Pedro Sánchez: “Lo más urgente es realojar a los que están en riesgo de perder su vivienda o que han perdido todo”

La colada que provocó el desalojo de un nuevo barrio se ralentiza, según el gabinete de crisis del volcán

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres (3d); el consejero de Seguridad, Julio Pérez (i), y el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata, este miércoles en La Palma.

Cuarta visita del presidente del Gobierno a La Palma desde que el volcán entró en erupción el pasado 19 de septiembre. Pedro Sánchez destacó el miércoles en rueda de prensa que tanto el Ejecutivo que preside como el canario, el Cabildo de La Palma y los ayuntamientos afectados “están trabajando contra reloj” para que “los palmeros y palmeras tengan la mayor de las certidumbres”. “Más allá de las discrepancias ideológicas”, explicó en la Casa Salazar de Santa Cruz de La Palma, que hay “un objetivo común, que pasa por salvaguardar las vidas, [...], realojar a las personas y abordar la tarea de reconstrucción”. Y sentenció: “Tenemos por delante muchísimo trabajo. La actividad del volcán no cesa y no parece que a lo largo de los próximos días podamos ver una reducción”. En el mismo sentido se ha pronunciado el presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres: “Estamos a merced de este volcán, él dirá cuándo acaba”.

Y, efectivamente, la erupción no da signos de debilitamiento. La portavoz del comité científico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, María José Blanco, explicó en una comparecencia posterior que la emisión de dióxido de azufre supera en la actualidad las 17.000 toneladas diarias, y que “para que se pueda considerar que el fenómeno está retrayéndose, esta cifra debería bajar de las 100 toneladas diarias”.

En su arrollador camino, la lava ocupa ya cerca del 8% del territorio de la isla. Las coladas han destrozado 1.458 edificios, según la actualización publicada el miércoles por Copernicus, el programa de observación de la Tierra de la Unión Europea, que cifra en 656 las hectáreas de terreno cubiertas por el magma. “Tengo que pedirle algo muy difícil a los palmeros y palmeras”, prosiguió Sánchez: “Paciencia, porque no podemos hacer nada hasta que el volcán no pare en su actividad”, más que “atender a lo más urgente, a lo más inmediato, que es realojar a la gente que está en riesgo de perder su vivienda o ya lo ha perdido todo”.

Las últimas horas, en todo caso, han ofrecido un alivio a los casi 800 vecinos del barrio de La Laguna (Los Llanos de Aridane, que fueron evacuados el martes). Este brazo “está perdiendo fuelle”, ha explicado el portavoz del comité director del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, “en relación con la que está más al sur, que se mueve a unos 50 metros hora y es la que mayor empuje presenta”. “Esperamos que pueda llegar a pararse”, subrayó Morcuende, “pero es solo una hipótesis”.

Mientras deja o no de fluir la lava, Sánchez enumeró las distintas líneas de ayuda que han desplegado las administraciones para paliar los efectos de la crisis. En primer lugar, recordó los 10 millones de euros aprobados para la compra urgente de viviendas y bienes de primera necesidad. En segundo lugar, declarar la isla como Zona Gravemente Afectada por una Emergencia de Protección Civil (antigua zona catastrófica), y, por último, un plan de ayudas integral aprobado mediante real decreto, dotado por 214 millones de euros.

El presidente de Canarias anunció por su parte que el Ejecutivo autonómico fijó el miércoles los criterios de baremación para adjudicar a damnificados las primeras 18 viviendas, y explicó que la próxima semana se procederá a la compra de otras 45 y, además, van a trabajar en opciones modulares en distintos emplazamientos de la isla. “La crisis habitacional urgente está resuelta”, anunció Torres. “Estamos haciendo en pocos días lo que normalmente se tarda meses”.

Afectados

El portavoz del Pevolca explicó en su comparecencia posterior que el número de desalojados asciende en la actualidad a unos 6.400. De ellos, 280 han requerido realojo en el hotel que el Gobierno de Canarias ha dispuesto en el municipio de Fuencaliente.

La calidad del aire, por su parte, es “razonablemente buena” y el aeropuerto no solo está operando con normalidad, sino que se espera que el viento del este que va a mandar la ceniza del volcán hacia el oeste va a facilitar los despegues y aterrizajes durante los próximos cuatro días.

El Pevolca, en todo caso, quiso, una jornada más, trasladar un mensaje de tranquilidad. “La isla es segura, prácticamente no tiene problemas, aparte de los derivados por la erupción”. “La vida transcurre con normalidad”, explicó.

Sobre la firma

Guillermo Vega

Jefe de sección de Tecnología y corresponsal en Canarias. Escribe sobre el impacto de la tecnología y sobre lo que pasa en las islas. Trabajó en la Cadena Ser, Cinco Días y fue jefe de EL PAÍS Retina. Licenciado en Ciencias de la Información, diplomado en Traducción e Interpretación y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción