Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México descarta un caso de coronavirus pero estudia otros cinco

El país asegura estar preparado para enfrentar una eventual epidemia y se enfoca en los nuevos posibles contagios en el Estado de Jalisco

Una mujer proveniente de Wuhan, durante una inspección de salud en la estación de trenes de Beijing. En el video, el Subsecretario de Salud en conferencia de prensa.

La secretaria de Salud de Tamaulipas, Gloria Molina, ha informado este jueves del resultado negativo que arrojó la prueba realizada al posible portador del virus de Wuhan o coronavirus en el Estado de Tamaulipas. El paciente, un profesor de origen chino que reside en la ciudad de Reynosa, fronteriza con Estados Unidos, había estado bajo observación después de presentar algunos síntomas y de haber viajado al foco de infección del virus, que ha matado a más de una docena de personas. El paciente padecía un resfriado común.

La alerta en México no cesa. La Secretaría de Salud federal ha informado este jueves que se están estudiando otros cinco posibles casos en Ciudad de México y en los Estados de Jalisco y de Michoacán. Entre los posibles afectados hay una menor de dos años, una mujer de 37 y un hombre de 42, residentes en el municipio de Tepatitlán, al este de Guadalajara. José Luis Alomia Zegarra, director general de Epidemiología de la Secretaría de Salud, explicó que el hombre, quien mantuvo contacto con las otras dos posibles afectadas, viajó a Wuhan y regresó a México el 10 de enero, presentando síntomas tres días después. Hasta el momento no hay más información sobre estos posibles casos.

Las autoridades sanitarias mexicanas afirmaron el miércoles que cuentan con suficiente capacidad hospitalaria y el conocimiento científico necesario para enfrentar una posible emergencia relacionada con el virus asiático. Hugo López-Catell, subsecretario de Salud de México, dijo que la crisis desatada en 2009 por el virus H1N1 les permitió ajustar los protocolos para emergencias sanitarias y “hacer el seguimiento adecuado para definir el riesgo para el país y las medidas que se deben tomar”.

Durante la conferencia mañanera del miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que las autoridades sanitarias estudiaban un posible caso de coronavirus en Tamaulipas. El paciente estudiado era un hombre de 57 años que también había viajado a China el 25 de diciembre y visitó Wuhan. El paciente bajo observación volvió a México el 10 de enero. Zegarra informó de que un equipo de expertos viajó la noche del martes desde Ciudad de México hasta Tamaulipas para extraer las muestras requeridas para los exámenes. Estas fueron trasladadas a la capital mexicana la madrugada del miércoles y fueron sometidas a pruebas “de alta especialidad”. Los resultados anunciados este jueves descartaron el contagio del ciudadano, de origen asiático. “Ningún país del mundo tenía la capacidad de identificar el virus. Estamos tratando de determinar cuál es la capacidad de este nuevo virus de generar enfermedades graves, lo que permitirá determinar cuántas camas y respirados en hospitales deberían estar preparados” para una eventual emergencia, explicó el experto.

Las autoridades sanitarias informaron de que han emitido avisos preventivos de viaje a sus ciudadanos que se trasladen a China y otros países de Asia Oriental, por los riesgos de contagio. Además, han organizado a un grupo de científicos que asesore en las investigaciones del virus y ayuden a implementar medidas para identificar posibles contagios. 

El subsecretario López-Gatell ha afirmado que no quieren generar alarma entre la población y ha dicho que con la información científica recabada hasta ahora han encontrado que el virus “tiene bajo potencial de causar enfermedad grave y muerte”. Hasta la fecha se han registrado más de 500 personas afectadas por el coronavirus, que ha causado la muerte de otras 17, lo que arroja una tasa de mortalidad del 3%. López-Gatell comparó este porcentaje con el del virus SARS de 2003, que tenía una mortalidad del 15%, y del MERS, que surgió en países de Medio Oriente en 2012, cuya letalidad era del 35%. “Este nuevo virus es bastante más leve”, ha afirmado.

El país cuenta con una capacidad de 2.187 camas “para atención crítica" repartidas en 153 hospitales especializados, 1.500 hospitales públicos y 20.000 centros de salud repartidos por todo el territorio mexicano. Además, hay registrados 3.111 ventiladores claves para atender emergencias de carácter respiratorio. “El país está preparado. Hicimos los ajustes en los protocolos para emergencias sanitarias de salud para distintos escenarios que se puedan desarrollar”, aseguró López-Gatell, quien explicó que esta capacidad se debe a la experiencia lograda durante la emergencia sanitaria de 2009, cuando el virus H1N1 golpeó a México y las autoridades impusieron una cuarentena que trastocó la vida de varias regiones del país, incluida Ciudad de México, con el cierre de escuelas y edificios públicos y hasta bares y restaurantes por un periodo de hasta diez días. La epidemia dejó más de 100 fallecidos y 1.614 casos confirmados.

Luis Mora, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha dicho que existe la posibilidad de que se registre una epidemia del virus de Wuhan, pero ha confirmado que México, a partir de la experiencia de 2009, está preparado para enfrentarla. “Importante es que las autoridades actúen a tiempo frente a un brote y generen los controles sanitarios necesarios. Es también importante la coordinación de todas las autoridades federales y locales para actuar a tiempo”, ha explicado Mora en entrevista con EL PAÍS. El académico, experto en epidemiología, ha dicho que al ser este un virus nuevo no hay una vacuna para combatirlo. Crearla es muy cara, ha asegurado, y hasta el momento no se justifica porque el coronavirus “es poco agresivo”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información