Sánchez anuncia un nuevo plan de ayudas para La Palma de 206 millones

El derrumbe de parte del cono del volcán aumenta la emisión del flujo de lava

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda al titular del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, a su llegada a la sede del Cabildo Insular de La Palma para participar en la reunión del Comité Científico del Pevolca.Foto: MIGUEL CALERO (EFE) | Europa Press
Guillermo Vega
Santa Cruz de La Palma -

Ayudas millonarias para paliar los efectos de un volcán que sigue sin calmarse. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha regresado a la isla por tercera vez para anunciar este domingo que el Consejo de Ministros aprobará el próximo martes un decreto ley que incluirá un “potente paquete de medidas” que se destinará tanto a la reconstrucción de infraestructuras, como al restablecimiento del suministro de agua, así como inversiones en empleo, viviendas, agricultura, turismo y diversos beneficios fiscales. El importe total de estas políticas es de 206 millones de euros. Esta cantidad se suma a los 40 millones que ya ha destinado el Gobierno de Canarias en esta primera fase y los 10,5 millones para viviendas y enseres de primera necesidad aprobados por el Ejecutivo central el pasado martes. Aquel día, el Consejo de Ministros declaró la isla como zona catastrófica. “España está más que nunca con los palmeros y las palmeras”, ha asegurado este domingo el presidente en una comparecencia pública acompañado del presidente canario, Ángel Víctor Torres, y el del Cabildo, Mariano Hernández Zapata.

Han pasado dos semanas desde que empezó la erupción del volcán de Cumbre Vieja. La isla sigue “instalada en la emergencia”, tal y como ha explicado el presidente canario. El volcán sigue plenamente activo, alternando fases estrombolianas (es decir, con violentas explosiones) con otras más efusivas (en las que la emisión de lava más líquida es la nota predominante).

A las 21.00, de hecho, parte del cono se ha derrumbado y ha propiciado un aumento de la salida de lava. Sánchez, horas antes de esa sacudida, ha visitado La Palma por tercera vez desde el pasado 19 de septiembre. El presidente ha remarcado que “aún se desconoce cuándo acabará la erupción del volcán”, por lo que ha pedido “un ejercicio de paciencia” a la población. “Con independencia de cuándo acabe, todas las Administraciones estaremos para abordar la tarea enorme de reconstruir La Palma y ofrecer un horizonte enorme de prosperidad, progreso y tranquilidad”, ha subrayado, al tiempo que se ha esforzado por “trasladar la máxima seguridad y al conjunto de turistas”: “Este es un lugar seguro, donde se puede venir a disfrutar”. “La mejor forma de ayudar a La Palma es tratarnos con normalidad”, ha apuntado en este sentido el presidente del Cabildo. “Que nos visiten, consuman aquí y nos ayuden a reactivar la economía”. Hernández Zapata, a su vez, ha destacado que “todas las personas se encuentran en un alojamiento digno”.

El volcán y la colada emitida se concentra en apenas un 10% del territorio de la isla. A su paso ha arrasado ya 1.074 edificaciones o construcciones, según los datos de Copernicus, el Programa de Observación de la Tierra de la Unión Europea. “Aunque el volcán ha quebrado la esperanza y los sueños de muchas familias”, ha asegurado en este sentido el presidente Torres, “no van a estar solos porque con ellos están todas las Administraciones y la sociedad civil, aunque ahora sean tiempos en los que duermen poco y sufren mucho”.

La lava no solo ha provocado una crisis habitacional. También afecta al corazón productivo de la isla, tanto en daños directos a las producciones de plátanos a causa de la caída de ceniza como indirectos por el abastecimiento, tanto de agua potable como riego. Estos se dan en las distintas poblaciones de los municipios de El Paso y Los Llanos de Aridane, que se encuentran al sur del punto en el que las nuevas coladas cortaron la carretera LP 212 que discurre hacia el sur. El director técnico del comité de crisis (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, ya había explicado el sábado que el magma había roto la última conexión de riego que existía en la localidad de El Remo, que suministraba agua a unas 600 hectáreas de plataneras.

Para paliar la situación, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias y el Consejo Insular de Aguas de La Palma instalarán dos plantas desalinizadoras portátiles en el área de Puerto Naos, que garantizarán un caudal aproximado de 6.000 metros cúbicos diarios, con un coste de dos millones de euros sufragados por el Gobierno de Canarias, según explicó Torres. Además, el ministerio ha ordenado el traslado de un buque cisterna desde la Península que permitirá aumentar de forma sustancial el caudal de agua para riego.

El peso de la industria platanera en la isla es notable. En 2020 La Palma exportó 144.302 toneladas de esta fruta. Eso supone ingresos por unos 135 millones de euros, según datos de Asprocan. A esa cifra habría que añadirle las subvenciones públicas, unos 45 millones el año pasado. Es decir, más de un 11% de la economía isleña de forma directa: 180 millones de euros sobre un PIB de la isla de 1.580 millones (dato de 2018 del Ejecutivo autonómico). Tanto el suministro eléctrico como las conexiones por mar y aire funcionan sin interrupciones.

Viviendas en Tacande Abajo en las cercanías del volcán de Cumbre Vieja.
Viviendas en Tacande Abajo en las cercanías del volcán de Cumbre Vieja.PACO PUENTES (EL PAÍS)

Situación inestable

Los científicos han advertido en innumerables ocasiones de que en este tipo de erupciones son constantes las subidas y bajadas de intensidad, tanto de las explosiones como de las emisiones de lava. La situación es de “gran incertidumbre” y genera “angustia”, según Torres. Las últimas 24 horas han sido fiel reflejo de ese vaivén. Durante el último día, la columna de emisiones de gases y piroclastos se ha quedado a unos tres kilómetros, la mitad del día anterior.

También ha mejorado la calidad del aire con respecto a los niveles de los días anteriores, tal y como ha explicado el director técnico del comité de crisis (Pevolca). Y eso, a pesar de que tanto los vientos procedentes del norte como la llegada de polvo sahariano y la inversión térmica (fenómeno que consiste en que la temperatura del aire aumente a medida que sube de altura en vez de hacerse más fría, como es normal) son “condiciones desfavorables”, según las palabras de Carmen López, responsable nacional de vigilancia volcánica del Instituto Geográfico Nacional (IGN). Estas circunstancias han provocado que en la mañana del domingo hubiese que interrumpir la entrada de los vecinos a algunas localidades de la zona de exclusión y que hubiese que desalojar al personal que estaba tomando datos científicos dentro del perímetro de seguridad y al personal propio de emergencias.

Por el lado contrario, el cono ha aumentado en las últimas horas su actividad explosiva, que se ha traducido en la emisión de bombas volcánicas de gran tamaño que han caído en la base del cono y, lo que resulta más importante, en que no se pueden descartar nuevas bocas en distintos puntos. En torno a las 21.00 se ha derrumbado parte del cono del volcán, lo que ha aumentado aún más la salida de magma. El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcán) ha informado del aumento en el flujo de lava. Además, algunas de las bocas de emisión se ha unido y se ha registrado un incremento de la sismicidad en la zona.

Por ahora son tres los principales puntos de emisión de lava: la propia fisura surgida el 19 de septiembre y otras dos bocas (una de ellas compuesta de otros dos focos) que son las que alimentan tanto la colada primigenia como una segunda que discurre paralela algo más al norte y que ya ha confluido con la primera a la altura de Los Campitos (en Los Llanos de Aridane). La lava del volcán ya ha ganado 28 hectáreas al mar. López ha advertido, un día más, de la existencia de emisiones de vapores de agua y ácido clorhídrico que, sin embargo, se limitan al punto de contacto de la lava con el agua.

Sobre la firma

Guillermo Vega

Corresponsal en Canarias y miembro del equipo de edición del diario. Trabajó en la Cadena Ser, Cinco Días y fue jefe de EL PAÍS Retina y de la sección de Tecnología. Licenciado en Ciencias de la Información, diplomado en Traducción e Interpretación y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS