Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Roadrunner’ muere tras cinco años de vida

Fue la primera en superar la barrera de las mil billones de operaciones por segundo

‘Roadrunner’ muere tras cinco años de vida

¿Hay alguien que se jubile antes que un empleado del Santander? Sí, Roadrunner. Cinco años han sido suficientes para la retirada de Miss Supercomputadora 2008. Su pase a las clases pasivas es, en este caso, un eufemismo. Tras haber servido con eficiencia, fidelidad y productividad al ritmo de mil billones de operaciones por segundo (más de las que realizará nunca el asesor fiscal de Bárcenas), será desguazada este mes en el Laboratorio Nacional de Los Álamos.

Roadrunner, el correcaminos, fue creada por IBM, líder absoluto en cuestión de supercomputadoras. Costó unos 75 millones de euros, pero a cambio su nombre quedó grabado en la historia al conseguir pasar por primera vez de los mil billones de operaciones por segundo. Un día de trabajo de Roadrunner equivalía al que podría hacer durante 46 años toda la población de la Tierra (6.000 millones) con un ordenador que calculara una operación por segundo.

De nada le ha valido; el último día de marzo, apenas con cinco años de edad, el Laboratorio Nacional de Los Álamos (Nuevo México) la ha relevado de su funciones. Cielito, creada por Cray, asumirá sus funciones. Cielito ocupa menos espacio y costó menos (35 millones de euros); pero realiza las mismas operaciones y con más gasto energético. ¿Por qué jubilan a Correcaminos?.

"Que se retire a los cinco años una supercompurtadora es normal; pero jamás ha ocurrido que se releve siendo la 22ª del mundo", explica Mateo Valero, director del Centro de Supercomputación de Barcelona. "En cinco años estas máquinas dejan de ser rentables por la electricidad que gastan y por gasto de mantenimiento". En su centro trabaja MareNostrum. "En 2006 fue la quinta del mundo, en 2011 desapareció del Top500. La velocidad de una supercomutadora se multiplica por mil cada diez años". Desde el año pasado tienen a Marenostrum 2.

En cinco años estas máquinas dejan de ser rentables por la electricidad que gastan y por su caro mantenimiento

A parte de su velocidad, Roadrunner significó en su tiempo una revolución en el diseño de las supercomputadoras, pese a lo cual necesitaba 92 kilómetros de fibra óptica, 288 refrigeradores y 12.000 versiones modificadas del procesador originariamente designado para las consolas PlayStation 3 de Sony.

"Estrenó la llamada arquitectura híbrida", explica Pere Albert, experto en supercomputación de IBM. "Procesadores genéricos más procesadores especializados, con lo que se consigue mayor velocidad y menor consumo". Si en 2008 su eficiencia energética era de  437 millones de operaciones por vatio, hoy los top 10 andan por las 2.500 millones.

Pero la edad, ni el Alzheimer, perdona. Si en 2010, Correcaminos había bajado a la séptima posición por velocidad, tres puestos por delante de Cielito, dos años después, en noviembre pasado, ocupaba la 22ª posición y, lo que es peor, adelantada en cuatro posiciones por Cielito, que había sufrido una operación de estética para ponerse al día en cuestión de memoria y procesamiento.

Toda la investigación científica se hace hoy en ordenadores. El avance de la humanidad depende de las supercomputadoras

"El relevo de Roadrunner se debe a razones ajenas a su rendimiento", explica Valero. "La primera es que se construyó con los chips Cell, los de la Play 3, que son muy difíciles de programar, y en segundo lugar que el Laboratorio tiene mucho dinero para comprar nuevas máquinas. La jubilada es más rápida que la nuestra, pero lo mejor que se puede hacer con ella es venderla a piecitas como souvenirs". En ese Laboratorio de Los Álamos, financiado por el Gobierno de Estados Unidos, se simulan los misiles nucleares, pero también pruebas sobre astronomía, el cambio climático o el genoma humano.

"Toda la investigación científica se hace hoy en ordenadores. El avance de la humanidad depende de las supercomputadoras", dice Albert. "Y las F 1 de la computación apenas aguantan un año al máximo nivel; sin embargo en los últimos tiempos, IBM ha apostado, más que por la velocidad, por la eficiencia energética, el volumen de cálculo y la gestión de toda la instalación".

Descanse en paz Correcaminos, la primera que llegó al petaflop. ¡Vivan Titan y Sequoia! hoy, ahora, las más rápidas (17 petaflops, 17.000 billones de operaciones por segundo). Un visto y no visto.