Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MWC

La tecnología móvil ocupa el coche

Las empresas del motor enseñan sus iniciativas de movilidad y conectividad en Barcelona

Stand de Toyota en el MWC 2018. En vídeo, Huawei utiliza la Inteligencia Artificial para conducir un coche con un móvil. EUROPA PRESS | REUTERS

Un coche autopilotado realiza pruebas de conducción en uno de los pasillos del Mobile World Congress de Barcelona. Otro, manejado a través del móvil, recorre el Camp Nou. Un tercero muestra la integración de la inteligencia artificial en los vehículos y otro más pone de largo en Barcelona filiales dedicadas a investigación y desarrollo de la movilidad, un negocio que va mucho más allá del coche. Waze, Alexa, Shazam… Aplicaciones nativas del smartphone dan el salto a su integración definitiva en los cuadros de mando de los vehículos. ¿Es el coche el nuevo gadget tecnológico?

El uso de la conectividad en los vehículos apunta a mucho más allá de convertirlos en una mera extensión de los smartphones. Supone los primeros pasos agigantados de una realidad que se acerca, los coches autónomos. En 2020, el 65% de los vehículos que se comercialicen estarán conectados, se comunicarán con la nube, con otras infraestructuras, entre ellos… Y el 5G, la estrella del MWC 2018, será determinante para multiplicar las conexiones entre los automóviles y su rapidez. Mientras tanto, las automovilísticas se hacen fuertes en el MWC de la mano de la tecnología y sus empresas, convertidas ya en sus aliados

Así ha aparecido Huawei en el MWC 2018. El gigante chino se ha convertido en el primer fabricante de móviles del mundo en utilizar un smartphone con inteligencia artificial para conducir un vehículo. Mediante el proyecto RoadReader, la firma ha transformado un Porsche Panamera en un vehículo sin conductor que no solo detecta sino que entiende los estímulos de su alrededor. Esto supone que puede distinguir entre 1.000 objetos diferentes, incluyendo un gato, un perro, una pelota, un niño o una bici.

En una carretera de 200 metros habilitada para la ocasión, Huawei y Porsche han mostrado cerca de donde se celebra la feria de Barcelona cómo la inteligencia artificial que incorpora el teléfono Huawei Mate 10 Pro permite al vehículo maniobrar para evitar esos obstáculos. Algo esencial para avanzar en el coche autónomo. En las pruebas, el vehículo alcanzaba una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora.

También la tecnológica G+D Mobile Security ha creado una solución para replicar y utilizar tarjetas de móvil (eSIM) en automóviles conectados. El proyecto lo están haciendo con BMW y Deutsche Telekom. La propuesta, que también ha contado con la colaboración de Intel y AT&T, permite a los usuarios utilizar el coche como un dispositivo móvil. Al hacer uso de los planes de datos del móvil del usuario, la solución permite recibir y realizar llamadas telefónicas y acceder con su número habitual así como acceder a servicios de información desde el sistema de información y entretenimiento del automóvil. Para hacer uso en el vehículo de su propio plan de datos con toda la información y servicios asociados, el usuario solo tiene que completar un registro basado en eSIM a través de la operadora móvil correspondiente.

En solitario, BMW ha explicado que permitirá abrir y cerrar el vehículo usando un smartphone a partir de julio de este año. La tecnología BMW Digital Key posibilitará que el automóvil sea desbloqueado o cerrado de nuevo con un teléfono móvil. Una vez en el coche, el motor puede arrancarse con la ayuda del Wireless Charging Pad'.

Pero más impresionante es que la compañía ha aprovechado el MWC para mostrar sus avances con la conducción autónoma de nivel 5 (totalmente autopilotado) con un BMW i3, al que se llama a través del móvil y éste se desplaza solo hasta donde está su dueño.

Seat aprovechó su estancia en el MWC 2018 para presentar y poner de largo su nueva filial Xmoba, que agrupa la recién comprada empresa de coche compartido Respiro con la aplicación de pagos Justmoove, recién estrenada y orientada a unificar los pagos en gasolineras, autopistas, aparcamientos o zonas de parking restringido de las ciudades.

Toyota también aporta nuevos usos para el teléfono móvil en el vehículo. La automovilística exhibió la nueva plataforma de conectividad SmartDeviceLink, con la que el conductor puede conectar su smartphone al sistema multimedia del vehículo sin importar el sistema operativo y evitando así su manipulación. Esto es posible gracias a un “acuerdo entre Toyota y Ford para la constitución del SmartDeviceLink Consortium, del que también forman parte Mazda, el Grupo PSA, Fuji Heavy Industries (Subaru) y Suzuki Motor Corporation, además de proveedores como Elektrobit, Luxoft y Xevo”. También permite bloquear aquellas apps del smartphone que puedan afectar negativamente a la seguridad durante la conducción.

Por su parte, Mercedes-Benz presentó sus aplicaciones de inteligencia artificial a los sistemas de infoentretenimiento MBUX con inteligencia artificial, que se estrenará en la nueva Clase A, en primavera de 2018. El director de Estrategia de Daimler y Mercedes-Benz, Wilko Stark, afirmó que, desde hace mucho tiempo, Daimler ha hecho que la “transformación digital sea un componente central de la estrategia corporativa de la entidad”.

Vinculado también con los coches, Worldline y la petrolera Total han presentado en el MWC una solución de pago digital para estaciones de servicio. El usuario puede pagar el combustible sin salir del vehículo. Al llegar a la gasolinera, el cliente puede también repostar activando el surtidor desde el móvil, almacenar el recibo digitalizado de la transacción y gestionar descuentos o puntos obtenidos con la compra.

Más información