La crisis del coronavirus

El confinamiento: cuanto más tardío será más duro

Media docena de expertos urgen a ampliar cuanto antes las restricciones a toda la Comunidad de Madrid

Un grupo de vecinos esperan para ser atendidos en el centro de Salud del distrito de Cuzco, en Fuenlabrada.
Un grupo de vecinos esperan para ser atendidos en el centro de Salud del distrito de Cuzco, en Fuenlabrada.David Fernández / EFE

Alerta roja. La máxima en la escala del Instituto de Salud Global de la Universidad de Harvard; la que debería tener a la población confinada en sus casas para terminar con la epidemia. En ese nivel están siete comunidades autónomas españolas. La incidencia para llegar a esta situación es de 25 positivos diarios por cada 100.000 habitantes (350 en 14 días). Madrid lleva semanas superándolo (este viernes estaba en 721,7); la siguen Navarra (662,6), La Rioja (494,6), Castilla-La Mancha (418), Murcia (404), Aragón (380,6) y Castilla y León (371,9).

“Cuando una comunidad alcanza el nivel rojo la obligación de permanecer en casa tiene que establecerse de nuevo”, consideran en Harvard. En la segunda ola, España está tratando de evitar a toda costa este escenario para no frenar aún más una economía que ha sufrido un golpe durísimo en 2020. Es el difícil equilibrio entre mantener la salud y los puestos de trabajo. Pero la situación de Madrid, por su incidencia, población y por ser nodo estratégico de comunicaciones, es crítica, según media docena de expertos consultados por EL PAÍS. Todos ellos se sitúan más cerca de las tesis del Ministerio de Sanidad de ampliar restricciones a toda la región, que de la Comunidad, que ha optado por ampliarlas solo en 45 distritos sanitarios, donde vive menos de una sexta parte de la población.

“En una ciudad densa como Madrid, confinar por zonas que a veces separan una acera y otra de la misma calle no tiene mucho sentido. Por no hablar de que la incidencia hace mucho que superó el límite que aconseja actuar con firmeza”, opina Saúl Ares, científico del Centro Nacional de Biotecnología. “Illa [ministro de Sanidad] habla de una incidencia de 500 [casos por 100.000 habitantes en 14 días], pero eso ya es tener manga ancha. El límite de 1.000 que estaba usando la Comunidad de Madrid es arbitrario y demasiado alto: es esperar a que haya un problema, como estamos viendo en las UCI y atención primaria, en lugar de actuar para evitar que el problema aparezca”, continúa.

Son muchas las voces en el campo de la epidemiología que llevan días, si no semanas, reclamando medidas más duras en la capital. Los expertos en salud pública José Martínez Olmos, Alberto Infante y Daniel López Acuña claman por ellas en diversos artículos prácticamente desde agosto. “Habría que volver a algo parecido a la fase uno de la desescalada, y cuanto antes, mejor”, explica Martínez Olmos.

Para estos y otros especialistas es una cuestión de tiempo. Cuanto antes se tomen las limitaciones en todo Madrid, podrán ser algo más laxas y durar menos. “No hay que ser experto en datos para ver que el crecimiento e inercia y tasas de incidencia en cualquier país del mundo estaría en un confinamiento muy duro”, asegura Álex Arenas, que es físico y experto en datos de la Universitad Rovira i Virgili. Sus cálculos anticiparon con bastante exactitud lo que sucedería en la primera ola y ahora es contundente: “El confinamiento perimetral de Madrid ni se considera, lo que pone en peligro a todo el país. Eso nos va a llevar a todos a una situación crítica que no queremos vivir. Nos conduce de cabeza a confinamiento domiciliario de marzo”.

“Negligencia política”

En opinión de Arenas, Madrid está viviendo una “negligencia política” que está poniendo “en peligro” la salud de los ciudadanos, algo que ya se está notando en los hospitales, cuyas UCI en la Comunidad ya operan prácticamente al 100% de su capacidad normal, lo que quiere decir que ya no realizan numerosos procesos rutinarios para dejar sitios a pacientes de covid. “Si no hacen caso [a tomar medidas más drásticas] la contundencia científica se va a imponer, ya sea porque las evidencias que estamos diciendo o porque la realidad te da un guantazo”, zanja.

Menos tajante es Fernando Rodríguez-Artalejo, catedrático de Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid, quien, a pesar de todo, defiende el confinamiento de algún tipo en toda la región. “Cuanto antes se haga, lo lógico es que dure menos tiempo”, asegura. Pero matiza que hay margen para la discrepancia y la discusión. “Cada uno pone sobre la mesa sus prioridades. El aumento es lineal, con lo cual sabemos más o menos cómo vamos a estar dentro de una semana. Pero para no tomar medidas ya, habría que estar bastante seguro de que las que se han puesto en marcha van a reducir considerablemente la incidencia en ese tiempo y que no va a crecer en las zonas en las que no se han implantado. Es algo que me parece muy dudoso porque no son muy rígidas y afectan solo a unas cuantas zonas. Lo lógico sería intervenir ya en todo Madrid porque en una semana es probable que estemos peor que ahora”, explica.

Una de las razones que cuestionan la estrategia de restringir la movilidad en unos cuantos distritos del sur de Madrid la aporta un estudio de la Universidad Politécnica de Madrid: el 86,5% de los trabajadores de los 37 distritos sanitarios inicialmente confinados tenían que salir a diario para trabajar en zonas no afectadas.

Margarita del Val, viróloga del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), también cree que el confinamiento de zonas no es efectivo. Ella propone una alternativa: "Hay que confinar selectivamente, no por áreas de salud, sino por personas mediante testado, rastreo, cuarentenas y aislamiento, facilitados por residencias medicalizadas. Como el confinamiento por áreas de salud tiene muchas excepciones, ni siquiera tendrá demasiado efecto en limitar la infección a esa zona. De confinar selectivamente puedes pensar: “Vaya rollo, cada dos por tres toca una cuarentena y no hay quien se organice”. Pues eso es a lo que nos ha abocado no tomar medidas antes. Y un confinamiento selectivo por personas aunque sea ‘¡vaya rollo!’ es mejor que un confinamiento total, sin duda”.

Cada día que pasa demorando medidas más extensivas, ya sean de uno u otro tipo, coinciden varios expertos consultados, es un día de crecimiento de la epidemia: más casos, que llevan a más hospitalizaciones, más ingresos en las UCI y, finalmente, más fallecimientos. “En España están muriendo cada día más de 100 personas por la covid. Parece que no le importa a nadie”, concluye Arenas.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50