Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

FF 91 de Faraday: el coche eléctrico que quiere competir con Tesla

La compañía presenta en la feria de Las Vegas un vehículo de alta gama que llegará al consumidor en 2019

Nick Sampson, director de ingeniería de Faraday, desvela el modelo FF91. En vídeo, presentación del coche

Todo un pabellón completo de medios y posibles compradores, en su mayoría asiáticos, fue la puesta en escena de Faraday, la empresa fabricante de coches con sede en Gardena, en las afueras de Los Ángeles. Con su FF 91 quiere competir con Tesla. No lo tienen fácil. Ni por pulmón económico, ni por tecnología. Pero la realidad no les quita las ganas de participar del coche del futuro. Faraday mostró un coche eléctrico cuyo precio se desconoce pero pide 5.000 dólares por la reserva inicial.

Nick Sampson, vicepresidente de Investigación e ingeniería, fue el responsable de mostrar su visión del coche o, en sus palabras, “el comienzo de una nueva era”. Hace un año se presentaron en este mismo evento, CES, la mayor feria de electrónica de consumo que se celebra en Las Vegas, con un prototipo. Hace dos y medio, nacieron. Ya cuentan con 1.400 empleados en 36 países. En este tiempo han registrado 1.940 patentes.

El directivo clamó contra el mismo enemigo al que dispara Tesla: la congestión en las ciudades, la contaminación y los accidentes. El discurso sonó novedoso pero es lo mismo que defiende Elon Musk, el fundador de Tesla. En lo que sí se diferencia es en un antropocentrismo que sonó más a discurso de marketing que a filosofía real.

FF91 será el primer modelo de Faraday, o la “nueva especie”, como preferían decir. Contará con una conectividad mejorada que le permitirá mostrar en directo lo que se tiene alrededor en el televisor de casa o el móvil. Cualquier pasajero tendrá acceso a su propio mundo multimedia.

El FF 91 durante la presentación.
El FF 91 durante la presentación. AFP

En la presentación de uno de los coches que va a marcar el año tomaron la palabra diferentes directivos de la empresa. Entre ellos, Hong Bae, responsable del sistema de conducción autónoma. Explicó cómo el nuevo modelo mejora a medida que se usa. “Nuestro coche inteligente aprenderá de ti. Te reconocerá, para empezar, pero también sabrá cómo quieres el asiento o a dónde sueles ir, si hace buen tiempo, incluso si estás cansado”, proclamó sin dar detalles técnicos en profundidad de cómo lo harán posible. Tan solo dijo que cuentan con dos cámaras más que el Tesla más avanzado.

Sí han marcado un hito en la interacción entre coche y humano. Como ya sucede con Siri, de Apple, o Alexa de Amazon, se podrán dar órdenes de voz. El coche mantendrá conversaciones. En ese momento, hasta el alcalde de Las Vegas, acompañado del sheriff, se acordaron de El coche fantástico. Remarcaron el logro de una licencia para usar el coche sin conductor en California, algo que Uber no contempló y tuvo que abandonar el estado hace solo dos semanas.

Otra diferencia con Tesla es el sistema de recarga. Se podrá cargar en casa. Una manera de hacerlo más popular es, precisamente, conseguir que funcione con casi cualquier enchufe, de manera rápida, sin tener que esperar. En una hora consigue autonomía aproximada para 500 millas. Cada carga permite el equivalente a 700 kilómetros, una cifra muy cercana a la de los vehículos con motor de carburante.

Aspectos diferenciales del Faraday FF 91 sobre el Tesla S

A pesar de la supuesta preocupación por la ecología y las generaciones venideras, el foco se puso en sus caballos y cómo esta potencia se traduce en velocidad. El fabricante mostró su rendimiento frente a un Bentley, Ferrari y los modelos S y X de Tesla, a los que también batió según sus propios datos. En 2,39 segundos pasa de 0 a 100 kilómetros por hora.

Nuestro coche inteligente aprenderá de ti. Te reconocerá, para empezar, pero también sabrá cómo quieres el asiento o a dónde sueles ir, si hace buen tiempo, incluso si estás cansado

Richard Kim, responsable de diseño, llegó al escenario entre grititos de fans, como si fuese una estrella del rock. “No quería diseñar un coche, sino una marca, con sus procesos, sus símbolos y el vehículo, claro. Pero lo que queremos es diseñar el futuro”, presumió.

Cerró YT Jia, fundador y consejero delegado de LeEco, una de las firmas más de moda en Silicon Valley, a pesar de estar basada en China. Jia se esforzó en remarcar un mensaje, que su coche no es una anécdota, sino parte de una visión global. Ahora mismo su firma fabrica televisores, móviles y también bicicletas.

El sistema de compra riza el rizo. Primero se le pide al potencial cliente que entre en la web FF.com y se cree un perfil. Después, que deposite 5.000 dólares para tener derecho a estar en la lista de compra prioritaria, cuyo acceso se abrirá en marzo. Será entonces cuando prometieron más detalles en un evento que tendrá lugar en Los Ángeles. Los primeros coches llegarán a las carreteras en 2019. Un plazo quizá demasiado largo para la expectación creada.

“Vamos a conseguir lo imposible. Estamos contra los pesimistas”, remarcó Sampson, que nunca llegó a decir el precio final del vehículo, el sistema de mantenimiento, requerimientos legales o cualquier detalle que un consumidor consciente pediría al fabricante de un coche. La carrera para hacer del coche eléctrico un objeto de uso común ya está en marcha.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información