“No se conoce una etapa de tanta suma de adversidades en la historia de Canarias”

El presidente canario, Ángel Víctor Torres, destaca la lealtad institucional de toda España y promete que la reconstrucción de La Palma “no dejará a nadie atrás”. “Liberaremos lo que sea preciso: no es una cuestión económica”

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, durante la entrevista.
El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, durante la entrevista.PACO PUENTES (EL PAÍS)

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres (Arucas, Gran Canaria, 1966), ha tenido que hacer frente en apenas dos años de mandato a una larga serie de circunstancias adversas: un devastador incendio forestal en su isla natal, la quiebra del turoperador inglés Thomas Cook, el cero turístico causado por la pandemia, el alza del paro y de la pobreza... La erupción del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, supone el último y más llamativo episodio. Asegura, sin embargo, que cuenta con la decisión y el apoyo de todo el Estado para hacerle frente. “Creo que, quizás, lo más duro está por venir”.

Pregunta. Han pasado dos semanas desde la erupción. ¿Cuál es la valoración que hace el Gobierno de Canarias sobre la erupción del volcán y sus efectos en este periodo?

Respuesta. Seguimos en un estado de emergencia. No podemos afirmar que la situación está estabilizada. Este fenómeno es diferente a, por ejemplo, un incendio. En este caso aún estamos en el mientras y hay riesgo de que podamos tener alguna sorpresa desagradable en las próximas semanas. Espero que no.

P. Los frentes que se abren son muchos. Quizás el más urgente sea la crisis habitacional. ¿Cuáles son las medidas palpables que han tomado ya las administraciones en este sentido?

R. Hay fases que van desde la inmediatez hasta el medio y largo plazo. En la primera se encuadra el dar respuesta a las personas que se han quedado sin casa. Para eso, hemos detectado unas 300 que el Gobierno puede comprar. De estas, más de 100 serán adquiridas antes de que acabe el año, algunas incluso en dos semanas. Este es un trabajo ingente, que hay que hacer rápido, que no tiene precedentes y que exige la colaboración y la implicación de cuatro administraciones.

P. Muchos de los afectados han perdido las casas familiares, en las que vivieron sus abuelos y sus familias. ¿Tienen previsto el rechazo al traslado fuera de lo que ha sido su entorno durante años?

R. Sí. De hecho, en mi primera comparecencia tras la erupción expliqué que el Gobierno ya trabajaba en un decreto ley que permitirá la recalificación de suelo para que donde no se permite urbanizar, los vecinos de la zona puedan construir viviendas y mantengan así el arraigo.

P. ¿Cómo va a ser el funcionamiento de la comisión mixta que se ha constituido este viernes para hacer frente a la crisis?

R. La coordinación será del Gobierno de Canarias, junto al de España. Pero hay competencias diversas. Los ayuntamientos las tienen en servicios sociales; el Cabildo las tiene en seguridad; y el Gobierno de Canarias, en vivienda, en el sector primario o en el empleo, que complementaremos con nuestros fondos o los del Gobierno central. Liberaremos los que sean precisos: no es una cuestión económica.

Lo que quizás puede ser más lento es el proceso administrativo. Para ello, hemos tomado decisiones en recursos humanos para dotar la Oficina Única de Atención abierta en pocos días para dar respuesta a quienes hoy están en estado de shock. Hay que ponerse en la piel de quienes han perdido su proyecto de vida. Eso no se puede reparar ni con todo el dinero que se le pueda dar. Por eso creo que, quizás, lo más duro está por venir.

P. Esta erupción no llega a Canarias en el mejor momento. ¿Tienen previsto que pueda impactar aún más a la economía de las islas?

R. El coronavirus no ha provocado más casos en Canarias que en el resto del mundo. Pero la pandemia sí ha afectado sobre todo al turismo. Y Canarias vive del turismo, lo que ha hecho que tengamos mucho más desempleo.

Y, junto a ello, una concatenación de adversidades que, en todo momento, ha puesto a prueba a la sociedad y las administraciones canarias. Como el fenómeno migratorio, que está afectando fundamentalmente a las islas y hace que tengamos tutelados cerca de 3.000 menores no acompañados. Espero que ahora, con la llegada de la temporada alta, el turismo se recupere y podamos remontar nuestro PIB.

No se conoce una etapa de tanta suma de adversidades en la historia de Canarias. De ninguna forma. Y, sin embargo, seguimos resistiendo. Somos ocho islas. Todas estamos con La Palma, y juntas la rescataremos y reconstruiremos. La herida va a quedar abierta para siempre. La Palma no será nunca igual. Pero yo he visto a una sociedad que se enfrenta a esta adversidad no con resignación, sino con entereza. Esta isla, la isla bonita, volverá a serlo. Con un nuevo volcán en su historia.

P. Canarias cuenta con diversas reclamaciones abiertas hacia el Gobierno central, como los citados menores no acompañados o el cumplimiento del Régimen Económico y Fiscal autonómico. ¿Cree que estas peticiones pueden quedar diluidas con las urgencias de la erupción?

R. Las prioridades de la agenda canaria han cambiado de forma obligatoria. Hasta ahora, el punto uno era negociar los presupuestos del año 2022 y que estos recogiesen todo lo que es el fuero canario, el Régimen Económico y Fiscal, nuestros convenios y nuestra singularidad… Pero, por encima de ello, absolutamente está la reconstrucción.

El Gobierno de España está respondiendo y ha respondido. Eso no significa que no haya habido errores, que no hayamos tenido que reclamar la máxima implicación de los ministerios. Pero la relación entre este Gobierno y el de España es fluida, directa. Y hay que reconocer algo indiscutible: ante lo que ha ocurrido hemos tenido el Gobierno de España las 24 horas al lado del de Canarias, del Cabildo y de los ayuntamientos.

Además, ha habido también otras muchas cuestiones que hemos podido cerrar en estos dos años, como poder emplear el superávit, el Plan Integral de Empleo o la disposición especial para Canarias en los ERTE. Habrá quien diga que sigue siendo insuficiente y quien entienda que la única política posible es la del enfrentamiento entre los gobiernos de turno. Yo creo que es todo lo contrario.

P. ¿Cómo valora el papel de la oposición en Canarias?

R. Ha estado a la altura y va a seguir estándolo. El día que vinieron el Rey y el presidente del Gobierno acudimos al acuartelamiento de El Fuerte, donde se alojaban los evacuados. Ahí había pocas personas, pero entre las que estaban había un chico de menos de 50 que tenía un bar en una de las zonas arrasadas. Me acerqué con el presidente del Cabildo, Mariano Hernández Zapata, del Partido Popular. Nos señaló y nos dijo. “Yo soy del PP, pero les pido a ustedes dos que estén unidos”.

Ese mensaje explica lo que nos exige la gente: olvídense de oportunismos políticos o de las elecciones. “Estén con nosotros, ayúdennos”. El Parlamento de Canarias ha estado a la altura, igual que el resto de presidentes autonómicos. No tengo más que palabras de agradecimiento.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Guillermo Vega

Corresponsal en Canarias y miembro del equipo de edición del diario. Trabajó en la Cadena Ser, Cinco Días y fue jefe de EL PAÍS Retina y de la sección de Tecnología. Licenciado en Ciencias de la Información, diplomado en Traducción e Interpretación y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS