La crisis del coronavirus

La generación arrollada por dos crisis

El coronavirus ha sido la puntilla para los que tienen entre 30 y 40 años. En 2008 se les cerró el mercado laboral. Ahora sufren una crisis sin parangón

Arriba, Wendy Cedeño (33 años) y Mario Valledor (37), Luis Miguel Salvá (37) y Yara Blasco (36), Iván Fernández (37) y Noelia Lara (36). Todos hablan de los efectos que el coronavirus ha tenido en sus vidas. En vídeo, algunas de sus voces.JAIME VILLANUEVA (VÍDEO: J.CASAL / L.M.RIVAS)

El 24 de febrero, el mismo día que trascendía el tercer caso de contagio por coronavirus en España, un grupo de amigos de entre 33 y 37 años se reunía en su bar de siempre, en Hortaleza, un barrio madrileño de clase media que podría ser el de cualquier otra ciudad española. En 2010 ellos mismos pusieron rostro en la portada de EL PAÍS a la generación de los nimileuristas: tres de ellos —Luis Miguel Salvá (ingeniero), Yara Blasco (socióloga) y Noelia Lara (pedagoga)— licenciados, no encontraban empleo ni a tiros. Gonzalo Merchán, licenciado en Inef, daba clases en un polideportivo. Por su lado, Iván Fernández (también con un título de FP), acababa de entrar en quiebra: su empresa de fontanería, con 30 empleados, se había venido abajo. Víctor Carazo, pedagogo, era becario y cobraba 520 euros al mes. Sergio Cadierno, con un módulo de informática, harto de no encontrar trabajo, se había puesto a conducir el taxi de su padre por las noches. Los tres restantes —Wendy Cedeño, Mario Valledor y Agustín B.— trabajaban, con salarios humildes, de peluquera, camionero y administrativo.

La cita de febrero, en la que repetían seis de los entrevistados en 2010 (el resto o no pudo o no quiso asistir), pretendía contar 10 años después la evolución de un grupo representativo de una generación que llegó a soportar una tasa de paro del 55% y para quienes ganar 1.000 euros parecía algo inalcanzable. ¿Eran una generación perdida, como había vaticinado en 2010 que serían el entonces director del FMI, Dominique Strauss-Kahn? Quizá no sería una historia con final feliz, pero sí al menos una sin derrotados. Eran días extraños. El coronavirus empezaba su loca carrera hacia la muerte y la destrucción económica. Se intuía que algo grave se acercaba. La sociedad había podido ver la versión oficial de lo que sucedía en Wuhan. Pero todavía ganaba el descreimiento. Nadie podía imaginar lo que se avecinaba.

El pasado 2 de abril, tras dos de las seis semanas de confinamiento acumuladas hoy, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, le ponía cifras a la desgracia laboral causada por la pandemia: 900.000 afiliados menos en marzo, lo mismo que durante los cinco meses de zona cero de la gran recesión de 2008. Al acercar la lupa, se puede comprobar cómo ha afectado ese batacazo laboral a cada grupo de edad: el paro registrado entre los menores de 25 años subió de febrero a marzo un 10%. Entre los jóvenes de entre 25 y 29 años escaló un 16%. Y para los que tienen entre 30 y 44 años, un 13,4%. Sin embargo, entre los mayores de 45 el aumento del desempleo se ha quedado en un 5,5%. Y esto es solo el comienzo. Los datos de abril serán aún más difíciles de digerir.

