El renacer del bosque canario tras el devastador incendio de 2019 fotografiado por los ciudadanos

El proyecto Fénix recopila 3.000 imágenes de vecinos que han documentado la recuperación de una zona natural arrasada por un fuego que consumió 9.800 hectáreas

Antes y después de un incendio en el parque natural de Tamadaba, en Gran Canaria. En vídeo, el proyecto Fénix busca el renacer del bosque canario tras el incendio de 2019.Foto: ATLAS / FÉNIX GRAN CANARIA

En agosto de 2019, un incendio supuestamente provocado por el cableado de media tensión en Gran Canaria quemó a lo largo de casi 20 días 9.800 hectáreas, la gran mayoría de ellas en espacios naturales protegidos. Las llamas entraron en el parque natural de Tamadaba, una zona de alto valor ecológico con 7.500 hectáreas de pino canario consideradas el pulmón de la isla, de las que el fuego abrasó el 32%. Las imágenes de los pinos completamente quemados y el suelo negro permanecen en la retina de los isleños: aquel enorme fuego consumió el 8% de la superficie forestal de la isla y dejó a una población traumatizada.

Más información
Greenville, el pueblo devorado por el incendio que arrasa California
Los incendios en Turquía arrasan 160.000 hectáreas: “Ha sido el infierno, todo se ha quemado”
In English: In Spain’s Canary Islands, citizens document the rebirth of a badly burnt forest

“Los grancanarios veían como la isla se quemaba y se preguntaban cómo podían ayudar”, rememora Roberto Castro. Este ingeniero forestal y otros dos colegas —Diego Cabrera y Víctor de León— identificaron en primer lugar la zona quemada. Luego se les ocurrió implicar a los vecinos para documentar el daño y la futura recuperación del entorno. La situación de la que se partía era demoledora: esqueletos de pinos quemados, el suelo sin ningún resquicio de vegetación y sin animales. Preocupaba sobre todo el sotobosque —las plantas que crecen bajo los pinos— porque el pino canario sobrelleva mejor el fuego y rebrota.

En ese escenario surgió el proyecto Fénix Gran Canaria, una iniciativa de educación forestal que busca que la sociedad participe activamente en el resurgimiento del espacio natural como complemento a las acciones de reforestación. La idea consistió en instalar 16 tótems de madera donde los ciudadanos debían colocar su móvil y realizar una foto, con lo que las imágenes se toman exactamente desde los mismos puntos. Luego, cada usuario debía compartir esa instantánea por redes sociales para comprobar de esa manera cómo evolucionaba la zona.

Imagen por satélite de la zona quemada en el incendio de Gran Canaria.
Imagen por satélite de la zona quemada en el incendio de Gran Canaria.

Los grancanarios respondieron y, a lo largo de este tiempo, Fénix ha conseguido recopilar 3.000 fotos de diferentes momentos, que, además, se han podido seguir en las redes sociales. La recuperación paisajística es asombrosa y donde antes había troncos quemados ahora se puede ver a los pinos reverdecidos y algún matorral. De hecho, ya se ha recuperado paisajísticamente el 80% del terreno chamuscado.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.
Suscríbete

Más complicado es restablecer el ecosistema anterior al incendio, porque “un pinar es mucho más que una extensión de esa especie”, explica Juli Caujapé, director e investigador del Jardín Botánico Viera y Clavijo, perteneciente al Cabildo de Gran Canaria y asociado al CSIC. Son entornos en los que viven otras plantas endémicas de la isla, además de animales y organismos del subsuelo que facilitan que las especies vegetales capten nutrientes. “Eso es lo que falta todavía, se necesitan muchos años para que se restablezcan las relaciones entre insectos, animales y plantas que dotan a los ecosistemas de sostenibilidad”, concreta el investigador. Para ello, es imprescindible restaurar los espacios atendiendo a criterios científicos. En el jardín botánico cuentan con semillas de los endemismos canarios solo por si fuera “estrictamente necesario ayudar a la naturaleza, porque sus tiempos no son los humanos, son mucho más largos”, advierte Caujapé.

Gestión de los bosques

En Fénix están desarrollando la segunda parte del proyecto, “porque los que nos siguen quieren saber más, sobre naturaleza, la isla…”, dice Castro. “Les contamos cómo se está produciendo el rebrote verde 24 meses después del incendio, cómo es el proceso para hacerlo…”, continúa. El experto considera que de esta forma se acerca el conocimiento de la gestión del bosque a todo el mundo.

Uno de los tótems del proyecto Fénix Gran Canaria.
Uno de los tótems del proyecto Fénix Gran Canaria.

En la web del proyecto hablan asimismo de otros fenómenos propios de las islas Canarias, como la lluvia horizontal que traen los vientos alisios o los árboles singulares de la zona. Explican también las características medioambientales canarias o el riesgo de desertificación causado por el cambio climático y la mala gestión del territorio. Visto el éxito de la iniciativa en las redes sociales —afirman tener más de dos millones de visitas— la Consejería de Medio Ambiente autonómica les ha pedido colaborar.

Castro opina que el confinamiento ha ayudado a que los canarios se interesen por el proyecto. “Antes se concebía la cumbre de Gran Canaria como un lugar para ir a comer al campo o pasar el día, pero después del confinamiento se notó que algo está cambiando, la gente quiere saber por qué ese pino está encaramado a una roca o qué formación rocosa están viendo, y nosotros tratamos de explicárselo. Sin perder el criterio técnico, intentamos centrarnos en aquello que te hace pensar, preguntarte y replantearte las cosas”, concluye. El director del Jardín Botánico Viera y Clavijo remata: “La prevención de los incendios pasa por educar a la población, porque el 100% de las causas de ignición en Canarias tienen que ver con el ser humano, bien por descuido o intencionadamente”.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Esther Sánchez

Forma parte del equipo de Clima y Medio Ambiente y con anterioridad del suplemento Tierra. Está especializada en biodiversidad con especial preocupación por los conflictos que afectan a la naturaleza y al desarrollo sostenible. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y ha ejercido gran parte de su carrera profesional en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS