Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google Music llega a España

El servicio que compite con Spotify se integra en Google Play en todos los países europeos

Google Music.
Google Music.

De momento sale solo para móviles Android, que por algo es su sistema operativo, y ordenadores a través del navegador. Google quiere completar la oferta de ocio que le faltaba. Contaban con aplicaciones, juegos, libros y películas. Ahora también tiene su propio servicio de música por suscripción.

El diseño es austero, algo que si se quiere, se puede interpretar como sencillo de usar. Entre sus ventajas se encuentra que funciona en todo el mundo. Una vez que el usuario está dado de alta porque el servicio funciona en su país, la cuenta se asocia a su tarjeta de crédito en lugar de tomar como referencia el lugar de conexión.

Los precios no se diferencian mucho de los de su competencia. En el lateral izquierdo aparece el menú: “Escuchar ahora”, “Mi música”, “Mixes instantáneos” y “Tienda”. Debajo, las listas automáticas: “En cola”, “Me gusta”, “Añadidas recientemente”, “Gratuitas y compradas”, “Compartidas conmigo” y “Google Play te recomienda”. El resto de la pantalla del navegador, dos tercios del total, cede todo el protagonismo al artista.

El precio es de 9,99 euros, exactamente igual que Spotify. ¿En qué se diferencia? Al margen de gustos, Spotify está pensado para compartir y descubrir. A partir de su integración con Facebook han ganado la batalla social. Además, cuentan con el apoyo de los artistas que promueven sus páginas con eventos, canciones exclusivas y lanzamientos prioritarios. Google ha llegado a acuerdos con las discográficas, pero aún no tiene ese conocimiento del usuario amante de la música.

A su favor hay que decir que, al igual que hace Apple cuando deja subir música ya almacenada en el iTunes de cada cual a través de iCloud, aquí se integra con Drive (su nube) para blanquear las descargas previas. No cuestiona la procedencia de los archivos en MP3, los integra en el perfil de cada usuario y se lava las manos. El servicio gratuito permite hasta 20.000 canciones, una medida bastante generosa. Los abonados de pago pueden emplear el servicio sin conexión y con audición ilimitada del catálogo. Eso sí, solo en un aparato a la vez. Si Google Music está activado en el móvil, se desconectará de la tableta. De momento, solo funciona en aparatos con sistema Android.

No hay plazos para su estreno en iOS, el sistema operativo de Apple para iPad e iPhone, aunque se sigue esperando una oferta similar por parte de la empresa de la manzana. iTunes, una de sus minas de oro, mantiene el sistema de cobrar por canción. De hecho fue parte de su éxito, 99 centavos por título. Más sencillo, cómodo y razonable que dar vueltas y vueltas por la Red para piratear una canción de moda. Sin embargo, les falta adaptación a los tiempos. Cada vez se consume menos por canción y más por suscripción. Spotify ha conseguido convertirse en el Netflix de la música: tarifa plana y escucha ilimitada. Se paga por el servicio en lugar de por el archivo. Google también lo ha interpretado así.

Amazon, en cambio, cobra por canción y ofrece almacenamiento de 250 canciones gratis ampliables a 25.000 por 25 euros al año. Su fuerte está en la conjunción del mundo analógico y digital. Cuando se compra un CD o un vinilo, automáticamente se añade a la cuenta digital del consumidor la versión en MP3. Como en este caso sí permite la descarga, no hay problema para añadirlo a Google Music y tenerlo en la colección. En este sentido, Amazon también ofrece una mezcla entre blanqueo y compra. No es restrictiva, pero sí muestra que pagando las cosas ‘funcionan mejor’.

La primera sensación de Google Music es algo pobre. Si no se tienen más amigos en Google+ que ya usen el servicio hay poco que hacer. Algo que se irá diluyendo a medida que se descubra el servicio. Los aficionados pueden crear sus listas y compartirlas en abierto. Cada canción incluye el botón de compartir, tanto la canción como el vídeo de YouTube, pero solo se integra con Google+. No hay ni Facebook, ni Twitter, mucho más populares.

Entre lo positivo está la creación de radio a medida, sumando lo que ya tiene el usuario más lo que sugiere el motor de Google basándose en su gusto. Como no podía ser de otro modo, el buscador es brillante: por intérprete, álbum, título de la canción... En eso es imbatible.

Fe de errores

Google tenía previsto poner en marcha su servicio en España el 1 de agosto, pero diversas circunstancias referidas a los acuerdos con discográficas han retrasado la puesta en marcha sine die, según un portavoz de la compalñía.