores del Fórum un cambio de rumbo (EL PAÍS, 21-4-04). Al parecer, las circunstancias políticas así lo aconsejan. En la situación anterior las directrices de la reunión se fijaron a través del acuerdo político entre las tres administraciones implicadas, gobernadas por partidos políticos distintos, como todo el mundo sabe. En pura lógica, entonces, al cambio de paisaje político le debería corresponder un cambio equivalente en el diseño intelectual de las actividades que se desarrollarán, hasta llegar al del mismo concepto de cultura que se desprende de las confusas informaciones que el común de los ciudadanos recibe. En opinión de Comas d'Argemir, la línea pactada por las anteriores administraciones condujo a una idea de cultura que excluye a la política como uno de sus componentes fundamentales, con lo que la "festivalización" étnica en la presentación de las culturas del mundo se convierte en inevitable. De este modo, la contribución de un esfuerzo tan grandioso a la causa de la paz en el mundo y a la superación de las desigualdades será, sin duda, muy escasa, por no decir irrelevante. En consecuencia, la Declaración de Barcelona que se aprobará como resultado de las discusiones de este próximo verano resultará descafeinada y perfectamente inútil. Así será, con toda probabilidad, si no se corrige pronto el rumbo y se rectifica el diseño intelectual de las actividades programadas. La misma idea de cultura con la que el actual Fórum trabaja deberá ser corregida para equilibrar el binomio entre aquellos elementos escogidos para presentar las culturas del mundo y la política planetaria que las influye y rige.