Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las discográficas buscan la ayuda de sus antiguos enemigos

Napster y Grokster han resurgido de las sombras y se alían con la industria para mitigar la piratería

Mientras la industria musical intenta encontrar un futuro en la distribución digital y las nuevas tecnologías, aquellos que consideraban sus enemigos pueden ser sus potenciales salvadores, aunque la salvación en absoluto sea cierta. Shaun Fanning y Wayne Rosso - fundadores de dos sitios que fueron considerados los máximos enemigos de la industria musical, Napster y Grokster, respectivamente, han resurgido de las sombras y están trabajando para modificar el sistema de redes de intercambio de archivos de modo que los usuarios paguen los derechos de autor de las canciones que se descargan.

Para el consejero delegado de Sony BMG, Andy Lack, en cabeza del segundo coloso del mundo de la música y uno de los principales profetas de la industria tecnológica, es una maniobra acertada, aunque no suficiente. "Cuando entré en Sony, Shaun Fanning era todavía una figura con los cuernos y el tridente. Ahora pienso que es un ángel", declaró Lack el viernes durante la conferencia de medios y tecnología de Reuters en París. "La tecnología es amiga de la industria del entretenimiento y en particular de la de la música, pero no es todo lo amiga que debería serlo y de lo que lo será en los próximos años".

Los beneficios de la música digital, impulsados por la popularidad de servicios de música online como iTunes, Napster, Rhapsody y ahora Yahoo Music, son todavía sólo el dos por ciento del total de la industria. Lack cree que sólo a partir del 2009 la música digital podría convertirse en un negocio amplio y con beneficios para las principales compañías.

La industria musical ha reaccionado con lentitud al desafío de las redes de intercambio archivos, y ha pagado el precio, puesto que se estima en centenares de millones de dólares el precio de la piratería online desde que Fanning lanzó Napster en 1998. Ahora su estrategia trata de perseguir legalmente a quienes utilizan los 'peer to peer' y de ofrecer alternativas legales como iTunes, en donde la música se descarga tras haberla pagado.

El software de intercambio archivos de Rosso, Mashboxx, usa la tecnología de la sociedad de Fanning, Snocap, para decidir si las compañías discográficas han registrado como protegida por los derechos de autor una canción particular. Cuando esto sea así, el software podrá imponer limitaciones a las canciones de modo que la casa discográfica pueda permitir su escucha a un nivel de calidad inferior, por ejemplo, o escucharla una sola vez, antes de ser adquirida en su formato protegido.

Snocap tiene acuerdos con cuatro gigantes, Mashboxx está perfeccionando un acuerdo con Sony BMG y está en negociaciones con Warner Music, EMI y Universal Music de Vivendi.