Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grokster suspende su actividad tras alcanzar un acuerdo con las discográficas

La compañía, dedicada al intercambio de archivos en redes P2P, dejará de distribuir su 'software' tras el dictamen en su contra del Supremo de EE UU

Una solución que abre "un nuevo capítulo en la historia de la música digital". Así valora Mitch Bainwol, presidente de la asociación que reúne a las discográficas de EE UU, el acuerdo extrajudicial alcanzado con Grokster. La compañía dedicada al intercambio de archivos a través de redes P2P ha aceptado dejar de distribuir su software para cerrar un litigio que se le complicó mucho tras el dictamen en su contra del Tribunal Supremo.

Grokster cerrará su red de intercambio tras ser acusada de violar los derechos de autor. El litigio por esta denuncia, presentada por la RIAA (Asociación de la Industria Discográfica Americana, en sus siglas en inglés), llegó hasta el más alto tribunal de este país, que dictaminó que tanto esta compañía como otras con actividades similares podrían ser responsabilizadas por el uso ilegal que se hiciera de sus productos.

No se trataba de una condena -el Tribunal Supremo devolvió el caso a un órgano judicial inferior para que decidiera-, pero puso las cosas muy difíciles para Grokster, que finalmente ha aceptado pactar la resolución del litigio. Quien hoy acceda a su página web podrá leer una declaración que a los responsables del servicio sin duda les habrá dolido publicar.

"Existen servicios legales para descargar música y películas, pero este no es uno de ellos", puede leerse después de una declaración en la que Grokster dice que el Tribunal Supremo declaró ilegal usar sus servicios para intercambiar contenidos protegidos. Este es el resultado de un acuerdo sorpresa anunciado a última hora de ayer, por el que Grokster se compromete a no participar, directa o indirectamente, en la infracción de los derechos de autor, y a dejar de distribuir su software para redes P2P.

La intención de los ejecutivos de Grokster es poner en marcha 'Grokster 3G', un servicio de tercera generación al que se podrá acceder mediante suscripción. Podría tratarse de un proyecto absolutamente nuevo o de Mashboxx, una compañía dirigida en parte por el ex presidente de Grokster Wayne Rosso. Ésta ha suscrito ya acuerdos con alguna discográfica, como Sony BMG, para distribuir legalmente su música. "Es hora de volver a empezar", señalan responsables de la compañía.