Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El clima

Fijémonos en las tormentosas protestas y las exigencias más o menos justificadas que han desatado los Presupuestos Generales de Estado. Aguas turbias en un cauce seco y sin recursos