Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

80 millones de espectadores ven el final de "Seinfeld" en EEUU

Un país cuya historia reciente se define tanto por la televisión como por cualquier otra cosa vivió el jueves la más importante experiencia colectiva catódica de esta década: el episodio final de la serie Seinfeld fue visto por cerca de 80 millones de personas, una tercera parte de la población de Estados Unidos. Seinfeld llevaba nueve años en antena en la cadena NBC, casi siempre en el primer puesto de audiencia tras sustituir a Cheers, y definiendo una nueva era de la telecomedia. En su última noche también batió récords de publicidad, al ingresar 260 millones de pesetas por cada anuncio de 30 segundos durante la emisión.

A pesar de este récord, el programa más visto nunca en EEUU sigue siendo el último capítulo de la telecomedia bélica M*A*S*H*, que tuvo una audiencia de 105 millones en 1983. Pero era otra época, antes de la dispersión creada por el cable y el satélite. Seinfeld, favorita de la crítica y la audiencia desde su estreno, en 1989, es un fenómeno inseparable de la sociedad estadounidense en esta década, ligado al renacimiento urbano y económico de Nueva York (donde se desarrolla la acción, aunque está rodada en Hollywood).A medida que se acercaba la noche de despedida, Seinfeld ha sido el tema recurrente de toda la prensa de EEUU, abordado desde perspectivas culturales, financieras y psicológicas. Y a propósito de puntos de vista, un episodio reciente de Seinfeld ha ocasionado cierto revuelo. Un personaje quema por error y pisotea una bandera de Puerto Rico como parte de un gag. Algunas organizaciones puertorriqueñas protestaron, y en la noche del jueves, un grupo de personas repitió las quejas ante la sede de la NBC en Nueva York y a las puertas de un restaurante donde se celebraba una fiesta de despedida de la serie.

Estreno en Canal+

Lo insólito de esta serie es que fue creada por dos judíos neoyorquinos iluminados, el comediante Jerry Seinfeld y el guionista Larry David, sobre el absurdo de la vida urbana, sin humor blanco ni sentimentalismo familiar. Con argumentos obsesionados con lo baladí (se llamó un "show sobre la nada"), lanzaron su oferta a la gran América y ésta tragó gustosamente. En España, Seinfeld empezará a emitirse el 29 de junio por Canal+.Sus cuatro protagonistas (Michael Richards, Jason Alexander y Julia Louis Dreyfuss, aparte del propio Seinfeld) han sido los personajes más cotizados de la televisión de EEUU. No son personajes universales ni especialmente entrañables, sino más bien hipocondriacos en la tradición de Woody Allen.

El último episodio de Seinfeld, mantenido en absoluto secreto hasta su emisión, jugueteó con los rumores que habían circulado en EEUU recientemente: que los personajes se iban a Los Ángeles a protagonizar una telecomedia sobre sí mismos o que morían en un accidente. La broma final fue que acaban en la cárcel después de un juicio por no ayudar a la víctima de un robo, proceso durante el cual sale a la luz el egoísmo y la total incorrección política de la que han hecho gala en 168 episodios. El episodio final se vivió intensamente en bares y cafeterías de todo el país, fiestas privadas y espacios públicos como el Times Square de Nueva York.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de mayo de 1998

Más información

  • Protestas de la comunidad hispana por un episodio reciente