La crisis del coronavirus

Sanidad propone abrir el ocio nocturno hasta las 2.00 en lugares de riesgo medio y bajo

El ministerio pretende consensuar con las comunidades un nuevo semáforo más flexible, pero que mantiene restricciones en interiores hasta que el 70% de la población esté vacunada

Terrazas llenas de gente en la calle Xucla, en el barrio del Raval de Barcelona, el 14 de mayo.
Terrazas llenas de gente en la calle Xucla, en el barrio del Raval de Barcelona, el 14 de mayo.Albert Garcia

El Ministerio de Sanidad pretende llegar a un acuerdo con las comunidades autónomas para establecer unas normas de desescalada comunes durante el verano. Se trata de flexibilizar las restricciones, pero manteniendo algunas en lo que se supone que es la fase final de la epidemia en España, siempre que no haya contratiempos ni sorpresas con las variantes o las vacunas. Estas normas incluyen el cierre del ocio nocturno a las dos de la mañana aunque el riesgo sea bajo, una medida que también se podrá aplicar en las de riesgo medio (por debajo de 150 casos por 100.000 habitantes, entre otros indicadores) siempre que la tendencia sea positiva. En las de riesgo alto y muy alto se sigue proponiendo el cierre.

Se refiere esta propuesta a pubs y discotecas, que sin embargo, no podrían volver a su antiguo uso. Las pistas de baile no se podrían usar como tal, ya que no estarían habilitadas las pistas de baile, donde podría haber sillas y mesas siempre que no se supere un 50% del aforo en riesgo bajo y un tercio, cuando sea medio. Andalucía había sido pionera en volver a abrir el ocio nocturno, y lo hacía hasta las 2.00, tal y como plantea ahora Sanidad. Pero la mayoría de las comunidades obligan a cerrar los establecimientos entre las 22.00 y medianoche, como es el caso, por ejemplo, de Madrid.

Más información

El nuevo borrador de Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de covid-19, cuyo contenido ha sido adelantado por La Voz de Galicia y al que ha tenido acceso EL PAÍS, establece que se sigan manteniendo estas medidas, incluso en los territorios de más baja incidencia, hasta que el 70% de la población esté inmunizada y la población de más de 50 años haya recibido una pauta de vacunación completa.

Se trata de propuestas que se tendrán que discutir todavía en la Comisión de Salud Pública y en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Hasta ahora, una vez terminado el estado de alarma, este tipo de medidas, enmarcadas en el conocido como semáforo de sanidad, han sido siempre recomendaciones, no normas de obligado cumplimiento.

Respecto a hostelería y restauración Sanidad propone que el aforo permitido será de 50% en interior, que se podrá incrementar en un 10% si se aplican medidas de control de riesgos que garanticen un alto nivel de ventilación y control de la calidad del aire. En las terrazas al aire libre se podrán ocupar la totalidad de las mesas permitidas siempre asegurando la distancia entre sillas de diferentes mesas de al menos 1,5 metros. Se permite el servicio y consumo en barra, manteniendo esta misma distancia. Las mesas tendrán un límite de 6 personas en interior y de 10 en exterior. El ministerio quiere que se establezcan registros para garantizar el seguimiento de todos los asistentes ante la posible detección de un caso.

Por el momento, el borrador mantiene la obligatoriedad de la mascarilla en espacios públicos, pero fuentes conocedoras de las reuniones que mantienen los técnicos de Sanidad y las comunidades explican que están estudiándose nuevas excepciones. Para implementarlas habría que cambiar la ley del 29 de marzo, que establece los cubrebocas como obligatorios en cualquier lugar público, abierto o cerrado, con o sin distancia de seguridad. También continúa la prohibición de fumar si no se puede respetar una distancia de al menos dos metros.

El documento también aborda los eventos multitudinarios. En lugares con nueva normalidad propone que el aforo máximo sea de 10.000 personas. Con riesgo bajo (menos de 25 casos por 100.000 habitantes, entre otros indicadores), 5.000 y en medio, 2.500. En territorios con riesgo alto o muy alto (más de 150 casos) propone que no se puedan realizar este tipo de eventos.

Estas son medidas más restrictivas que las que ya plantean comunidades autónomas como Madrid, que con datos de riesgo medio, tiene previsto un partido de fútbol el próximo día 4 de junio con más de 22.000 personas. Esta comunidad tradicionalmente se ha mostrado a favor de medidas más flexibles que las que plantea el documento de actuaciones de respuesta y así las ha aplicado, al no ser obligatorias.




Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50