La crisis del coronavirus

La Junta de Andalucía espera que Madrid aconseje evitar los desplazamientos a segundas residencias

El Ejecutivo andaluz recabará el visto bueno de un juez para confinar ciudades de más de 100.000 habitantes

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, en el Parlamento regional.
El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, en el Parlamento regional.PACO PUENTES / EL PAÍS

En Andalucía se asiste con atención a la evolución de la segunda ola en la capital española, puesto que preocupa mucho el tránsito de sus vecinos hasta sus segundas residencias en esta comunidad, especialmente con motivo del puente del 12 de octubre. Desde la Junta se va a “recomendar” a la Comunidad de Madrid que evite ese tipo de desplazamientos, según fuentes del Ejecutivo andaluz. Este jueves por la mañana, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, también ha pedido a sus vecinos que “salgan lo menos posible”. Desde que la situación se descontroló, el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, dejó constancia del peligro que veía en que esos traslados fueran causa de nuevos rebrotes en la región. Anunció que se iba a monitorizar especialmente los distritos sanitarios donde se concentraban las segundas viviendas de los madrileños.

En la gestión de esta segunda ola, además de desmarcarse del Ejecutivo central, el Gobierno andaluz también insiste en evitar cualquier comparación con el de la Comunidad de Madrid, donde también gobiernan en coalición PP y Ciudadanos. Tanto el presidente Moreno, como el vicepresidente Juan Marín, líder territorial de la formación naranja, insisten en que entre sus partidos existe sintonía y resuelven las diferencias dialogando, desmarcándose de la discordia que han escenificado sus homólogos madrileños, Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado, respectivamente. “En Madrid hay mucho juego político, hay juego de gallos”, señalan fuentes del Gobierno autónomo.

Sin embargo, el posicionamiento conjunto de los consejeros populares de Salud en el Consejo Interterritorial de la semana pasada sí suscitó recelos en Ciudadanos. Su portavoz en la Comisión de Salud, Emiliano Pozuelo, reclamó al consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, que aclarara si no siguió alguna consigna política por parte de la dirección nacional del PP, en lugar de criterios técnicos para votar que no al acuerdo ofrecido por el Ministerio de Sanidad. Desde el Gobierno andaluz insisten en que Pablo Casado no dio ningún tipo de instrucción porque en Génova son conscientes de que “hay presidentes con mucha personalidad” y la situación epidemiológica de las comunidades son distintas.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía ha manifestado este jueves mañana que la región “se encuentra en la curva de descenso de la segunda ola”, pese a que hoy, con 1.910 nuevos casos, ha batido el récord de positivos tras el fin del confinamiento. Sus palabras han sido recibidas con sorpresa por parte de los epidemiólogos consultados que insisten en que el virus sigue constituyendo un problema grande en esta comunidad. Desde el seno de su propio Gobierno, también han apelado a la prudencia, según las fuentes consultadas.

La situación epidemiológica de Andalucía es mejor que la de Madrid: la incidencia acumulada en la autonomía del sur de España es de 174 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas, por debajo de la media nacional (257). En Madrid es de 564.

En busca del visto bueno de un juez

Andalucía consultará a los tribunales antes de imponer restricciones de entrada y salida a ciudades de más de 100.000 habitantes. Esta es la pauta que adoptará el Gobierno autónomo -gobernado por PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox- para confinar grandes municipios, según fuentes del Ejecutivo regional, en sintonía con la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que ha anulado la orden del Ministerio de Sanidad para frenar la transmisión del coronavirus.

La Junta de Andalucía se desmarcó desde el primer momento del acuerdo que se adoptó la semana pasada en el Consejo Interterritorial de Salud para abordar la adopción de medidas para confinar grandes ciudades. En el encuentro, el consejero andaluz de Salud se opuso, como sus homólogos de Madrid y Galicia, todos del PP, al contenido del texto, alegando que debían incorporarse más criterios y que los presentados eran “un traje hecho a medida para Madrid”. Desde el Gobierno andaluz sostienen que la orden firmada por el ministro Salvador Illa “genera enorme inseguridad” al carecer de “seguridad jurídica” y reclaman cambios rápidos en la Ley de Salud Pública, para evitar el enfrentamiento entre administraciones a la hora de gestionar la evolución de la pandemia.

Hasta el momento, la Junta solo ha confinado perimetralmente los municipios de Casariche (Sevilla, 5.000 habitantes), Linares (Jaén, 57.000 habitantes) y Almodóvar del Río (Córdoba, 8.000 habitante). El Ejecutivo andaluz también se desmarca del central a la hora de gestionar estas restricciones. “Hay acuerdo de alcaldes, información a la junta local de seguridad y nadie ha recurrido al juzgado”, puntualizan las fuentes consultadas. El Gobierno que preside Moreno insiste en que es el Ministerio quien debería asumir las riendas de la gestión de la pandemia para evitar la sensación de caos y descoordinación a la hora de adoptar decisiones homogéneas para todo el territorio. “Tienen que tomar los mandos de la Enterprise. Hay una dejación de funciones del Estado y hacemos cada uno lo que nos da la gana”, se abunda desde el entorno del presidente andaluz.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50