La crisis del coronavirus

EE UU elimina la obligación de llevar mascarilla para los vacunados

Las personas inmunizadas podrán reunirse con la población no de riesgo sin distancia de seguridad, pero en grupos pequeños

La maestra de quinto grado Vilma Montabo es vacunada contra Covid-19, en la Universidad Loyal Marymount, en Los Ángeles, California.
La maestra de quinto grado Vilma Montabo es vacunada contra Covid-19, en la Universidad Loyal Marymount, en Los Ángeles, California.ETIENNE LAURENT / EFE

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) han autorizado este lunes que las personas totalmente vacunadas contra la covid puedan reunirse con otras inmunizadas en interiores, sin necesidad de usar mascarilla ni guardar distancia. El ritmo de inmunización (el 9,2% de la población ha recibido todas las dosis necesarias y el 18% al menos una) se impone al estancamiento de los datos de contagios y muertes registrado en las últimas dos semanas, y un prudente optimismo se abre paso ante lo que se interpreta como el principio del fin de la pandemia, un horizonte cercano contemplado de forma muy distinta por las administraciones estatales.

Rochelle Walensky, directora de los CDC, explicó que se considera que una persona está “totalmente vacunada” cuando han transcurrido dos semanas desde el último pinchazo. Es decir, 14 días después de haber recibido la dosis única de la de Johnson & Johnson o la segunda inyección del fármaco de Pfizer o de Moderna. Estas son las únicas vacunas autorizadas en Estados Unidos.

Más información

”Las visitas en interiores entre personas totalmente vacunadas sin mascarillas ni distancia son probablemente [encuentros] de bajo riesgo”, explica la guía publicada este lunes por los CDC. La autoridad sanitaria federal del país —donde más de medio millón de personas han muerto por covid y más de 29 millones se han contagiado— acepta además que los inmunizados puedan visitar a no vacunados de un mismo hogar sin usar mascarillas ni guardar la distancia de seguridad. El organismo elimina también la obligatoriedad de guardar cuarentena y de realizarse una prueba tras un contacto con un positivo si la persona es asintomática.

Limitaciones

En cualquier caso, insisten los CDC, este alivio en círculos restringidos no puede extenderse a las interacciones en público. Los vacunados deberán seguir llevando mascarilla y respetar la distancia de seguridad en público, así como en visitas o contactos con población de riesgo. De la misma manera, deberán evitar reunirse en grupos grandes y tendrán que someterse a una prueba diagnóstica si manifiestan síntomas.

”Las visitas o reuniones pequeñas probablemente representen un riesgo mínimo para las personas totalmente vacunadas. Las reuniones medianas o grandes y las que incluyen a personas no vacunadas de varios núcleos de convivencia aumentan el riesgo de transmisión. Aunque el riesgo de enfermedad puede ser mínimo para las personas totalmente vacunadas, deben ser conscientes de su riesgo potencial de transmitir el virus a otras personas si se infectan. Las personas totalmente vacunadas no deben visitar o asistir a una reunión si han dado positivo en los 10 días anteriores o experimentan síntomas compatibles con la covid-19, independientemente del estado de vacunación de las otras personas en la reunión”, explica el organismo. Otras medidas de precaución para los vacunados son evitar los viajes y las grandes concentraciones.

La inminente salida del túnel de la pandemia difiere en protocolos de seguridad según el Estado o la Administración que los decida. La decisión de Texas y Misisipi de levantar la obligatoriedad del uso de la mascarilla y de reabrir sin límites de aforo los establecimientos ha provocado la reacción de las autoridades sanitarias y los epidemiólogos, que advierten del riesgo de repunte en los contagios a consecuencia de una medida tan drástica. El propio presidente de EE UU, Joe Biden, calificó de “neandertales” a los gobernadores de ambos Estados por su atrevimiento. En contraste, el Estado de Nueva York, que fue la zona más golpeada por la primera oleada, ha anunciado que a partir de abril reabrirá los lugares de ocio, tanto interiores como exteriores, con aforo limitado, después de haber autorizado recientemente la reapertura del interior de los bares y restaurantes al 25% de su capacidad.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50