Bienvenidos a ‘Americanas’, nuestro nuevo boletín sobre feminismo

EL PAÍS América envía cada domingo un correo para compartir ideas sobre feminismo e historias con enfoque de género en una región donde las mujeres se han puesto al frente de importantes luchas sociales

Fernanda Castro

¡Bienvenidos a Americanas! Esta es la primera entrega del nuevo boletín semanal de EL PAÍS América sobre feminismo. Desde nuestra redacción en Ciudad de México, nos presentamos: somos Sally Palomino y Lorena Arroyo. Nosotras estaremos coordinando este canal, pero por aquí pasarán las ideas de muchas otras periodistas. Esta historia se escribirá con los hitos y las luchas de las mujeres de la región. Aquí estaremos para hablar de cuando se rompan techos de cristal o cuando en las calles se vuelva a escuchar “¡Ni Una Menos!”. No siempre estaremos de acuerdo en todo: queremos que este boletín sea lo más diverso posible (tanto como lo es el feminismo) y que sirva para alimentar los debates que están marcando la agenda feminista en todo el continente.

(Si alguien te ha enviado esta newsletter y quieres suscribirte, puedes hacerlo aquí).

Esta semana queremos hablar de una investigación que lideraron nuestras compañeras Isabella Cota y Stephania Corpi que evidencia las nuevas tácticas de la ultraderecha contra el aborto en América. Las revelaciones, a las que las reporteras llegaron tras más de un año de trabajo, dejan al descubierto la tragedia que viven cientos de mujeres cuando buscan ayuda para interrumpir sus embarazos y terminan siendo engañadas para que desistan de su voluntad. Centros afiliados a la organización estadounidense Heartbeat International en Argentina, Colombia, Costa Rica, El Salvador y México usan publicidad engañosa y promesas falsas de adopción para convencer a las mujeres de que no interrumpan sus embarazos. Cinco reporteras y un reportero estuvieron en estos lugares y fueron testigos de lo que se esconde detrás de los supuestos ofrecimientos de ayuda para mujeres, casi siempre pobres y vulnerables.

La embestida de la ultraderecha contra la interrupción del embarazo violenta a las mujeres de América, pero no solo ocurre aquí. Esta semana leímos una historia escrita por nuestra compañera Lucía Franco en la que cuenta cómo se organizan los antiabortistas en España para acosar a las mujeres que no quieren ser madres. Durante 40 días, de 9.00 a 20.00 de la tarde, voluntarios en grupos de entre 3 y 10 personas se agruparon para rezar frente a una clínica acreditada para practicar abortos en Madrid. El propósito era interrumpir el paso de las mujeres que acudían al lugar y bombardearlas con preguntas: “¿Cómo te llamas?”, “¿vas a abortar?”, “¿qué necesitas para no abortar?”, “¿estás segura de lo que vas a hacer?” La maratón fue organizada por 40 Días por la vida, filial española de 40 Days for life, un grupo de presión antiabortista creado en 2004 en Texas. Las mujeres son perseguidas por la justicia —en muchísimos países el aborto sigue siendo un delito—, pero también por los grupos religiosos que quieren poner sus creencias por encima de los derechos humanos.

La lucha por el acceso al aborto seguro es el reclamo permanente de las mujeres en todo el mundo y noticias como la que registramos esta semana en Bolivia nos recuerdan por qué es importante. En ese país, la Iglesia ha impedido la interrupción del embarazo de una niña de 11 años que fue abusada. Aunque la ley permite el aborto en casos de violación, religiosos católicos han convencido a su mamá para que desautorice el procedimiento. Su caso, en lugar de alertar sobre la urgencia de proteger a las niñas y garantizar sus derechos reproductivos, ha quedado reducido a la decisión de la iglesia. Tan solo en 2020, se registraron casi 40.000 embarazos en menores de 18 años en ese país.

Ojalá que en las próximas entregas podamos contarles cómo, a pesar de las dificultades, las mujeres siguen anotándose victorias en el avance hacia el acceso al aborto seguro, libre y gratuito. Esperamos que las historias de niñas a las que obligan a ser madres no sigan siendo noticia.

Estos son nuestros artículos recomendados de la semana:

Entrevista a Olimpia Coral Melo la activista que impulsó la ley contra la ciber violencia sexual y el ciber acoso hoy conocida como la ´Ley Olimpia´ surgió a consecuencia de la difusión de un video íntimo a través de una red social, por parte de la expareja sentimental a forma de venganza, sin su consentimiento, esto en el Estado de Puebla.