“Esta generación se ha visto afectada por dos grandes recesiones en el transcurso de una década, algo sin precedentes”, afirma Esteban Sánchez Moreno, profesor de Sociología de la Complutense. “El término mileurista prácticamente ya no se usa o se usa mucho menos que antes porque está tan extendido que ha dejado de ser algo llamativo”. Así explicaba Moreno en febrero el deterioro económico que ha golpeado a la sociedad en la última década. Ahora, completa su análisis: “[Esta generación] está atrapada por la crisis económica de una manera biográfica. Sus empleos son de los más frágiles, y por tanto muchos se van a ver afectados primero por las regulaciones temporales del empleo, y luego por un futuro cercano incierto. En el peor escenario, esta generación será la de las tres crisis: la gran recesión de 2008, la crisis del coronavirus y [si todo va mal] la recesión económica de la covid-19. Están marcados por la incertidumbre. En ellos se ha hecho patente una predicción, que no una profecía, la del sociólogo Ulrich Beck: ‘Nuestras sociedades son sociedades del riesgo”.

El desempleo por edades

Paro registrado en marzo de 2020

Tramos de edad

Menores

de

25 años

De

25

a 29

De 30

a

44 años

Mayores

de

45 años

16

años

25

30

45

Total y variación (en %), sobre febrero

Menores

de 25

años

287.560

(9,9%)

De 30 a 44

1.163.313

(13,4%)

De 45 o más años

1.755.700

(5,5%)

De

25 a 29

341.739

(16%)

Fuente: Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE)

A. ALONSO / EL PAÍS

El desempleo por edades

Paro registrado en marzo de 2020

Tramos de edad

Menores

de 25 años

De 25

a 29

De 30

a 44 años

Mayores de

de 45 años

16

años

25

30

45

Total y variación (en %), sobre febrero

Menores

de 25

años

287.560

(9,9%)

De 30 a 44

1.163.313

(13,4%)

De 45 o más años

1.755.700

(5,5%)

De

25 a 29

341.739

(16%)

Fuente: Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE)

A. ALONSO / EL PAÍS

El desempleo por edades

Paro registrado en marzo de 2020

Tramos

de edad

Menores

de 25 años

De 25

a 29

De 30

a 44 años

Mayores de

de 45 años

16 años

25

30

45

Total y variación (en %), sobre febrero

Menores

de 25 años

287.560

(9,9%)

De 30 a 44

1.163.313

(13,4%)

De 45 o más años

1.755.700

(5,5%)

De 25 a 29

341.739

(16%)

Fuente: Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE)

A. ALONSO / EL PAÍS

Alta temporalidad

“Si tenemos en cuenta la situación laboral que tradicionalmente han tenido los jóvenes españoles, cabe esperar que la crisis sanitaria que sufrimos vuelva a poner contra las cuerdas a este grupo, si es que alguna vez ha conseguido alejarse de ellas”, afirma Inmaculada Cebrián, profesora titular del departamento de Economía de la Universidad de Alcalá de Henares.

“Su temporalidad es la más elevada [por encima del 50%] y sus empleos los más rotatorios”. En 2017, solo un 7% de los menores de 35 años accedió a un empleo indefinido. “Con estos mimbres, no se puede ser muy optimista”, continúa la economista. “Incluso si fuésemos capaces de recuperar el nivel de actividad previo, su situación no dejaría de ser tan mala como la que tenían previamente. Solo los más formados podrán salir airosos”.

El desempleo por edades

Parados entre 2000 y 2019

Porcentaje de jóvenes nacidos entre 1975 y 2004

que estuvieron en situación de desempleo según la

edad que tenían

Nacidos entre

1980 y 1984

40%

1985-1989

30

1990-1994

20

1975-1979

1995-

1999

10

0

2000-2004

Edad

16

16

18

16

20

18

22

20

24

22

26

24

28

26

30

28

32

30

34

32

36

34

38

36

40

38

42

40

44

Tasa de empleo entre 2000 y 2019

Porcentaje de jóvenes nacidos entre 1975 y 2004

que estuvieron empleados según la edad que tenían

Nacidos entre

1980 y 1984

90%

80

70

1975-1979

60

1985-1989

50

40

1990-1994

30

20

10

1995-1999

0

2000-2004

Edad

16

16

18

16

20

18

22

20

24

22

26

24

28

26

30

28

32

30

34

32

36

34

38

36

40

38

42

40

44

Fuente: Luis Garrido, sociólogo (UNED).

EL PAÍS

El desempleo por edades

Parados entre 2000 y 2019

Porcentaje de jóvenes nacidos entre 1975 y 2004

que estuvieron en situación de desempleo según la

edad que tenían

Nacidos entre

1980 y 1984

40%

1985-1989

30

1990-1994

20

1975-1979

1995-

1999

10

0

2000-2004

Edad

16

16

18

16

20

18

22

20

24

22

26

24

28

26

30

28

32

30

34

32

36

34

38

36

40

38

42

40

44

Tasa de empleo entre 2000 y 2019

Porcentaje de jóvenes nacidos entre 1975 y 2004

que estuvieron empleados según la edad que tenían

90%

Nacidos entre

1980 y 1984

80

70

1975-1979

60

1985-1989

50

40

1990-1994

30

20

10

1995-1999

0

2000-2004

Edad

16

16

18

16

20

18

22

20

24

22

26

24

28

26

30

28

32

30

34

32

36

34

38

36

40

38

42

40

44

Fuente: Luis Garrido, sociólogo (UNED).

EL PAÍS

El desempleo por edades

Parados entre 2000 y 2019

Porcentaje de jóvenes nacidos entre 1975 y 2004 que estuvieron en situación de desempleo

según la edad que tenían

Nacidos entre

1980 y 1984

40%

1985-1989

30

1990-1994

20

1975-1979

1995-1999

10

0

2000-2004

Edad

16

16

18

16

20

18

22

20

24

22

26

24

28

26

30

28

32

30

34

32

36

34

38

36

40

38

42

40

44

Tasa de empleo entre 2000 y 2019

Porcentaje de jóvenes nacidos entre 1975 y 2004 que estuvieron empleados

según la edad que tenían

90%

Nacidos entre

1980 y 1984

80

1975-1979

70

60

1985-1989

50

40

1990-1994

30

20

10

1995-1999

0

2000-2004

Edad

16

16

18

16

20

18

22

20

24

22

26

24

28

26

30

28

32

30

34

32

36

34

38

36

40

38

42

40

44

Fuente: Luis Garrido, sociólogo (UNED).

EL PAÍS

La mayoría de los seis amigos reunidos en febrero ya han notado los efectos del coronavirus. Cuatro de ellos están actualmente en un proceso de ERTE: Iván Fernández, Mario Valledor, Wendy Cedeño y Luis Miguel Salvá. Yara Blasco, profesora, y Noelia Lara, consultora e-learning mantienen de momento sus empleos.

La reinvención

Fernández, que pagó las deudas que le quedaron de la crisis de 2008 con la ayuda de sus padres, trabajaba ahora por las mañanas encargándose del mantenimiento de un club deportivo y cobraba 800 euros al mes. Cuenta que el mismo día que empezaba el confinamiento, la empresa ponía en marcha un ERTE que ha reducido su sueldo un 30% (ahora cobra 550 euros). Por las tardes gestiona 10 licencias (de distintos dueños) de vehículos VTC, de las cuales una es de su propiedad. El pasado jueves, mientras llevaba altruistamente patatas y botellas de agua a un hospital madrileño, contaba que la facturación de los vehículos se ha reducido un 60%, por lo que él mismo no descarta tener que poner en marcha su propio ERTE. Dice que antes de que golpeara esta inesperada crisis, sentía que le iba mejor que nunca. En julio, por cierto, tenía previsto casarse. Obviamente, han anulado la boda.

