Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Seinfeld en el retiro dorado

Tras dos décadas viviendo de las rentas, el cómico reaparece con un monólogo en que alardea de que no tenía necesidad de hacerlo

Jerry Seinfeld, en el programa especial '23 Hours to Kill', de Netflix. En vídeo, tráiler del monólogo.

En un momento de El último baile, el documental sobre Michael Jordan, el mejor baloncestista de la historia recibe a Jerry Seinfeld y se tratan de tú a tú, como dos de las grandes estrellas de su época, los noventa. Jordan se retiró (dos veces) cuando ya había ganado todo, y su marca es hoy un filón. Sin llegar a ese estatus de mito, Seinfeld tocó la gloria con la serie (creada con Larry David) que lleva su nombre y en la que hace de sí mismo. Tras nueve temporadas, en 1998 pensó que cómo iba a mejorar eso y pasó a vivir de las rentas (670 millones de dólares, según Forbes).

Netflix ha pagado otra fortuna (unos 500 millones de dólares) por los derechos de Seinfeld, que tenía Amazon, a partir de 2021. Se desquita así de la pérdida ante Warner-HBO de los de Friends, el otro icono noventero. Comedias de amigos burgueses-bohemios neoyorquinos las dos, Seinfeld no es tierna y entrañable como Friends, sino mordaz, porque ahonda más en el lado miserable de sus personajes.

Más información
Liv Lisa Fries, en una escena de la tercera , temporada de 'Babylon Berlin'
‘Babylon Berlin’, las ciudades del pecado
Escena de la película 'Cuties' (en francés 'Mignonnes'), de la directora Maïmouna Doucouré.
Las niñas perrean

El humorista llevaba dos décadas en barbecho, salvo proyectos menores, cuando en 2017 lo fichó Netflix (otro pastón: 10 kilos) para filmar el especial Jerry Before Seinfeld y llevar a su catálogo Comedians in Cars Getting Coffee, serie de miniepisodios en los que charla con colegas (y con Obama). Y, lo último, el monólogo 23 Hours to Kill, en el que Seinfeld sigue siendo el mismo, quizás demasiado porque repite viejos chistes.

Un paréntesis en su retiro dorado, del que alardea sin pudor: no necesitaba volver. “Sabéis de sobra que podría estar en cualquier lugar del mundo. Sed sinceros: si estuvierais en mi lugar, ¿os subiríais aquí arriba?”. El especial funciona, pero no tanto como la serie, que envejece muy bien: entonces Jerry era igual de cínico pero no iba de sobrado. Claro que él nunca pretendió caernos bien, sino hurgar en lo peor de nosotros.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en Ya y trabajó una década para Diario 16. Ha sido director de Cinco Días y de Tribuna de Salamanca. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, de Babelia y de la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS