Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primeras impresiones: mucho Android y poco Glass

Google inicia hoy la conferencia de desarrolladores, que este año va más de servicios que de aparatos

Organizando la cola con Google Glass.
Organizando la cola con Google Glass.

Las colas comienzan un día antes. Hay que recoger la acreditación pronto, aunque no evita el madrugón, hay que estar antes de las ocho de la mañana para tomar sitio para la conferencia I/O Google, y esperar sorpresas. El año pasado el cofundador de la empresa, Sergey Brin, llegó al auditorio saltando desde un helicóptero. Así fue la presentación de Google Glass, las gafas que este año centran la atención a tenor del interés que desprenden, pero también de las sesiones que se dedican para incentivar el desarrollo de aplicaciones. Parecen ciencia ficción, tanto como los coches que ya funcionan sin conductor en los alrededores de su campus.

Google I/O -que comienza hoy miércoles a las 10 de la mañana hora local-  es un encuentro pensado para aquellos que quieren crear programas enfocados en aparatos y servicios del gigante de Mountain View. Además, es cierto, hay una parte entre lúdica, folklórica y festivalera, un aire de celebración de hasta dónde ha llegado la empresa que crearon dos estudiantes de Stanford. Quienes quieran seguirla en directo desde sus ordenadores, ésta es su dirección: https://developers.google.com/events/io/io-live.

Entre lo más esperado se encuentra una versión de los mapas renovada y con carga más rápida

Entre lo esperado se encuentra un servicio de música para plantar cara a Spotify, también una nueva zona de juegos dentro de Android. El hecho de contar con un mostrador dedicado a los jugadores de Ingress para acreditarse puede ser una pista. Es posible que haya una apuesta firme por los videojuegos en móviles y tabletas. Esto encajaría con los planes de Nvidia con Shield, una consola portátil con Android como núcleo central.

También, horas antes del evento, comienza a dejarse ver un remozado de su tienda de aplicaciones y contenido Google Play. Entre lo más esperado está una versión de los mapas renovada y con carga más rápida. No está claro si habrá Android 4.3, que sería un mejora relativa, o directamente 5.0, con la esperada Key Lime Pie. Nombres extraños, pero que no son más que una serie de postres con los que a Google le gusta bautizar cada renovación de Android.

Primeras impresiones: mucho Android y poco Glass

Otra preocupación de Google que podría verse cubierta es la mensajería. Tienen Gtalk, muy bien integrado en su correo, pero algo peor en los móviles. Con WhatsApp pisando fuerte, Babel se supone que será su herramienta definitiva tanto para trabajar en grupo como para estar en contacto al margen de la plataforma con familia y amigos.

Sobre hardware solo hay rumores. Lo más probable es que se renueve su teléfono Nexus 4, pero no queda claro si será un terminal de LG, como el actual, o de Motorola, cuya adquisición todavía no ha dado frutos. El año pasado presentaron Q, una especie de complemento para el salón, que no llegó a comercializarse y pronto quedó tirado en el arroyo del olvido.

El hogar junto con las redes sociales son las asignaturas pendientes. Google+, aunque con mejoras constantes, no termina de captar la atención de los usuarios frente a Facebook y Twitter.