La joven que dio nombre a la ley contra el acoso digital en México: "El algoritmo es machista y patriarcal"

Olimpia Coral Melo asegura que el feminismo le salvó la vida luego de tres intentos de suicidio
Boston Mayor-elect Michelle Wu greets supporters at her election night party, Tuesday Nov. 2, 2021, in Boston. Wu defeated fellow City Councilor Annissa Essaibi George in the race. (AP Photo/Josh Reynolds)

La milenial que ha hecho historia al conquistar la alcaldía de Boston

Michelle Wu, hija de inmigrantes taiwaneses de 36 años, es la primera persona que sin ser blanca gana las elecciones para regir la ciudad en 200 años
28/10/2021 - Maria Júlia de Araújo, modelo com síndrome de down é nova embaixadora da L'Oreal. Foto de João Laet / El País

La modelo brasileña con síndrome de Down que se abre paso en las pasarelas

Maju de Araújo se ha convertido en embajadora de L’Oréal, ha pisado pasarelas internacionales y, a sus 19 años, mantiene a su familia trabajando ante las cámaras

Y para despedirnos, unas sugerencias:

➡️ Una mujer para seguir: Francia Márquez

El discurso de la ambientalista colombiana que aspira a la presidencia se ha convertido en una cátedra para las feministas del país. Las encuestadoras ni siquiera incluyen su nombre cuando miden el pulso electoral, pero su mensaje despierta profundas reflexiones. Márquez denuncia la violencia hacia las personas negras porque ha sido víctima del racismo. Habla sobre la independencia de las mujeres y las consecuencias del maltrato porque ha sufrido el machismo. Como aspirante a un cargo político sabe que el camino no es fácil, como nunca nada ha sido para ella. “Creo que este país nunca va a estar preparado para que una mujer negra como yo lidere”, dijo Márquez en una entrevista con la revista Bocas, en la que además recuerda lo difícil que fue en la niñez aceptar su pelo afro, lejos de los estándares de belleza impuestos por la televisión o los reinados.

📺 Una serie: Maid

Maid, traducida en varios países como Las cosas por limpiar. Nos la recomienda la periodista Almudena Barragán. Cuenta la historia de Alex, una joven madre soltera que huye de los malos tratos de su pareja y comienza a limpiar casas para sacar adelante a su hija de tres años. La historia está basada en las memorias de Stephanie Land, Maid: Hard Work, Low Pay, and a Mother’s Will to Survive (La sirvienta: trabajo duro, salario bajo y la voluntad de una madre por sobrevivir), y expone de manera clara el ciclo de violencia que viven miles de mujeres víctimas de malos tratos y las dificultades económicas, sociales y legales que enfrentan para poder alejarse de su agresor. Aunque la historia se desarrolla en Estados Unidos, el relato de abusos y precariedad podría suceder en otros países. La serie es protagonizada por Margaret Qualley (Érase una vez en Hollywood...) y Andie McDowell (Cuatro bodas y un funeral), está disponible en Netflix y ya se ha convertido en uno de los estrenos más vistos de la plataforma en el último mes.

📚 Un libro: Mugre Rosa, de Fernanda Trías

La recomendación nos la hace nuestra corresponsal de Cultura, Camila Osorio. La escritora uruguaya ganó esta semana el premio Sor Juana Inés de la Cruz por esta novela en la que imaginó una ciudad asediada por una enfermedad muy parecida a la covid-19 antes de la pandemia: Frías aprovecha su distopía para empujar a la protagonista a cuestionar la maternidad con frases como esta: “Yo te traje al mundo, decía mi madre, yo te di la vida, e inmediatamente me veía con una gigantesca deuda en las manos, una bolsa invisible de monedas que debería cargar para siempre”. En la novela se encuentran distintas formas de maternar, como explicó Trías en esta entrevista: “La maternidad como una posesión versus la maternidad como un tejido de hilos afectivos. Puede haber muchas figuras maternales, y se podría pensar la maternidad de otra manera, y no como una posesión, que al final es una cosa tan patriarcal”.

🎨 Una ilustradora: Fernanda Castro

La autora de la imagen de esta newsletter es Fernanda Castro, quien también ilustró este especial que hicimos en El País América con motivo del Día de la Mujer. Aquí te lo dejamos por si te lo perdiste: “Las olvidadas de América”, un trabajo que rescata las historias de seis mujeres adelantadas a su tiempo y que abrieron caminos en diferentes ámbitos, pero que fueron relegadas en el relato oficial por haber roto los límites asignados a su género.

📷 La foto: la de Greta Thunberg en Glasgow

Greta Thunberg en Glasgow, donde se celebra la cumbre del clima.
Greta Thunberg en Glasgow, donde se celebra la cumbre del clima.YVES HERMAN (Reuters)

Greta Thunberg: “La COP26 es un fracaso”. La pandemia, entre tantísimas cosas negativas, frenó durante más de un año el movimiento Fridays For Future, los niños y jóvenes que salían a las calles cada viernes para reclamar a los adultos un compromiso real con el medio ambiente. Esta semana, en el marco de la Cumbre del Clima, sus voces se han vuelto a escuchar y Greta Thunberg le ha dicho a los líderes del mundo que sin acciones concretas sus promesas son puro “bla, bla, bla”.

“¿Cuánto llevará a los políticos despertar? La cumbre del clima se ha convertido en un festival de dos semanas para lavar su conciencia, donde todo sigue igual y todo es bla, bla, bla”, dijo ante los miles de manifestantes en Glasgow. La ambientalista sueca no solo es un ejemplo para los jóvenes, también es un referente para el feminismo y su lucha por la justicia climática y la protección del medio ambiente.

¡Muchas gracias por acompañarnos y hasta el próximo domingo! (Si les han enviado esta newsletter y quieren suscribirse para recibirlo en su correo, pueden hacerlo aquí).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS