Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El coronavirus de Wuhan | Japón permite la evacuación de los más de 3.000 ocupantes del crucero en cuarentena

Tras dos semanas de aislamiento, desembarcan los primeros pasajeros sanos del 'Diamond Princess', donde se han infectado 621 personas

Pasajeros evacuados del 'Diamond Princess', este miércoles en Yokohama, Japón. En vídeo, el testimonio de algunos de ellos. AFP | Vídeo: EFE

El desembarco de los pasajeros del Diamond Princess, el crucero anclado en el puerto japonés de Yokohama desde el 3 de febrero, ha comenzado este miércoles. Arranca después de que más de 3.000 personas pasaran dentro dos semanas de cuarentena, tras descubrirse que un pasajero que se había apeado en Hong Kong el 1 de febrero había dado positivo en la prueba del nuevo coronavirus. Desde entonces, al menos 621 personas se han contagiado también, después de que hoy se informara de 79 casos más.

Un grupo inicial de 500 personas desembarcará este miércoles, en un operativo que las autoridades niponas han advertido que se demorará hasta tres días (los enfermos están siendo trasladados a hospitales). Solo serán evacuadas aquellos que han dado negativo en el virus y no tienen síntomas; mientras, los pasajeros que han compartido camarote con personas infectadas deberán quedarse a bordo hasta nueva orden.

Según el Ministerio de Salud japonés, todos los pasajeros, no así los tripulantes, han sido examinados. La operadora del crucero decidirá cuándo la tripulación que no ha resultado infectada puede abandonar el barco, añadió el Ministerio.

Los 2666 pasajeros provienen de 56 países y territorios, y alrededor de la mitad son japoneses, según la operadora, Princess Cruises. Entre los pasajeros había también un largo contingente de estadounidenses, mientras hay cientos de filipinos entre los 1105 miembros de la tripulación.

El mapa de la expansión del coronavirus

Consulta la situación de la enfermedad con datos actualizados a 19 de febrero. Ver gráfico -->

“Estamos aliviados, pero aún inseguros”, cuenta por WhatsApp desde el barco uno de los pasajeros que saldrá este miércoles junto a su esposa e hijo de 6 años. El hombre, que prefiere no revelar su identidad, dice que dieron negativo en un test que se les realizó hace dos semanas, y que se les repetirá de nuevo cuando regresen a Hong Kong, donde residen.

No obstante, la vuelta a casa para muchos no se promete fácil. Las autoridades de Hong Kong, como las de EEUU y la mayoría de países con ciudadanos en el barco, imponen otra cuarentena de quince días a su regreso. Hong Kong ha establecido instalaciones específicas para sus ciudadanos a bordo del Diamond Princess, unos 350. Enrique (nombre ficticio) se queja de la situación que les espera en Hong Kong: las inmediaciones del edificio donde tendrán que pasar la cuarentena han sido escenario de protestas por parte de los vecinos de la zona, que temen una mayor propagación del virus. Hong Kong ha informado este miércoles de la segunda muerte en su territorio por la epidemia de Covid-19, un hombre de 70 años. En total, son 62 los contagiados en la antigua colonia británica.

Varios países, al igual que Hong Kong, han fletado vuelos chárter para repatriar a sus ciudadanos. Estados Unidos fue el primer país en evacuar a más de 300 compatriotas el domingo. Canadá, Australia y Hong Kong le han seguido.

La decisión de aislar a los ocupantes del Diamond Princess, que llegó a Yokohama el pasado día 3 con unas 3.700 personas a bordo entre pasajeros y tripulantes, es defendida por las autoridades niponas, pero cuestionada por algunos científicos por el alto número de contagios en el que ha derivado.

Desembarcan los últimos 233 pasajeros del crucero en Camboya

Docenas de pasajeros de otro crucero, el Westerdam, anclado en el puerto camboyano de Sihanoukville, también han comenzado a desembarcar este miércoles. Hasta 233 pasajeros y 747 tripulantes habían quedado retenidos en el barco desde hace una semana, después de que una turista estadounidense diera positivo en coronavirus el sábado en Malasia. La mujer había desembarcado el pasado jueves junto a más de 1.200 personas: centenares han regresado a sus lugares de origen, y centenares se encuentran aún en Camboya.

 El Ministerio de Salud de Camboya aseguró este miércoles en un comunicado que los 781 pasajeros del Westerdam aún en Camboya –233 en el barco y el resto en hoteles del país- han dado negativo en la prueba de coronavirus y pueden retornar a sus países. Añadió que todavía está recolectando las muestras de los 747 tripulantes para comprobar si están o no contagiados.

Mientras, la operadora del crucero trata de localizar a los cientos de pasajeros retornados a sus hogares.

Se superan las 2.000 muertes

Los fallecimientos por el Covid-19, la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus, son ya 2.008, según las últimas cifras de la Comisión Nacional de Salud de China. Son 138 muertes más en las últimas 24 horas, frente a las 98 registradas el día anterior.

En total, el número de contagios es de 74.280, con 5.248 casos sospechosos y 11.977 en estado crítico. Desde que comenzaron a detectarse los primeros casos en diciembre, 14.482 personas se han curado.

Solo el 18,5% de los casos de contagio por el nuevo coronavirus en China han tenido carácter grave o muy grave, según el mayor estudio epidemiológico desarrollado hasta el momento sobre los infectados en el país. El informe, que analiza 44.000 casos detectados hasta el 11 de febrero, ha sido elaborado por el Centro Chino para la Prevención y Control de las Enfermedades y publicado por el Diario Chino de Epidemiología.

China expulsa a tres periodistas de The Wall Street Journal

El Gobierno chino ha anunciado este miércoles que revocará la licencia para trabajar en el país a tres periodistas acreditados del periódico estadounidense The Wall Street Journal por la publicación de un artículo supuestamente despectivo y racista contra China, informa Efe. El pasado 3 de febrero, el rotativo publicó un artículo de opinión sobre la respuesta del Ejecutivo chino a la epidemia del nuevo coronavirus titulado China, el verdadero enfermo de Asia, lo cual "levantó gran indignación entre el pueblo chino así como la condena generalizada de la comunidad internacional", según ha afirmado el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Geng Shuang.

La expresión "el enfermo de Asia" se utilizó de forma despectiva a finales del siglo XIX y principios del XX para referirse a China, castigada entonces por divisiones internas y los intentos de colonización de las potencias occidentales, que la obligaron a firmar una serie de tratados para obtener concesiones comerciales. Geng ha asegurado que el Gobierno chino "no da la bienvenida a medios de comunicación que hacen comentarios racistas y que atacan maliciosamente a China", por lo que ha presentado una queja formal al medio de comunicación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información