Columna
i

La egocracia no resiste las plagas

El individualismo campante se da de bruces con la pandemia y los temporales. En las grandes crisis cobra valor lo colectivo: el civismo, la solidaridad

Vecinos retiraban con palas el hielo de la calzada en el barrio madrileño de Retiro el pasado día 12.
Vecinos retiraban con palas el hielo de la calzada en el barrio madrileño de Retiro el pasado día 12.Samuel Sanchez / EL PAÍS

Una de las características del individualismo posmoderno es una desproporción entre la conciencia de los derechos y la de las obligaciones. Esa forma de pensar del que exige mucho para sí pero está poco dispuesto a dar por los demás se ha dado de bruces con una sucesión de desastres naturales, desde la pandemia que cumple un año a la nevada qu...

Más información