Columna
i

No hay futuro, vuelve el Cojo Manteca

La rebeldía juvenil puede mutar en furia destructiva cuando las perspectivas son oscuras. Los alborotadores no representan a su generación, pero sí revelan averías en la sociedad

El Cojo Manteca rompiendo el letrero de una boca de Metro en el centro de Madrid durante una manifestación estudiantil, en enero de 1987.
El Cojo Manteca rompiendo el letrero de una boca de Metro en el centro de Madrid durante una manifestación estudiantil, en enero de 1987.ROBERTO VILLAGRAZ / INTERVIU

Algunos de los que se horrorizan ante las escenas de violencia callejera en Barcelona, Madrid o Linares, protagonizadas por jóvenes encapuchados o que se hacen selfis a cara descubierta entre contenedores en llamas, fueron jóvenes con camisetas del Che, que quisieron tomar los campus emulando a Dani el Rojo y presumían de habe...

Más información