Esteban Moreno afirma que el principal cambio que ha experimentado la economía en la última década ha sido su uberización. El extremo de la precarización. El otro sustituto del nimileurismo es la pobreza en el trabajo. ¿Cómo van a ser entonces las vidas de estos jóvenes? Esta generación está construyendo su biografía sobre cimientos vaporosos. No solo preocupa su fragilidad laboral, sino también la social. Si la primera no funciona, difícilmente va a funcionar la segunda. “Tanto es así que los niveles de emancipación son bajos”, afirma Cebrián. “En 2017 había poco más de un 30% de jóvenes menores de 35 años emancipados”.

Wendy, peluquera, y Mario, camionero, son pareja. Ambos están en un ERTE de fuerza mayor. Y muchos ahorros no tienen: son poco más que mileuristas. Luis Miguel Salvá era en febrero uno de los más satisfechos con su evolución laboral: tardó mucho en encontrar empleo con su licenciatura en ingeniería industrial. “Al final de lo mío no he encontrado, pero soy técnico de desarrollo en una empresa de perfumes y aunque no era lo que deseaba estoy contento”, decía. El pasado jueves contaba que la empresa en la que trabaja le ha reducido la jornada un 70% y que su pareja también está en un ERTE de fuerza mayor. No puede pedir a su casero que le reduzca el alquiler porque necesita de su renta para pagar la suya propia. Tiene dinero ahorrado, pero su idea era que fuera para la entrada de un piso y no para subsistir durante los meses que se prolongue su reducción de jornada. Con todo, por quien está realmente preocupado es por su padre: es tapicero autónomo y no está facturando nada.

Marcados por la incertidumbre

Estos jóvenes han vivido marcados por la incertidumbre. No han podido disfrutar de la independencia a edades tempranas, ni sentir la tranquilidad de un contrato fijo. Y así es más difícil también ser padres. Cada vez se retrasa más la edad de la maternidad: las mujeres que tienen su primer hijo con 40 años o más han aumentado un 63% en la última década, según cifras del Instituto Nacional de Estadística. Solo uno de los diez del grupo original tiene hijos (Agustín), y Noelia Lara, consultora de e-learning, espera con ilusión a su primera hija. Ella y Yara son las dos únicas que conservan su sueldo intacto. Está de siete meses y cuenta que la Seguridad Social ha anulado su curso de preparto. “Podría pagar uno por Internet, pero los que son buenos, y por mi especialidad los reconozco, cuestan 350 euros que no quiero pagar”.

Yara Blasco menciona que ella querría ser madre, pero que por sus condiciones laborales ha tenido que postergar el proyecto. En septiembre estrenó su primer empleo en condiciones, aunque modestamente remunerado: 1.200 euros. Hasta entonces nunca había cobrado más de 1.000 euros. La oferta laboral le vino desde A Coruña y allí que se marchó para impartir clases en un colegio privado de pedagogías activas.

“Los convenios laborales cada vez son peores para los trabajadores y aunque te rija un convenio sectorial muchas veces los sueldos que se establecen son miserables”, afirma. Ella empezó a trabajar en bares a los 16 años, siempre en negro, ahorrando para pagar sus estudios. Optó por Sociología y la falta de empleo la llevó a hacer hasta tres másteres, dos en Cooperación al Desarrollo y uno de Educación y Crianza Respetuosa en la Infancia. “He empezado a cotizar por primera vez con 35 años, que se dice pronto”. Desde que empezó el confinamiento, prepara las clases desde casa. Y lanza una reflexión: “Si a nosotros nos han mantenido nuestros padres y madres, los afortunados de mi generación que logren tener hijos no podrán hacer lo mismo”.

Luis Garrido, sociólogo (es profesor en la UNED) y demógrafo, hace un apunte positivo para esta generación: “Uno de los asuntos que marcará su futuro es que son pocos”, afirma. “Y no hay nada mejor situación que esa. A todas las generaciones que han sido más pequeñas que las anteriores, les ha ido bien. Y mi convicción es que a ellos también. Yo les auguro un buen futuro a estos jóvenes cuando pasen los efectos laborales del trauma al que está sometida la economía”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Más información

Lo más visto en...

Top 50