La crisis del coronavirus

Araceli Hidalgo, de 96 años, primera vacunada de covid en España: “A ver si conseguimos que el virus se vaya”

Con el pinchazo a la usuaria de la residencia Los Olmos de Guadalajara, y a Mónica Tapias, una sanitaria del centro, arranca la campaña de inmunización contra el coronavirus

Araceli Hidalgo, de 96 años, recibe la primera vacuna de la covid en España, este domingo en la residencia Los Olmos de Guadalajara.PEPE ZAMORA / EFE | VÍDEO: EPV

Araceli Rosario Hidalgo, de 96 años, la residente de más edad del geriátrico Los Olmos, en Guadalajara, es la primera vacunada de la covid-19 en España. “A ver si podemos conseguir que el virus este se nos vaya”, ha dicho minutos después. Con ella y con Mónica Tapias, de 48 años, trabajadora del centro, ha arrancado a las 9.05 de este domingo la mayor campaña de inmunización en España. De los 70 mayores que viven en la residencia, la única totalmente pública de la ciudad, cerca de 60 recibirán la primera dosis del fármaco de Pfizer y BioNTech hoy.

Con andador, y una blusa de manga corta debajo de una chaqueta azul marino, ha llegado Araceli a la zona preparada en la residencia para la vacunación. Se ha santiguado mientras esperaba a que la enfermera Carmen Carboné preparase la inyección. “Es un pinchazo que no va a notar. Me avisa si nota algo de picor o escozor”, le ha advertido la sanitaria ante las cámaras de TVE, única cadena autorizada a retransmitir la vacunación. “Ya está. Ha sido usted la primera de España”. “Gracias a Dios”, ha respondido la anciana, nacida en Guadix (Granada) y residente en Los Olmos desde 2013. Después, se ha quedado sentada en un sillón a pocos metros para esperar por si había efectos adversos. “Estoy muy bien, muy serena he estado”, cuenta después en conversación telefónica con este diario, ayudada por Tapias. “Claro que es importante vacunarse, me hizo mucha ilusión me impresionó, pensé ‘por qué yo’, pero todo muy bien”, dice.

Araceli relata que siempre ha sido ama de casa, y que se mudó hace muchos años a Azuqueca de Henares (Guadalajara), donde ha “hecho vida”. “Estoy aquí en la residencia tan a gusto y tan tranquila”, afirma. “Hacemos gimnasia, deporte”, describe entre risas, “me muevo todo lo que puedo, a mí me gusta hacer cosas. Hago todo, la gimnasia, ver la tele, y si no, hago ganchillo, estoy bien, tengo buenos ojos”. Lo único que echa de menos es a su familia. “Tengo dos hijos, meses hace que no los veo, y cuatro nietos y una bisnieta, que viven todos en Madrid. Deseando estoy verlos”, asegura.

Más información

Tras Araceli, ha sido el turno de Mónica Tapias, auxiliar de enfermería que lleva 10 años trabajando en la residencia. Con uniforme blanco y un alegre gorro sanitario azul y amarillo, se ha sentado y ha reconocido estar nerviosa. “Se nota al entrar una ligera molestia”, ha descrito ante las cámaras tras el pinchazo. “Lo importante sería que nos vacunáramos al 100%”, dice después, en conversación telefónica con este diario. Si no, “el mayor número de personas posibles para intentar erradicar la enfermedad, porque ha sido muy duro y más ahora que se prevé una tercera ola”, advierte. Durante la entrevista, esta auxiliar explica la dureza vivida en los primeros meses de la pandemia. “No te da tiempo a recuperarte de una muerte cuando llega otra, ves a familias a las que ha devastado la enfermedad y es muy triste”. Tapias se emociona cuando cuenta que lleva desde marzo sin poder acercarse a sus padres, de 73 y 79 años. “Yo lo único que quiero es que pase esto para poder darles un beso”, dice entre lágrimas. “Les echo de menos, la cercanía de la familia, los abrazos, eso es lo que quiero que pase, volver a la normalidad”.

