CORONAVIRUS DE WUHAN

Trump aumenta los controles tras el primer muerto por coronavirus en EE UU

Cuatro contagiados de origen desconocido en la Costa Oeste revelan que el virus lleva semanas circulando por el país. El presidente anuncia restricciones para viajar a Irán, Corea del Sur e Italia

Un hombre se cubre la cara en el barrio de Koreatown, en Los Ángeles.RICHARD VOGEL / AP

Con un caso en Silicon Valley, otro en un pequeño pueblo de California, otro en Oregón y otro en Seattle, el peor escenario de contagio del coronavirus en Estados Unidos empezó a tomar forma en los últimos tres días. Se trata de casos de “origen desconocido”, es decir, que es por el momento imposible trazar cómo se han contagiado estos pacientes. Para Estados Unidos, desde esta semana el coronavirus de Wuhan ya no es un virus importado de China, ya no vale con vigilar los aeropuertos y cancelar vuelos. El virus se está propagando de forma local por la Costa Oeste del país.

La sensación de que se está perdiendo el control de la situación se reforzó el sábado por la mañana al confirmarse el primer fallecido por el coronavirus en el país. En un inicio el presidente Donald Trump había dicho que se trataba de una mujer, con salud delicada y de más de 50 años, a la que calificó de “maravillosa”, pero funcionarios de salud rectificaron la información y detallaron que el fallecido es un hombre que tenía “condiciones de salud subyacentes”, informa France Presse. Las autoridades sanitarias del Estado de Washington tenían previsto dar los detalles del caso en una rueda de prensa a mediodía local.

Los casos de origen desconocido son aún “presuntos”, mientras las autoridades sanitarias locales, estatales y federales tratan de investigar la vida de estas personas para encontrar el origen del contagio y para frenar la transmisión. Entre el paciente de Silicon Valley y el de Seattle hay 1.500 kilómetros. Los diagnósticos fueron emitidos tras hacer pruebas con equipos proporcionados por la autoridad federal de control de enfermedades, CDC, aunque falta la confirmación definitiva.

La primera muerte por coronavirus en EE UU provocó la comparecencia del presidente en la Casa Blanca junto con los máximos responsables de la respuesta a la crisis. Trump anunció nuevas restricciones en viajes que afectan a Irán, Corea del Sur e Italia. El actual veto a los viajeros de Irán se extenderá a cualquier ciudadano extranjero que haya pasado por dicho país en los últimos 14 días. El Gobierno también ha elevado el nivel de alerta, con lo cual refuerza los controles y llama a los estadounidenses a evitar las zonas de Italia y Corea del Sur más afectadas por esta crisis.

El mandatario estadounidense se dirigió a la prensa este sábado desde la Casa Blanca en un tono mucho más grave que el de la primera comparecencia a raíz de este brote, cuando despertó muchas críticas de la oposición por quitar hierro a los riesgos, aunque insistió en que “no hay motivos para el pánico”. “Se está gestionando de forma muy profesional”, afirmó, tras recalcar que Estados Unidos estaba sufriendo muchos menos casos que otros países con mucha menos población y entrada de extranjeros. Esta contención se debe, según defendió el vicepresidente, Mike Pence, a las tempranas restricciones a los viajeros de China.

Trump admitió que “es probable que surjan nuevos casos”, pero reiteró que aquellos con buena salud no tendrán problema en superar la enfermedad. También anunció que este lunes recibirá en la Casa Blanca a directivos de compañías farmacéuticas para abordar la respuesta a esta crisis. “El país está preparado para responder ante cualquier circunstancias, esperamos que sean circunstancias menores, pero estamos preparados para lo que sea”, insistió.

“Lo que sabemos es que el virus está aquí, presente en algún nivel, pero no sabemos cuánto”, dijo la doctora Sara Cody, jefa de los servicios sanitarios públicos del condado de Santa Clara (Silicon Valley). El caso detectado el viernes es el tercero en ese condado y el décimo en California. Pero hasta el momento todos eran de personas que habían viajado a China o habían tenido contacto con alguien que había viajado a zonas de riesgo. “Este caso nos indica que tenemos que cambiar la forma de responder” a la propagación del virus.

La doctora Cody dibujó un escenario en el que los colegios tendrán que acostumbrarse a que empiecen a faltar alumnos y los trabajadores tendrán que hacer las tareas que puedan desde casa. “Entiendo que esta situación puede parecer abrumadora y es difícil pensar en las formas en las que esto puede alterar nuestra vida diaria, especialmente porque no sabemos aún cómo va a ser”.

Hasta el pasado día 26, el CDC había confirmado un total de 61 casos en Estados Unidos. De ellos, 46 son personas repatriadas de zonas de contagio, principalmente de Wuhan, en China, y del crucero Diamond Princess, donde surgió un brote cuando estaba frente a la costa de Japón. Los otros 15 casos son contagios diagnosticados dentro de Estados Unidos: 12 personas que habían viajado a China y 2 cónyuges de personas que habían viajado a China. La cifra incluye el primer caso confirmado en California de origen desconocido. Los otros tres están pendientes de confirmación oficial.

Primer caso

Ese primer caso fue una mujer ingresada el pasado 19 de febrero en el hospital de Vacaville, un pueblo al norte de Sacramento. La mujer fue trasladada al hospital universitario de la capital de California, cuando se agravaron sus síntomas. Las autoridades del condado no pidieron una prueba de Covid-19 al CDC hasta el día 23. Según la agencia federal, recibieron las muestras el día 25 y confirmaron el diagnóstico el 26. Todo el personal que ha estado en contacto con la paciente está en observación. El segundo caso fue una señora mayor con enfermedades previas que vive en Santa Clara.

En California hay 8.400 personas bajo observación por posible contagio del virus, según dijo el jueves el gobernador, Gavin Newsom. “Sabíamos que esto era inevitable”, dijo sobre la situación. El gobernador afirmó que el Estado no está suficientemente equipado para diagnosticar todos los casos porque solo tiene 200 equipos de diagnóstico de los preparados por el CDC específicamente para detectar el nuevo coronavirus, y afirmó que la institución federal va a enviar más pronto. “La inquietud de la gente es comprensible y no estamos reaccionando ni de más ni de menos”, dijo Newsom.

El CDC ha enviado equipos a California para investigar en profundidad todos los contactos de los nuevos pacientes. Aparte, el sábado anunció que va a permitir a los laboratorios privados desarrollar sus propias pruebas diagnósticas del coronavirus. Alrededor de 80 compañías privadas habían pedido permiso para comercializar pruebas que ya están creadas.

El paciente infectado por una fuente desconocida en el Estado de Washington es un estudiante de instituto al norte de Seattle. Acudió al médico con los síntomas habituales de fiebre y dolores musculares. Según las autoridades sanitarias, volvió a clase cuando empezó a encontrarse mejor, antes de que se comprobara que estaba infectado del nuevo coronavirus.

Más información

Lo más visto en...

Top 50