Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ministra de Cultura promete resolver en una semana el problema de la Fábrica de Tapices

En una semana llegará la solución. Eso, al menos, es lo que prometió ayer la ministra de Cultura, Esperanza Aguirre, después de visitar la Real Fábrica de Tapices y entrevistarse con los responsables de su gestión. Aguirre anunció que Patrimonio Nacional, el Gobierno regional y el Ayuntamiento de Madrid colaborarán para crear una "entidad jurídica" que pueda salvar a la institución de una crisis que parece la definitiva. "275 años de historia no pueden desaparecer por un problema económico menor", les tranquilizó Aguirre. Este problema parte de, además de una deuda con los bancos, 30 millones que reclaman los trabajadores, en huelga y encerrados desde hace una semana.

La Real Fábrica de Tapices agoniza entre deudas, denuncias y la indiferencia de Ias instituciones

Los cristales que faltan han sido sustituidos, por plásticos mugrientos, las ventanas de madera podrida no encajan, la suciedad invade los suelos y unos trapos rotos colgados en los huecos de las ventanas intentan paliar el efecto inclemente del sol. Parece un antro abandonado, pero es el taller de tejedores de la Real Fábrica de Tapices, con 275 años de antiguedad a sus espaldas y única de sus características en el mundo. Endeudada con los bancos denunciada por sus 42 trabajadores encerrados por el impago de salarlos, y un sólo aprendiz que garantice la continuidad del oficio, la fábrica donde Goya trabajó durante 17 años vive su enésima crisis e supervivencia, que, según su propietario y director, Livinio Stuyck, es la definitiva".