La crisis del coronavirus

Casariche, el pueblo sevillano que multiplica la tasa de casos de Madrid

La localidad andaluza, con una tasa de 4.545 contagios, triplica las peores cifras de barrios confinados de Madrid. El alcalde pide que la Junta confine el municipio

Vecinos de Casariche, en cola para someterse a un test de coronavirus.PACO PUENTES (EL PAÍS) | VÍDEO: ATLAS

La imagen de Casariche recuerda a los meses más duros del confinamiento. Apenas se ven vecinos por sus calles, que solo salen para trabajar y vuelta a casa, y la mayoría de comercios están cerrados o atienden por teléfono. Este pueblo sevillano de 5.000 habitantes, con una tasa de contagiados por covid de 4.545 casos por cada 100.000 habitantes —que triplica las peores cifras de barrios madrileños con restricciones de movilidad y sextuplica la medio de la Comunidad de Madrid— ha reclamado a la Junta andaluza que confine a su población. De momento, sin éxito.

Sus vecinos llevan dos semanas realizando una cuarentena voluntaria tras dispararse la tasa de contagio por coronavirus. Las imágenes de marzo con carros llenos en los supermercados se reviven en este pueblo, donde ahora la gente trata de hacer compras más grandes para evitar acudir tantas veces, explica Encarna, encargada de un supermercado: “Los vecinos están más tranquilos, no salen mucho y por eso prefieren comprar más”. La tasa tan alta de contagios llevó al Ayuntamiento a recomendar el confinamiento de sus vecinos, sin llegar a imponerlo al carecer de competencias.

Andalucía tenía este lunes 29 municipios con una tasa superior a los 500 casos por cada 100.000 habitantes, umbral que el Gobierno recomienda para cerrar poblaciones en esta segunda ola. Casariche lo multiplica por nueve con 4.545 casos y 307 contagios acumulados por covid. La segunda ola en esta región cogió mucha fuerza con picos de 1.600 contagios nuevos cada jornada, y estos últimos días ha remitido. Este lunes registró 846 nuevos positivos. Tras pedir al Ministerio de Sanidad “criterios comunes” para todas las comunidades, de momento la Junta se resiste a mover la ficha del confinamiento pese a la gravedad en pueblos como Casariche.

“La curva se ha estabilizado un poco desde el viernes, y parece que podemos haber llegado al pico. Estamos a la espera de la Junta, a ver qué medidas toma”, comenta el alcalde, Basilio Carrión, que apunta a la celebración de una boda como posible origen de la segunda ola en su pueblo. “Es mala suerte, ya que la mayoría ha cumplido las medidas”, asegura. En Andalucía el 80% de los brotes se producen en el ámbito familiar, según datos de la Junta.

A las 13.30 de la tarde, este lunes en Casariche hacía sol y una temperatura idónea para sentarse en una terraza, pero José Carlos cerraba las puertas del Abagio, su bar. “Estaba dentro limpiando. Tenemos pensado abrir el miércoles, pero ahora parece que nos van a volver a confinar”, augura.

José Antonio, de 50 años, siempre se ha dedicado a la construcción y vuelve al tajo tras contagiarse. “He tenido el virus, pero no me han ingresado. Primero me infecté yo y después mi mujer y mis dos hijos”, cuenta desde la obra en la que trabaja. “No he sido el único. Un conocido también me contaba que en su familia, que son 5, también lo han pillado todos[EL VIRUS]”, añade. No se explica por qué ha habido tantos contagios: “El pueblo de al lado Estepa, que tiene mucho más habitantes, no tiene tantos”. En la provincia de Sevilla, La Campana con una tasa de 890 contagiados por cada 100.000 habitantes, Villaverde del Río con 831 y El Arahal con 635 son otros pueblos que superan la frontera de 500 contagiados.

Una de las medidas que el Ayuntamiento pidió a la Junta fue el sometimiento de la población de a pruebas PCR. Se realizaron el jueves por la tarde y el viernes, acudieron unos 200 vecinos y solo hubo tres positivos. Este lunes se han seguido realizando PCR rápidos (test de antígenos) a los vecinos, avisados por las autoridades sanitarias mediante un mensaje al móvil.

A las 16.00 comenzaron a llegar al recinto ferial del pueblo los primeros vecinos para someterse a las pruebas, resguardados bajo la sombra de los árboles mientras esperaban al test, como Antonia y Mónica. “Aquí en el pueblo hemos sido todos responsables y hemos cumplido con las medidas”, explican.

Este lunes por la tarde se reunió el comité de expertos que asesora a la Junta, que hoy anunciará si opta por confinar la población de los municipios con peores cifras. El director general de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica, José María de Torres, lo deslizó como posibilidad: “Con 500 contagios empezamos a evaluar, ponemos el microscopio y empezamos a ver lo que tenemos (…) Las decisiones pueden ser desde confinar a la población o hacer medidas específicas”, informó Efe.

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, vio el vaso medio lleno este lunes: “No quiero decir que estemos en una fase de estabilización, ojalá, pero no estamos en una fase de subida exponencial. Y eso nos da un halo de esperanza”. Aguirre se agarró a que la edad media de contagio en Andalucía está entre 19 y 29 años, mientras que en la primera ola estaba entre 60 y 80 años, lo que se traduce en 1.065 pacientes hospitalizados, lejos del pico de 3.000 en primavera. Por el contrario, el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, lo vio medio vacío: “En el 2020 todo va mal, tenemos noticias negativas todos los días”, lamentó este lunes.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50