Las dos han permanecido unos 20 minutos sentadas en la sala, tras lo cual han salido, entre el aplauso de varios empleados del centro. Araceli se ha ido a desayunar y Tapias a seguir trabajando. A continuación, han comenzado a vacunarse la mayoría de residentes, aunque algunos no han querido hacerlo. “Tiene que haber un consentimiento, y quien no lo ha dado, se respeta”, ha explicado Marina Vadillo, directora de la residencia, a los periodistas congregados a la puerta de la misma. Algunos no han querido por “creencias de la gente mayor”, y dos porque sufrieron una reacción alérgica a otro medicamento. Después será el turno de los cerca de 120 trabajadores. Según la Consejería de Sanidad de Castilla La Mancha, se vacunarán hoy el 89,23% de los mayores y el 98,46% de la plantilla. Dentro de 21 días, deberán recibir la segunda dosis, y una semana después, la vacuna alcanzará su máxima efectividad.

“Araceli se ha portado fenomenal”, dice a este diario Carmen Carboné, de 60 años, la enfermera que ha puesto la primera vacuna contra el coronavirus en España. “Ha sido muy emocionante cuando nos han traído los viales y los hemos visto tan chiquititos y tan preciados”, afirma la sanitaria, que trabaja en el servicio de prevención de riesgos laborales del Hospital Universitario de Guadalajara desde hace 30 años. “Pensaba en la cantidad de vida que hay dentro de ese vial y en todos los problemas que nos pueden solucionar en los próximos meses”. Los vacunados están “muy tranquilos y muy ilusionados, con esa esperanza de poder volver a la normalidad”. El miércoles le preguntaron si quería ser la encargada de administrar las primeras inyecciones, algo que no esperaba. Carboné, que vivió la primera ola “con mucha angustia”, anima a la gente a vacunarse. “Es importante que nadie tenga miedo, es una vacuna más”. Los que han pasado por sus manos durante la mañana “ni siquiera han notado el pinchazo”, asegura. “Las vacunas están muy avanzadas, merecen toda la confianza”.

La directora de Los Olmos ha contado que ninguna de las dos primeras vacunadas había pasado la covid-19. “Vemos el principio del fin. Las residencias han sido las más castigadas por la pandemia, lo hemos hecho todas lo mejor que hemos podido y sabido”, ha dicho. Durante la primera ola, ha explicado, hubo dos fallecimientos con positivos y al menos 11 más con síntomas, aunque no se pudo confirmar con pruebas. Los Olmos lleva sin un caso de covid desde junio.

“Lo hemos pasado muy mal porque aquí no podía pasar nadie, y se han muerto los residentes solos, tanto si tenían covid como si no”, confirma Tapias. “Era triste, había mayores que venían sus hijos a verles todos los días y de repente no podían. Estábamos nosotras, tenían nuestro calor, pero no es lo mismo”, opina. “Llevo 10 años aquí, eso hace más difícil pasar esto porque son tu segunda familia, a veces pasas más tiempo aquí que en tu casa, ellos nos aprecian a nosotras y nosotras a ellos”, describe. La primera sanitaria vacunada cuenta que, precisamente, con Araceli tiene menos relación “porque es autónoma, se hace todo, apenas hay que atenderla, está muy bien de la cabeza y no necesita nuestra ayuda. “Me gustaría llegar a su edad y estar así”.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha celebrado las primeras vacunaciones en España en su cuenta de Twitter. “Hoy Araceli y Mónica representan una nueva etapa esperanzadora. Un día para la emoción y la confianza”, ha escrito. “España inicia la vacunación gracias a la fortaleza de su SNS [servicio nacional de salud] y miles de profesionales que garantizarán un proceso rápido, solvente y equitativo”. Ha añadido la etiqueta #YoMeVacuno, como también ha hecho el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en un mensaje en la red social. “Araceli y Mónica son las dos primeras personas que se han vacunado en España. Con su gesto, ambas mujeres envían al mundo un mensaje de esperanza porque ya avanzan en el proceso de inmunización. Estamos ante el inicio del fin de la pandemia”. El ministro ha repetido este mensaje en una rueda de prensa posterior, en la que ha pedido “no bajar la guardia” porque los datos de contagios son “preocupantes”.

Sobre las 8.30, 450 dosis de la vacuna habían partido del centro logístico de la farmacéutica estadounidense en un polígono industrial a ocho minutos de la residencia. Tras las primeras inyecciones administradas hoy de forma simbólica en todas las comunidades autónomas, cada consejería de Sanidad irá recibiendo las que semanalmente ha designado el Gobierno central, un número proporcional a la población que tiene en el primer grupo de prioridad designado en el plan de vacunación (no a la total): personas en residencias, sus cuidadores, sanitarios y grandes dependientes. En total, se espera vacunar a casi 2,3 millones de personas antes de la primavera.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50