Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BATALLA DEL CANON

El canon digital sobrevivirá a la 'enmienda Guillot'

La propuesta para acabar con la tasa no supondrá su eliminación aunque logre la aprobación del Congreso

Pase lo que pase el próximo jueves en el Congreso el canon digital empezará a aplicarse a mediados de enero de 2008 en los términos anunciados ayer por el Gobierno. La enmienda presentada en el Senado por Jordi Guillot, miembro del Grupo Parlamentario Entesa Catalana de Progrés, y aprobada gracias a los votos del Partido Popular, no tendrá un efecto inmediato aunque salga adelante ya que su ratificación pondría en marcha un largo proceso legislativo.

Concretamente, la famosa enmienda 39 a la Ley de Impulso de la Sociedad de la Información (LISI) insta al Gobierno a presentar un proyecto de ley en el plazo de un año "eliminando el llamado Canon Digital y proponiendo alternativas consensuadas con el sector para la salvaguarda de los derechos de autor y de la Propiedad Intelectual".

"La aceptación de la enmienda sólo implica un llamamiento al gobierno para que modifique una parte de una ley. Y en marzo, los españoles están llamados a las urnas. Por lo tanto, el ejecutivo que salga de las próximas elecciones podría, por ejemplo, retirar la Ley de Propiedad Intelectual [LPI]", asegura Carlos Sánchez Almeida, del Bufet Almeida, quien opina que el canon por copia privada no va a desaparecer ya que viene impuesto por una directiva europea.

"Todo esto es una tormenta en un vaso de agua", asegura el senador socialista Felix Lavilla, quien insiste en que la enmienda no supone la desaparición del canon, si no que llama a una negociación entre las partes que puede extenderse en el tiempo. Lavilla cree que se está haciendo "demagogia" con esta cuestión, especialmente por parte del Partido Popular a quien acusa de mantener una postura electoralista.

Cambio de rumbo del PP

Lavilla, además, recuerda que el PP nunca se había posicionado en contra del canon; ni durante su mandato, cuando se aprobó la directiva europea 2001/29/CE por la que se establece la compensación por copia privada, ni cuando se reformó la LPI de junio de 2006, que la instauró en nuestra legislación.

"Es cierto que nosotros no habríamos presentado una enmienda similar, pero al tener delante esta oportunidad no pudimos votar que no", explica Jose Luis Ayllon, secretario de Comunicación del PP, quien asegura que en los últimos meses se ha producido en su partido un gran debate en torno al canon digital en el que se ha reflejado un claro desacuerdo sobre cómo se está aplicando esta medida.

En conversación con ELPAÍS.com Ayllón asegura que el PP va a incluir su nueva postura frente al canon en su programa electoral. Su propuesta, asegura, irá en la línea de la 'enmienda Guillot' y propondrá crear un sistema que sea capaz de proteger a los creadores sin poner freno al desarrollo de las nuevas tecnologías. "Se está defendiendo a un sector concreto", denuncia Ayllon, quien opina que el PSOE sobreprotege a los agentes culturales.

En cualquier caso, el canon digital (en cualquiera de sus vertientes) es inevitable ya que la mencionada directiva europea insta a los países miembros a compensar a los autores por el derecho que tienen los usuarios a la copia privada (lo que explica que Reino Unido no lo contemple, pues no reconoce tal derecho). Con su puesta en marcha, España se une a otros países europeos que ya han legislado la tasa, como Francia, Alemania, Italia, Suiza, Suecia, Austria, Bélgica, Croacia, Chequia, Dinamarca, Finlandia, Hungría, Islandia, Letonia, Lituania, Países Bajos, Noruega, Polonia, Eslovaquia y Eslovenia.

Una tramitación extraña

La 'enmienda Guillot' ha vivido una tramitación inusual en el Senado. El Grupo Entesa Catalana de Progrés presentó en la Cámara Alta una serie de enmiendas a la Ley de Impulso de la Sociedad de la Información (LISI). Una de ellas, la número 39 defendida por el senador Jordi Guillot, instaba al Gobierno a presentar en el plazo de un año un proyecto de ley que modicara el artículo 25 de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI), donde se regula la compensación a los creadores por la copia privada.
Dicha enmienda fue aprobada en Comisión con un voto a favor y 24 abstenciones; no obstante, una vez en el Pleno, y cuando fue votada en solitario, la 'enmienda Guillot' fue rechazada por 132 votos en contra y 105 a favor.
Sin embargo, en virtud del trámite parlamentario, dicha enmienda fue incluida en el dictamen final del Senado (al haber sido aprobada en Comisión) que debía votarse en conjunto y que sí fue ratificado por el Pleno con los votos favorables del Partido Popular, incluyendo la propia enmienda 39. O la que otorga a Cataluña un dominio territorial de primer nivel (.ct), lo que iguala a la Comunidad Autónoma española con un estado independiente en Internet.
El jueves, cuando se voten en el Congreso las enmiendas del Senado a la LISI, la Cámara Baja deberá aceptarlas o no en bloque, es decir, no se podrán tomar en consideración por separado. De esta manera, si el PSOE quisiera tumbar la 'enmienda Guillot' debería rechazar también las demás enmiendas, lo que incluye las propias. Además, ese día los diputados también deben pronunciarse sobre el veto del Senado a los Presupuestos Generales del Estado; para el abogado Carlos Almeida "es difícil que el Congreso enmiende la plana dos veces en una votación al Senado".
"Lo suyo es que se vote a favor [de las enmiendas del Senado a la LISI] porque, aún siendo favorable a los internautas, no compromete demasiado al Gobierno por los plazos que conlleva la propia enmienda", concluye Almeida.

Más información