La crisis del coronavirus

La Comunidad Valenciana cierra la hostelería dos semanas y pide adelantar el toque de queda a las 20.00

Se clausuran las instalaciones deportivas y el comercio baja la persiana a las seis de la tarde desde el jueves

El personal de un local de hostelería de Valencia recoge las sillas para cerrar por las medidas tomadas contra el coronavirus.
El personal de un local de hostelería de Valencia recoge las sillas para cerrar por las medidas tomadas contra el coronavirus.Mònica Torres

La Comunidad Valenciana cerrará a partir de este jueves y durante 14 días su hostelería y las instalaciones deportivas y adelantará el cierre del comercio a las seis de la tarde. El presidente valenciano, Ximo Puig, ha anunciado además que solicitará en la Comisión Interterritorial de este miércoles adelantar el toque de queda —fijado a las diez de la noche— a las ocho de la tarde. Otras comunidades han anunciado esa misma intención, como Castilla y León, que incluso ya lo ha aprobado (el Gobierno central lo ha recurrido). En los últimos 10 días se ha duplicado la incidencia del virus en la Comunidad Valenciana (896 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas) y la autonomía está unos 200 puntos por encima de la media española (689).

El comercio adelanta el cierre a las seis de la tarde, salvo en el caso de las tiendas de alimentación, farmacias y otras consideradas esenciales; y a la hostelería solo se le permitirá servir comida para llevar, ya sea distribuida desde el local o a través de repartidores. En el caso de las cafeterías y restauración de hoteles, solo podrán servir a los huéspedes de los mismos, en las mismas condiciones de aforo que estaba vigentes. Además, se ha decretado el cierre de todas las instalaciones deportivas salvo para el uso de profesionales.

El cierre total afecta también a salas de juego, bingos, juegos recreativos, casinos, espacios recreativos de mayores, los hogares de jubilados, las ludotecas y centros de ocio juvenil y las sedes festivas tradicionales. Cines y teatros seguirán abiertos con sus aforos limitados.

“El virus está matando más que nunca y se está expandiendo de manera extraordinaria en los últimos días. Tenemos que cumplir estrictamente las medidas”, ha pedido Puig. La Generalitat valenciana notificó este lunes 95 fallecidos desde la última actualización del sábado, de los que 41 eran residentes en centros de mayores, y más de 3.000 personas hospitalizadas.

Puig ha reiterado que el confinamiento domiciliario es “una medida extrema” y ha insistido en que aún hay margen y apunta que esa medida genera desigualdad. Además ha defendido que las aulas sigan abiertas porque “se han convertido en espacios seguros”.

El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, junto a la consejera de Sanidad, Ana Barceló, este martes. En vídeo, las declaraciones del presidente valenciano.MANUEL BRUQUE / EFE / EUROPA PRESS

El anuncio del cierre de bares y restaurantes se produce solo un día después de que la Generalitat lanzase un plan de choque dotado con 340 millones de euros con el propósito de conceder ayudas directas a las empresas y trabajadores de los sectores económicos más afectados por las restricciones a la movilidad social, la hostelería y la restauración, los alojamientos turísticos y la actividad turística (agencias de viajes u operadores) y actividades de ocio y cultura.

La evolución de la pandemia en la Comunidad Valenciana ha registrado la última semana cifras récord de contagios e ingresos hospitalarios, muy por encima de los datos de la primera ola. Se ha superado la barrera de tres millares de hospitalizados, una presión que ha llevado a derivar pacientes a centros privados y a preparar los hospitales de campaña.

Las últimas restricciones se decretaron el pasado 7 de enero pero no han surtido el efecto deseado, ha añadido la consejera de Sanidad, Ana Barceló. Entonces se prorrogó el cierre perimetral de la autonomía, que en esta comunidad se mantuvo en vigor durante toda la Navidad sin excepciones para reuniones familiares o de allegados, a diferencia del resto de España. También prohibió fumar en las terrazas de bares y restaurantes y limitó a cuatro personas el máximo permitido por mesa. También se redujo el aforo en los comercios.

Además, la Generalitat avanzó el toque de queda en una hora, a las diez de la noche, y ordenó el cierre de la hostelería a las cinco de la tarde. Por último, confinó 29 poblaciones donde la incidencia del virus era crítica. Barceló ha constatado el fracaso del cierre perimetral de esas localidades, pues solo ha bajado la incidencia en cuatro de ellos. Decae, por tanto, la perimetración de estos municipios. Barceló ha señalado que se ha relajado peligrosamente la concienciación ciudadana, como demuestran los datos de propuestas de sanción por infracciones en la Comunidad Valenciana, 150 en agosto y 580 en diciembre.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50