La crisis del coronavirus

‘The British Medical Journal’ desenmascara al jefe anticovid de Ayuso

La prestigiosa revista obliga al viceconsejero de Salud Pública madrileño a informar de su cargo político en un escrito médico en el que criticaba al Gobierno central

Antonio Zapatero (izquierda), en una reunión con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el consejero de Saniddad, Enrique Ruiz Escudero.
Antonio Zapatero (izquierda), en una reunión con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el consejero de Saniddad, Enrique Ruiz Escudero.Comunidad de Madrid / Europa Press

La prestigiosa revista The British Medical Journal (The BMJ) ha obligado a rectificar al viceconsejero de Salud Pública y responsable del Plan COVID-19 de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, por no informar de que ocupa un alto cargo en el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso en una carta enviada a la publicación. El texto, pretendidamente médico, está cargado de reproches políticos y críticas al estado autonómico.

Zapatero firmaba la carta solo como médico y declaraba no tener ningún conflicto de interés. En ella, se mostraba muy crítico con el Gobierno central y ocultaba también que en buena parte de los posibles errores denunciados (falta de material médico, celebración de eventos...) la Comunidad de Madrid comparte al menos la misma responsabilidad que el Ministerio de Sanidad.

En una actualización publicada esta mañana, The BMJ ha hecho incluir a Zapatero en el epígrafe reservado a los conflictos de intereses que ocupa la máxima responsabilidad en materia de salud pública y lucha contra el coronavirus en el Gobierno de Ayuso.

Zapatero envió el escrito, publicado con fecha del pasado 1 de junio, junto a otros dos facultativos. En la carta, titulada La amplia propagación de covid-19 entre los sanitarios no ocurrió por casualidad, el que fue director del hospital instalado en el Ifema carga duramente contra la gestión de la crisis hecha por el Ministerio de Sanidad y ponía especialmente el foco en el elevado número de contagios ocurridos entre el personal sanitario, que ya superan los 50.000.

“España tiene el dudoso honor de ser el país con más trabajadores sanitarios infectados”, más de 50.000, “lo que representa el 20% de todos los casos registrados, de los que 70 han muerto”, destacaba el escrito.

Zapatero argumenta que la reacción de España a la pandemia se ha visto lastrada por tres factores: la “fragmentación del Estado autonómico", la falta de inversión en el sistema sanitario y también por la inadecuada reacción de los profesionales de salud pública. A estos técnicos, actualmente sus subordinados, el viceconsejero les criticaba haber trabajado más como ”asesores" en lugar de “hacer trabajo de campo”.

Esta afirmación contrasta con la situación vivida en Madrid, donde la avalancha de miles de casos desbordó por completo las capacidades de la estructura sanitaria y de salud pública, que no había sido reforzada ante la crisis por el Gobierno regional.

Zapatero fue nombrado para el cargo por la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tras la dimisión el pasado 7 de mayo de la directora general de Salud Pública, Yolanda Fuentes, quien se opuso a las pretensiones de la Comunidad de avanzar en la desescalada pese a ser la comunidad más golpeada y con peores indicadores de la epidemia.

Los otros dos firmantes de la carta son Javier Crespo, presidente de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) y jefe de servicio en el hospital Marques de Valdecilla (Santander), y José Luis Calleja, vicepresidente de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) y jefe de departamento en el Hospital Puerta de Hierro (Madrid).

Un portavoz de la Consejería de Sanidad de Madrid ha explicado que “el artículo se envió el 28 de abril” a la revista y que Zapatero “tomó posesión más tarde”, concretamente el 7 de mayo. “Ese aspecto ya se ha aclarado al BMJ”, sigue la respuesta. Esta no aclara, sin embargo, por qué Zapatero no informó a la revista de su nombramiento si el escrito estaba pendiente de publicar y tampoco por qué ha esperado a hacerlo hasta ahora, después de que EL PAÍS informara ayer miércoles sobre el posible conflicto de intereses.

La revista ha respondido por escrito a este diario que “está comprometida con la independencia e integridad” de su contenido. “Nos esforzamos en ser trasparentes sobre cualquier interés que nuestros lectores, usuarios y socios puedan estar interesados en saber. Si un conflicto de interés llega a nuestro conocimiento tras la publicación [de un escrito], actualizamos nuestro contenido para recoger la nueva información”, ha defendido un portavoz.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Lo más visto en...

Top 50